Familia de la docente Aury Estella siente que hay impunidad

410

El pistolero hizo los primeros disparos a través del vidrio semioscuro del lado del conductor y seguidamente se paró al frente del auto y continuó accionando el arma impactando varios tiros en el ‘parabrisa’.

 

En los próximos días se prevé una tercera audiencia, en la que los familiares de la víctima esperan se den nuevos resultados de las investigaciones y así el sentimiento de impunidad termine

 

Corría la tarde de último día de la tercera semana de octubre del 2016, y Sara Aguilar González Rubio, hija de la docente Aury Estella González Rubio, se disponía a subirse a la camioneta gris plomo marca Nissan de placa IXS-795 de Bogotá, de propiedad de su mamá, para ir hasta su vivienda, en donde concluirían temas concernientes al colegio Preescolar Básica Primaria ‘Howard Gardner’.

La joven de 24 años de edad, al salir del plantel educativo no sospechó nada inusual, pero lo que ocurrió en ese momento, a las 2:10 pm, puso su mundo al revés.

En el barrio El Jardín de Santa Marta, un pistolero salió de la nada e hizo los primeros disparos contra el vehículo en donde estaba la educadora y su hija,  a través del vidrio semioscuro del lado del conductor.  Seguidamente, se paró al frente del auto y continuó accionando el arma impactando varios tiros en el ‘parabrisa’.

Aury Estella González Rubio, quien además había sido presidenta de la Liga de Natación del Magdalena, fue asesinada hace un año en el barrio El Jardín de Santa Marta.

 

Aury Estella González Rubio quedó inerme frente al timón con las heridas de bala en su cuerpo y a su lado, Sara Aguilar,  llorando y alterada, en medio del asombro y el miedo, sin saber realmente, en ese momento, lo que estaba sucediendo. Hasta la fecha, sus familiares desconocen los móviles del crimen y solo están a la espera de los resultados de las investigaciones.

 

‘HAMBRE’ DE JUSTICIA

Hoy, se cumple un año de aquel día nublado en la zona céntrica de la ciudad. Desde el viernes 18 de octubre, hay ‘hambre’ de justicia en los  familiares de la ‘profe Aury’, sobre todo en su hija Sara Aguilar González Rubio, quien después de ese trágico hecho, habló en exclusiva para AJÁ Y QUÉ y HOY DIARIO DEL MAGDALENA.

La administradora de empresas, relató minuto a minuto cómo fue el crimen de su mamá y expresó también que teme a que su muerte quede en la impunidad.

“Era el último día del año escolar. Las dos nos quedamos en el colegio un par de horas, después que la comunidad estudiantil se fue. Hablábamos temas personales. Por no tener amenazas en nuestra contra, nunca tuvimos ni pensamos estar precavidas ante algo, así que salimos como todos los días hacía nuestra casa”, dijo Sara Aguilar.

Hoy, se conmemora un año del crimen de Aury Estella González Rubio y sus estudiantes, amigos, conocidos y familiares, honrarán su memoria con una eucaristía en la iglesia seminario San José, desde las 5:00 de la tarde.

 

‘ESE DÍA MI MAMÁ Y YO NO PUDIMOS LLEGAR A CASA’

Aún con el dolor latente y un poco incómoda por el tema, Sara Aguilar narró que nunca llegó a su vivienda con su mamá, hecho que le ha costado superar y del que dice es irreparable.

“Ese día no pudimos llegar a casa. Todo pasó muy rápido. El tipo – refriéndose al presunto homicida –, asumo que estaba ahí parqueado en espera que nosotras saliéramos. Sin embargo, no nos percatamos que alguien estuviera cerca. El hombre se acerca y dispara en repetidas ocasiones,  todo fue muy confuso y aún nada está claro, no sé por qué la mataron”

El crimen contra Auri Estela González Rubio, sigue causando consternación y estupor en la comunidad, al igual que en los medios de comunicación de la ciudad.

 

‘MI MAMÁ ME SALVÓ LA VIDA’

La mujer, en medio de asombro aseguró que su mamá le salvó la vida en el momento en que el sicario le disparaba indiscriminadamente.

“La bala que mata a mi mamá fue en la espalda. La camioneta tuvo una bala que impactó en la parte donde yo estaba, pero ella recibió esos tiros por mí. El sicario se pone al lado del puesto del conductor y empieza a accionar el arma”, expresó.

De igual modo siguió diciendo que, siempre que salía del plantel educativo con Aury Estella González Rubio, era ella la que manejaba y ese día su madre le dijo que iba a conducir. Sara Aguilar cuenta que fue algo fuera de lo normal, nada del común. Sin embargo, su fe la mantiene fuerte y cree que todo pasó por algo, afirmando además que todo tiene un propósito en la tierra.

 

¿CÓMO VAN LAS INVESTIGACIONES?

Para la familia González Rubio, el paso de los días es lento y aún más si el crimen hasta el momento no se ha esclarecido. Ellos expresan que las investigaciones no han tenido conclusión y que temen que la muerte de la ‘profe Aury’, quede en el olvido.

“Por tratarse de un asesinato que conmocionó a toda una ciudad y departamento, las autoridades nos prometieron acelerar el proceso, investigar a profundidad sobre los implicados; pero todo ha quedado congelado. Nos duele que sea así. Sentimos que puede quedar como una muerte más. Nosotros merecemos saber porqué pasó todo esto, nada nos la va a devolver, pero sí aminoraría este dolor (…) por favor retomen las investigaciones y que este caso no quede en impunidad”, señaló.

 

‘EL MONÍN, NO ES INOCENTE, ES CULPABLE’

Tras el crimen de la profesora, el taxista identificado como Eduardo Quintero Pitar, fue capturado y hasta la fecha se encuentra en las instalaciones de la cárcel ‘Rodrigo de Bastidas’, por delitos de coautoría en homicidio agravado y porte y tráfico de arma de fuego, los cuales no fueron aceptados por el sindicado.

Pese a que el hombre se declara inocente y en las dos audiencias que se han realizado en el año ha manifestado que solo fue contratado para un servicio, Sara Aguilar, asegura que sí es culpable.

“Él tenía que estar esperando a que nosotras saliéramos. Cómo una persona que va pasando en un taxi, coge a alguien que viene de un lugar, él tenía que estar esperando”, dijo.

 

TAXISTA, ESTUVO DÍAS ANTES DEL CRIMEN EN EL COLEGIO

Así mismo, expresó la hija de Aury Estella González Rubio que Quintero Pitar, conocido como ‘El Monín’, presuntamente en varias oportunidades visitó las instalaciones del colegio, lo que lo contradice en el sentido que, según él, “fue contratado solo para un servicio y que no conocía a la señora asesinada”.

“No es casualidad que él simplemente pasaba por acá y fue contratado para el servicio. En días anteriores él había venido acá a la institución. No consideramos una coincidencia que haya estado antes aquí, cuando participó en el crimen. No es inocente como lo presentan”, comentó González Rubio.

 

EL ANIVERSARIO DE LA ‘PROFE AURY’

Aury Estella González Rubio, era una mujer trabajadora, fue presidenta de la Liga de Natación del Magdalena, conocida en Santa Marta y el departamento por ser una buena amiga y con gran sentido de humanidad. 

Su hija, Sara Aguilar, la recuerda como un ser de luz, inigualable, bondadosa, respetuosa, amorosa y sobre todo excelente persona. “Mi mamá era mi mejor amiga. Con ella pasé las mejores experiencias de mi vida. Nunca tuvo enemigos porque era buena”, expresó.

La ‘profe Aury’, como cariñosamente la llamaban,  a todos sus estudiantes les dejó grandes enseñanzas, era muy querida por sus alumnos, docentes, amigos, y conocidos.

“Era una mujer dedicada, amable y apasionada por la formación educativa de las futuras generaciones”, aseguró un conocido de la docente.

Hoy, al conmemorarse un año del sensible fallecimiento de Aury Estella González Rubio, las personas que la aman, honrarán su memoria con una eucaristía en la iglesia seminario San José, desde las 5:00 de la tarde.

Por otro lado, en los próximos días se prevé una tercera audiencia, en la que los familiares de la víctima esperan se den nuevos resultados de las investigaciones y así el sentimiento de impunidad, solo sea un pensamiento y no una mancha imborrable para la sociedad samaria.

 

 

También podría gustarte