Dueños de casas nos piden sexo a cambio de la deuda

10.154

Nuevamente un grupo de migrantes venezolanos llegó hasta las puertas de la Alcaldía de Santa Marta para pedirle a la alcaldesa Distrital, Virna Johnson, ayuda para regresar a su país de origen, pues denuncian que en la ciudad están siendo víctima de humillaciones y  malos tratos.

“Nosotros somos un grupo de venezolanos que necesitamos irnos a nuestro país, esto está demasiado complicado aquí, no nos dejan trabajar. ¿Cómo puede ser posible que un arrendatario quiera tener sexo con nosotras las venezolanas para que no nos echen a la calle?”, expresó una de las afectadas.

Además de ser víctimas de acoso sexual, las personas venezolanas indicaron que  luego de que se prolongará una vez más la cuarentena hasta el próximo 25 de mayo en el territorio colombiano, que sus bolsillos no dan más, pues desde hace dos meses han tenido que vivir de sus ahorros y gracia a la generosidad de algunas personas, quienes con buen corazón les han brindado sin esperar nada a cambio un plato de comida.

“Tenemos hijos, tenemos necesidades, no podemos ir al Mercado Público porque Espacio Público nos tiran nuestras carretillas, nuestros termos, yo soy tintera tengo una niña de 6 años, ayúdenos por favor, nos queremos ir ayúdenos”, indicó la mujer.

Asimismo, expresan que no han recibido ningún tipo de ayuda por parte de la Alcaldía de Santa Marta, “en ningún momento la alcaldía nos ha extendido una mano amiga, no nos ha dado ningún bono o mercado, por lo menos no a la gran mayoría de nosotros, porque nos tiene olvidados”.

Es por otras estas situaciones que los venezolanos pidieron a la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, que pusiera a disposición de ellos un transporte hasta la frontera entre Colombia y Venezuela para así poder volver con sus familias.

De acuerdo con algunos afectados desde hace más de dos semanas que solicitaron el retorno a sus hogares, no obstante, no han recibido más que excusas por parte de la administración Distrital.

“Queremos una respuesta definitiva, es decir, la hora y la fecha de cuando nos vamos a ir, no estamos pidiendo dinero ni comida, solo estamos pidiendo volver con nuestras familias”, aclaró uno de los afectados.

También podría gustarte