Corpamag lanza ofensiva contra el tráfico ilegal de especies silvestres

402

El comercio ilegal de vida silvestre es uno de los factores de riesgo para la propagación de enfermedades zoonóticas, la costumbre de consumir iguanas, hicoteas y otros animales silvestres nos pueden acercar a virus peligrosos.

El tráfico de especies silvestres además de una gran amenaza a la biodiversidad del planeta, es un grave problema de salud pública, siendo una de las causas de la proliferación de enfermedades zoonóticas, es decir aquellas que se transmiten entre animales y seres humanos, ya sea por virus, bacterias, parásitos u hongos.

En el departamento del Magdalena las especies más amenazadas por la caza y el tráfico ilegal son las aves, iguanas, babillas y las hicoteas, de las cuales su estado de conservación es una preocupación a nivel nacional por parte de las autoridades ambientales. De igual forma, el jaguar, el oso perezoso y los monos se suman a la cadena, ya sea por su piel o para ser usados como mascotas.

El aumento del tráfico ilegal de especies, así como el alto consumo de algunos animales, como es el caso de las iguanas y las hicoteas, y su relación con las enfermedades zoonoticas, se convierte en una preocupación para la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, Corpamag, intensificando de esta manera los controles, con el apoyo de la Policía y el Ejército Nacional, y desarrollando campañas en torno a este tema.

La tenencia, trasporte y consumo de fauna silvestre aumenta la posibilidad de transmisión de enfermedades zoonóticas; como la fiebre amarilla, la salmonelosis, la rabia y el Coronavirus, todas de un alto riesgo para la salud humana.

“Como autoridad ambiental recordamos que el manipular la fauna silvestre puede poner en riesgo nuestra salud. La costumbre de consumir iguana, hicotea y otros animales nos puede acercar a virus peligrosos”, indica, Julieth Prieto, Bióloga de Corpamag.

Con el fin de evitar posibles afectaciones sanitarias Corpamag recalca que todas las especies silvestres deben estar en su espacio natural, cumpliendo con su función ecosistémica, sacarlas de su hábitat y manipularlas, altera la armonía natural y pone en riesgo la vida de los seres humanos.

Además, el comercio de especies silvestres genera una serie de presiones sobre sus poblaciones, poniendo en detrimento su conservación, sumado al hecho de generar la pérdida de sus hábitats y la degradación de los ecosistemas.

En este sentido, Corpamag tiene la facultad de imponer procesos sancionatorios a toda persona natural o jurídica que incumpla o atente contra los recursos naturales del estado, acorde a la Ley 1333 de 2009.

Actualmente, la Corporación adelanta una campaña de educación y comunicación denominada “Por Nuestra Salud y el Bienestar del Planeta, No Compres Ni vendas Fauna Silvestre” la cual busca informar a la comunidad sobre los riesgos de estas prácticas y las afectaciones ambientales y sanitarias que se pueden generar como consecuencia del tráfico ilegal.

También podría gustarte