Con un ataúd, Guachaca llora la muerte de la salud y la educación

Con un ataúd  que ubicaron en la mitad de la carretera como símbolo de la muerte de la comunidad por el abandono al que se encuentran sometidos luego de que iniciara la coyuntura generada por el Covid-19, los líderes exigieron ayudas para mitigar las problemáticas que los aquejan.

Los líderes comunales de las 48 veredas de la Sierra Nevada de Santa Marta se tomaron el día de ayer la Troncal del Caribe a la altura de Guachaca, realizando una protesta pacífica para denunciar ante la administración distrital y departamental el abandono en el que se encuentran desde que empezó la pandemia del Covid-19.

Con un ataúd simbolizando la muerte de los habitantes por el abandono al que han sido sometidos desde distintos aspectos como la salud y educación, dichos líderes en compañía de habitantes del sector hicieron saber a todo el que transitaba por la vía que de Santa Marta conduce al departamento de La Guajira las precarias condiciones en las que se encuentran viviendo desde hace alrededor de dos meses.

“Esta manifestación pacífica y simbólica quisimos decir que en la Troncal del Caribe murió la salud, murió la educación, murió porque estamos en el olvido de los gobiernos. Aquí no han llegado ni siquiera las ayudas que nos prometieron, tenemos hambre”, aseguró Carlos Gómez, líder comunal de Guachaca.

Además de la falta de alimentos, el líder también denunció que se vienen incumpliendo acuerdos pactados para mejorar la educación del sector, “no nos han entregado ni siquiera las tabletas para nuestros hijos que están estudiando, aquí no hay internet tampoco para que estudien, me preocupa como padre de familia todo esto”.

LA SALUD MURIÓ

La salud fue uno de los temas principales por los que la comunidad de estas 48 veredas decidieron salir a protestar a la Troncal del Caribe pese a la cuarentena y es que desde hace varias semanas han venido denunciando el estado precario en el que se encuentra el único centro de salud de Guachaca.

“No tenemos un centro de salud digno para las 48 veredas que tiene alrededor de 20 mil habitantes más la población flotante, entre venezolanos y otros, entonces fue esta situación que nos llevó a hacer esta protesta, porque ese centro de salud no tiene los implementos necesarios para atendernos si algo nos lleva a pasar, somos campesinos, necesitamos que nos escuchen”, precisó Gómez.

VIVIMOS DEL TURISMO

El sector turístico de la Troncal del Caribe apoyó la manifestación, guías turísticos y operadores que viven de la industria sin chimenea aseguraron que no han recibido ningún tipo de apoyo económico ni de alimentación en esta situación, así como tampoco han tenido acompañamiento del estado en programas educativos.

“Necesitamos ayuda para las medianas y pequeñas empresas, los que vivimos del turismo no estamos haciendo nada, yo vivo del turismo como principal ingreso económico para mi familia y no estamos trabajando, no nos han extendido la mano ni con comida ni con ayudas económicas, estamos mejor dicho en el olvido total”, concluyó el líder comunal Carlos Gómez.

También podría gustarte