Medimás no cuenta con contratos para citas con especialistas

295

A diario los usuarios presentan sus quejas ante las oficinas del Ministerio Público por la falta de especialistas y la atención de la EPS Medimás.

 

Una queja recurrente que se evidencia en las salas de espera y la entrada de la EPS Medimás, es la falta de contratos para la atención con los médicos especialistas. Según se confirmó Magdalena es uno de los 12 departamentos en los que aún esos convenios no existen.

Este departamento junto a otros 11 entes territoriales sigue sin contratos en especialidades como ortopedia, oncología, oftalmología y otras áreas médicas por la que los usuarios hacen las filas y llegan a las salas de urgencias en busca de atención médica. 

En las oficinas encargadas de resección de denuncias y quejas por atropellos con la comunidad, se ha mencionado que esta EPS es una de las de mayor número de inconformidades.

A través de la dirección territorial del Ministerio de Trabajo en Magdalena, el doctor  Vilbrum Tovar, reconoció que en las últimas semanas han llegado a su escritorio una serie de querellas en torno al caso de la EPS.

Sobre el tema, el funcionario indicó que “hay que garantizar el debido proceso, adelantando las respectivas indagaciones preliminares y si hay méritos para formular cargos, se hará”.

A su lugar Álvaro Bayter, representante de los usuarios de las EPS en Santa Marta, dijo que “hacen falta muchos más, para mejorar la cobertura de todas las entidades que prestan la salud, incluyendo Medimás”.

“Es que la entidad cuenta con muy buenos especialistas, pero no son suficientes”, insistió el señor Bayter.

 

NO HAY CONTRATOS

En lo que corresponde a Magdalena y otros 6 departamentos, según Fedepartamentos no hubo encuentros de las autoridades de salud regionales con directivos de Medimás.

Los otros 6 entes territoriales son: Cesar, Chocó, Nariño, Sucre, Putumayo y Vaupés.

Según fue confirmado por la Federación de Departamentos, en cinco departamentos hubo conversaciones, pero no se llegó a acuerdos: Antioquia, Cundinamarca, Meta, La Guajira y Guaviare, que suman más de un millón de afiliados.

 

CRISIS QUE SE VIVE A NIVEL NACIONAL

Con 120 días de funcionamiento, Medimás aún no logra atender a sus usuarios. La Entidad Promotora de Salud (EPS), que recibió a los 4,9 millones de afiliados de Cafesalud, ya suma más de 15.000 quejas por incumplimientos y más de 5.000 solicitudes de información, relacionadas con traslados. Una situación que alertó a la Procuraduría General de la Nación, que solicitó intervención inmediata a la entidad por parte de la Superintendencia de Salud.

Sin embargo, el organismo de control no tomó acciones al respecto. Una omisión que le habría costado la suspensión del cargo al superintendente de Salud, Norman Julio Muñoz, quien según la Procuraduría, podría haber realizado una intervención forzosa administrativa de la entidad, o suspendido el certificado de funcionamiento de la EPS, con el fin de dar pronta solución a las demandas de millones de usuarios.

Lo cierto es que aunque la novela de Medimás EPS parece comenzar con el incumplimiento de las funciones de la Superintendencia, y la carencia de una red de prestación de servicios para los 611 municipios donde hay usuarios de la entidad, su historia se remonta a los líos de sus antecesoras. Para José Roberto Acosta, abogado y profesor del Cesa, todo arranca con los problemas de Saludcoop.

Para el académico, Cafesalud, entidad que absorbió los pacientes de la liquidada Saludcoop, también cargó con la deudas provenientes de la integración vertical con la que los dueños de la EPS lograron trasladar dineros públicos para la construcción de clínicas y laboratorios, que a su vez, eran contratados por la entidad. Un modelo que derivó en corrupción y malversación de recursos, agravando la millonaria deuda de las dos entidades con los hospitales.

Y aunque el Ministerio de Salud conocía la mala situación financiera de Cafesalud, que además había heredado los problemas de Saludcoop, le otorgó a la EPS una especie de ‘bocanada financiera’ en 2015 mediante un préstamo por $200.000 millones provenientes del Fosyga de bonos convertibles en acciones, según comenta Acosta.

Inyección de capital proveniente de recursos públicos, que no sirvió para salvar de la quiebra a la entidad, ni para saldar los pasivos que tenía con múltiples hospitales e instituciones prestadoras de servicios de salud. Según Germán Fernández, presidente del Colegio Médico de Cundinamarca – Bogotá, “Medimás pertenece a una sociedad conformada por varias instituciones de salud y hospitales a las que Cafesalud les debía cerca de $400.000 millones”.

Con la compra de la entidad, el grupo logró compensar la deuda de la EPS aportando los $400.000 millones al valor total de Cafesalud y su red de clínicas Esimed, que alcanzó los $1,4 billones. Acción que también fue denunciada por Acosta y el senador Jorge Robledo, porque violaba la Ley del Estatuto Orgánico Financiero.

“La compensación viola la Ley porque un pago con compensaciones vulnera la cadena de acreencias de un proceso liquidatorio”, aseguró Acosta. Situación que para el analista, demostró desde un inicio la incapacidad del grupo para asumir la salud de casi cinco millones de usuarios.

Adicionalmente, la entidad no habría aportado dinero del $1 billón restante porque, según Fernández, a la empresa se le dio un plazo de cinco años para pagar el resto de la deuda. Pero para Acosta, estos recursos saldrán del manejo administrativo y financiero de las Unidades de Pago por Capitación (UPC).

“Si tenemos en cuenta que la UPC para 2017 está en más de $746.000 y la multiplicamos por el número de usuarios, pueden llegar a ser más de $4 billones al año”, asegura el académico.

De este monto, es probable que la entidad ya haya recibido cerca de $1 billón desde que entró en funcionamiento. Sin embargo, los pacientes no ven retribuido el ingreso. Denis Silva, vocero de Pacientes de Colombia, manifestó que uno de los principales problemas ha sido la red de atención. “Al 1 de agosto, la EPS solo tenía contrato con Nuestra IPS”. Condición que ha impedido la prestación de los servicios.

Pero el problema para los usuarios ha recaído sobre los entes de control. Silva añade que aunque incluso la Defensoría del Pueblo le dio menos de dos meses a Medimás para mejorar las condiciones del servicio, aún cuando no estaba dentro de su competencia, la Superintendencia de Salud le dio varias prórrogas a la EPS y no le impuso ninguna sanción.

También podría gustarte