¿Cómo empezó a sospechar que podría ser un posible portador del virus?

8.222

Luis Carlos Huertas, fisioterapeuta con especialización en Unidad de Cuidados Intensivos recuperado de Covid-19.

Tras dar dos veces positivo, Luis Carlos Huertas, por fin se recuperó del virus

Después de haber sido parte de los 68 profesionales de la salud que han resultados contagiados con Covid-19 en el Magdalena, Luis Carlos Huertas, fisioterapeuta con especialización en Unidad de Cuidados Intensivos y quien ejerce su oficio como terapeuta respiratorio en dos clínicas de la ciudad de Santa Marta, cuenta su batalla y como logró superar este virus.

Bueno como se sabe yo trabajo o laboro en dos centros médicos de la ciudad de Santa Marta y en mi trabajo en el área de Cuidados Intensivos desde que empezó la pandemia empecé yo también a tomar a personas sospechosas con riesgos del Covid-19, atendí también a personas con sospecha de Covid-19 y personas que ya habían sido confirmadas, pero comencé a sospechar porque cualquier día empecé a sentir un malestar general, fiebre, dolor de cabeza, así que asistí al servicio de urgencia donde me hicieron un TAC y el médico me dijo que posiblemente era paciente con Covid-19.

Si me preguntas donde creo que contraje el virus no te sabría decir si fue en la calle o en mi trabajo, creo que ambos panoramas son una posibilidad muy grande, solo sé que ese mismo día me hicieron la prueba y tres días después el resultado salió efectivamente positivo.

¿Luego de la sospecha inicial de que podría ser positivo para Covid-19, se aisló en su domicilio o tuvo que recibir asistencia hospitalaria?

Solo estuve hospitalizado el primer día en que presenté el malestar en general, luego de eso me fui para mi casa y aunque el resultado me llegó tres días después de manifestar los síntomas, desde antes había decidido aislarme voluntariamente durante 14 días.

Afortunadamente pude hacerlo sin poner en riesgo a mi familia, porque cuando construí mi casa, pues yo hice cada cuarto con su baño interno, entonces no tuve que salir de mi cuarto, ni compartir con mi familia, por lo que el riesgo de contagiarlos fue mínimo, así estuve cerca de un mes, desde el 8 de abril hasta el 6 de mayo.

Tuve que decir que fue difícil ese aislamiento porque el ser humano no está acostumbrado a la soledad y yo soy una persona que comparte mucho con su familia y de pasar de convivir con ellos a recibir la comida por la puerta, a no poder tocarlos y verlos es duro-

Pero le doy gracias a Dios que a mi alrededor siempre hubo personas apoyándome en este difícil camino, a mi lado y al de mi familia. Asimismo, agradezco a mis compañeros que siempre estuvieron pendiente desde la clínica, me decían Lucho no te preocupes y eso lo agradezco porque la incertidumbre de no saber si tienes el virus o no da miedo, preocupa, pero gracias a todo el apoyo que recibí pude afrontarlo.

¿Qué sintió cuando los resultados por fin fueron dados y resultó positivo para este virus?

Nunca se me olvidará que a mí me dieron los resultados el 11 de abril, me llamaron y me dijeron saliste positivo, caí en depresión y aunque no lo expresaba ni a mis hijos ni a mi esposa, hermanas o mi madre, pues ellos se alteraron y yo trate de demostrar tranquilidad, eran las noches en donde todo se acumulaba.

Debo confesar que me dio duro cuando me sentía solo en la noche, porque sentía la depresión, mucho miedo, sobre todo porque con mi mamá, mis hermanas y mi hijo tuvieron mucho contacto conmigo en esos últimos días antes del aislamiento.

Ese era el momento, en las noches en que yo sentía que la muerte estaba esperándome.

Incluso recuerdo que esa noche en la que me dieron el resultado a mí me entró un dolor de cabeza, me dolía el pecho, sentía que me ahogaba y me dio una fiebre intensa, incluso se me paralizó una pierna, pero fue producto del momento de desespero.

Fue cuando reacciones que yo reuní mi fuerza de voluntad y me puse a orar, poco a poco comencé a dejar el miedo a un lado, me bañé y me cambié, aunque confieso que esa noche no pude dormir, porque, aunque estaba más tranquilo, mis temores persistían.

¿Durante su proceso como paciente de Covid-19, sufrió algún otro síntoma además de los descritos anteriormente?

Gracias a Dios no, mi sintomatología fue solo ese primer día en que fui a urgencias, que sentía fiebre, cansancio, adormecimiento en las piernas y una tos que si bien no era constante, persistía,

Yo empecé un tratamiento que me dijeron en urgencias, así que afortunadamente al día siguiente de haber ido a la clínica me desperté mucho mejor, cuando me dieron el informe luego del día en que me dieron el informe y pasé la mala noche y el internista me recetó unos medicamentos y me dijo que si persistía el malestar llamará e inmediatamente me iban a buscar en una ambulancia, pero no fue necesario, mejoré pronto.

¿Cómo fue el momento en el que se enteró de que volvió a dar positivo para Covid-19?

La primera muestra me la tomaron el día 8 de abril y me dieron el resultado del día 11 del mismo mes que fue la primera y salió positivo. La segunda muestra me la toman el día 18 de abril pero ese resultado nunca me lo entregaron, ni yo me enteré hasta que un día fueron a mi casa a hacerme la tercera muestra.

Yo no entendía y aunque en ese momento yo no me desesperé si me molestó bastante, porque nunca me dieron los resultados de la segunda, por lo que una vez me tomaron esa tercera muestra yo llame e hice las investigaciones hasta que efectivamente me dijeron que había salido positivo nuevamente.

Cuando por fin me mandaron el físico en donde decía que volvía a salir positivo para mí eso fue otro dolor de cabeza, porque después de casi 14 días que no me entregaran las pruebas de Covid-19 yo volvía compartir con mi esposa, ella entraba al cuarto, a veces hacíamos ejercicio, claro siempre guardamos nuestro distanciamiento y con todas las medidas, es decir, no nos acercábamos a menos de dos metros, usábamos tapabocas y guantes.

Te puedes imaginar un dolor de cabeza, sin embargo, tengo que aclarar que yo a mi esposa no le notaba ningún cambio, ni a mi hijo tampoco que eran los que convivían conmigo en ese momento, porque la niña la mandamos para donde la abuela para que pasaron los días allá.

Gracias a Dios los resultados de esta tercera prueba llegaron 4 o 5 días después y dieron negativos.

¿Cómo ha sido reintegrarse a sus actividades cotidianas después de haber superado este virus?

El día que me dijeron que había la prueba dado negativo fue una alegría inmensa, volver a compartir con mi familia, con aquellos que no tuve contacto, poder salir, poder volver a mi trabajo, fue como volver a ver la luz de la mañana al salir de las montañas.

Eso para mí fue impresionante saber que tú estabas en un mundo en que era de pronto un poco desconocido para ti, porque yo no estaba acostumbrado a estar en un cuarto cerrado y el miedo de estar con una enfermedad que no sabe si te va a matar o no, entonces, fue una alegría muy grande volver a ver los compañeros, volver a trabajar y yo no me puedo quejar me recibieron muy bien.

¿Siendo un parte del personal de la salud que se contagió ejerciendo su profesión, creería usted que se necesitan mayores medidas de seguridad para los de la primera línea de acción para este virus?

Por supuesto que sí, yo diría que sobre todo mucho más apoyo al personal de la salud, en el momento en que yo entré nuevamente, me dio miedo, porque muchas cosas habían cambiado, nos eliminaron muchas cosas del sistema y casi que teníamos que atender a manos limpias a los pacientes.

Entonces yo personalmente le pido tanto a la Secretaría de Salud Distrital como departamental y al Gobierno Nacional más apoyo al personal médico no a las y EPS no a la IPS, sino a nosotros los profesionales de la salud y a los pacientes.

¿En algún momento de este proceso, se sintió estigmatizado?

No gracias a Dios, en vista de tantas cosas que se han vivido no solo aquí en Santa Marta, sino a nivel mundial, nosotros en mi casa fuimos como muy callados, nos tomamos las cosas como muy tranquilas para no despertar tanta sospechas, a pesar de que mi casa un callejón y la gente sabe que yo trabajo en una UCI siempre fuimos muy tranquilos y como estuve en mi casa encerrado, nunca compartí con nadie.

Solo le dije a mis familiares y a las personas con las que compartí de mi estado, sin embargo, eventualmente mis vecinos se enteraron, pero nunca me estigmatizaron, solo la curiosidad de porque no me habían visto en días y lo normal, inclusive de algunos recibí mucho apoyo y mensajes de ánimo que me ayudaron también a superar más rápido este episodio en mi vida.

¿Cuál es ese mensaje de aliento para esas personas que al igual que tú lo hiciste alguna vez, hoy se encuentran pasando por ese desconsuelo de saber que fueron positivos para este virus?

A todas esas personas le quiero dar un consejo que uno siempre debe tener a la mano para salir adelante y es órale mucho a Dios, pídele mucho a él que te ayude, que te dé fuerza, que te dé sabiduría, que te dé poder de sanación para ti y para toda la persona que hoy tienen ese virus.

Y por supuesto como profesional de la salud es importante en la recuperación el autocuidado, una buena alimentación, estar hidratados constantemente, es importante desinfectar y lavarse las manos correctamente y constantemente, esas son cosas que no solo te ayudarán a ti, sino que cuidaran a tu familia y por supuesto a los que más quiere. Por último quiero decirle que no desesperen, que si se puede salir adelante.

También podría gustarte