´´ cambia el rostro a Santiago de Chile

361

De acuerdo a las autoridades, que llevaban dos meses evitando confinar completamente a la cuidad, las actividades normales para un sábado de mañana se redujeron un 85% en la metrópolis de siete millones de habitantes.

Con calles semivacías y mayores controles, Santiago comenzó ayer sábado a vivir una “megacuarentena” impuesta tras el brusco aumento de los casos y fallecidos por el nuevo coronavirus la última semana, que cambió drásticamente el panorama en la capital chilena.

De acuerdo a las autoridades, que llevaban dos meses evitando confinar completamente a la cuidad, las actividades normales para un sábado de mañana se redujeron un 85% en la metrópolis de siete millones de habitantes.

“Tenemos cuadras y cuadras completamente vacías y uno entiende que éste es un buen comienzo”, dijo a la prensa el ministro de Salud, Jaime Mañalich, en el aeropuerto de Santiago tras realizar un sobrevuelo por todas las comunas de la ciudad puestas en confinamiento obligatorio desde las 22H00 locales del viernes.

La drástica medida fue adoptada en la semana en que los casos de coronavirus se dispararon, duplicándose en 10 días para totalizar este sábado 41.428 contagiados. En las últimas 24 horas murieron 27 personas, para un total de 421 víctimas fatales.

El panorama es especialmente preocupante en Santiago. El 80% de los contagiados se registran en la capital chilena, donde la ocupación de las camas de los servicios de urgencia se encontraba en un crítico 90%.

Tres pacientes graves fueron trasladados durante esta jornada a la ciudad de Concepción (450 km al sur de Santiago) para liberar espacios en las unidades de tratamientos intensivos de la capital chilena que se espera enfrenten días críticos en las próximas semanas.

Si bien la tasa de letalidad (número de fallecidos entre el total de casos) en Chile se mantiene baja, con el explosivo aumento de los contagios -hasta esta semana no superaban los 1.000 por día y el miércoles pasaron los 2.600-, las autoridades esperan que ésta también suba.

“Hemos mantenido la tasa de letalidad cercana al 1%, pero al ver una mayor cantidad de contagiados, obviamente la cantidad de fallecidos también aumenta”, dijo este sábado Arturo Zúñiga, subcretario de redes asistenciales del ministerio de Salud.

En las principales calles de Santiago este sábado casi no se veían personas caminando. En La Alameda, la principal arteria del centro de la ciudad, circulaban algunos autos particulares y buses del transporte públicos, todos semivacios y también muy pocos peatones, constató la AFP.

“Siempre las partidas son como muy energéticas, con mucho sentido de responsabilidad, pero lo he visto bastante bien en lo grueso, mejor de lo que hubiera podido esperar. He visto poquita gente” en las calles, dice a la AFP Carlos, un taxista de 57 años.

En varias comunas se veían también muchas motocicletas de servicios de delivery autorizados para circular durante la cuarentena y algunas personas tímidamente paseaban sus mascotas en los 30 minutos de los que disponen en el confinamiento.

Los pequeños comercios se mantenían abiertos, al igual que los supermercados, donde la entrada era controlada.

En grandes mercados mayoristas como La Vega y Lo Valledor, donde normalmente se veían grandes aglomeraciones, había mucho menos gente tras un mayor control policial en los acceso que en días anteriores.

Igualmente más policías y militares -fueron desplegados 14.000 efectivos- controlaban tránsito y supervisaban los permisos con los cuales se pueden circular durante la cuarentena.

También podría gustarte