´Virus asesino´ tiene al mundo contra la pared: 5 millones 250 mil infectados

557

Se registraron al menos 5.250.658 casos de infección, incluyendo 339.172 decesos, sobre todo en Europa -el continente más afectado con 2.003.510 casos y 173.186 decesos-, y en Estados Unidos (1.604.879 casos, incluyendo 96.125 fallecimientos). 

Más de 5.250.000 casos del nuevo coronavirus fueron declarados oficialmente en el mundo, más de dos tercios de los cuales en Europa y en Estados Unidos, según un recuento realizado por la AFP a partir de fuentes oficiales, ayer sábado

Se registraron al menos 5.250.658 casos de infección, incluyendo 339.172 decesos, sobre todo en Europa -el continente más afectado con 2.003.510 casos y 173.186 decesos-, y en Estados Unidos (1.604.879 casos, incluyendo 96.125 fallecimientos).

América Latina y el Caribe es ahora la región donde la enfermedad progresa más: 33.719 nuevos casos registrados el 22 de mayo (en comparación con 28.647 en Estados Unidos y Canadá, y 20.867 en Europa). Era en la zona Estados Unidos/Canadá donde el número de casos diarios aumentaba hasta ahora más rápidamente.

El aumento en América Latina y el Caribe (685.508 casos, de los cuales 37.762 acabaron en deceso el sábado) está vinculado en gran parte al alza de casos en Brasil (330.890 casos, una cifra que se duplicó en 12 días), así como en Perú (111.698), Chile (65.393) y México (62.597).

El número de casos declarados en el mundo se duplicó en un mes y en menos de tres días se registraron más de 250.000 nuevos contagios.

Las dos alzas diarias más fuertes desde el inicio de la pandemia se contabilizaron el viernes y jueves, con respectivamente más de 110.000 y más de 106.000 nuevos casos detectados en 24 horas en el mundo, siempre según los datos oficiales.

El número de casos diagnosticados solo representa una parte de la cifra real de contaminaciones, ya que una gran mayoría de países solo diagnostican los casos graves o no tiene capacidad de efectuar tests.

LAS PLAYAS EUROPEAS

España anunció este sábado que reabrirá las puertas al turismo extranjero a partir de julio, mientras que las playas del sur de Europa se llenaban de cautos visitantes tras largos meses de confinamiento, todo un contraste con la imparable crecida de la pandemia en América Latina.

Los europeos redescubren poco a poco los placeres de un paseo o un baño, aunque bajo vigilancia. El continente, que llegó este sábado a 2 millones de contagiados, sigue siendo el más enlutado por esta pandemia histórica, con más de 173.000 decesos.

Pero es América Latina la que pasó a representar “un nuevo epicentro” de la COVID-19, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Un desafío que amenaza la estabilidad social y económica de la región.

“Lo más duro ha pasado (…) la gran ola de la pandemia ha sido superada”, aseguró en rueda de prensa el jefe de gobierno español, el socialista Pedro Sánchez.

La cifra media de decesos y contagios, excepto algún rebrote, ha bajado de forma evidente en las últimas dos semanas en España, el cuarto país en número de muertos (28.678) en el mundo, después de Estados Unidos, el Reino Unido e Italia.

Un dato clave: la transmisión del coronavirus bajó a 0,20, según explicó Sánchez, es decir, que ni siquiera se transmite de persona a persona (1 a 1) en estos momentos. Un logro para un coronavirus muy contagioso, que podría rebrotar en una segunda oleada, según algunos científicos.

Por ello, las precauciones siguen siendo de rigor en Europa. Después de Grecia y Francia, el gobierno italiano autorizó a sus ciudadanos este sábado a acudir a las playas, pero solamente para pasear o bañarse, sin poder tomar el sol en la arena.

“Estaba tan emocionada, extrañaba tanto el mar. Respirar un poco de yodo, poner los pies en la arena, en el agua, comer un pequeño plato de espaguetis. Es suficiente para mí”, comentaba sonriente Arianna Tucci.

Chipre también abrió sus playas, con límites de distancia entre los bañistas.

“A partir de julio se reanudará la entrada de turismo extranjero en España en condiciones de seguridad”, declaró Sánchez, que también anunció la vuelta de la Liga de fútbol el 8 de junio.

Madrid y Barcelona podrán desde el lunes reabrir terrazas de bares, museos y hoteles.

Pero políticamente, el gobierno español sale debilitado de esta primera fase de desconfinamiento.

Miles de personas, convocadas por el partido de extrema derecha Vox, salieron a las calles de Madrid y de decenas de ciudades, en coche para no vulnerar el estado de alarma, con el ánimo exaltado ante la gestión de la crisis.

“Ha sido una gestión nefasta. Creo que este gobierno nos va a meter en una crisis económica después de todo lo que ha pasado”, dijo Óscar del Olmo, un ingeniero de 51 años.

La crisis económica ya es de hecho una realidad en Europa, que como el resto del mundo espera una recesión gigantesca, y que promete nuevos y complicados episodios.

Francia y Alemania están dispuestos a plantear un plan de reconstrucción de medio billón de euros para sus socios más golpeados. Pero este sábado salió a la luz un documento de cuatro países (Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca) que se oponen a dar el dinero. Los países afectados tendrán que pedirlo prestado, afirman.

También podría gustarte