Incendios y protestas por excesos de la Policía

862

Fuertes manifestaciones en EE.UU. tras la muerte de George Floyd.

La Policía lo había detenido bajo sospecha de haber intentado usar un billete falso en supermercado.

Cólera, indignación y frustración por el último caso de brutalidad policial contra un negro en Estados Unidos. Miles de personas se lanzaron anoche a las calles de Minneapolis (Minnesota) por segunda noche consecutiva al grito de “No puedo respirar” 24 horas después de la muerte a manos de un policía de un negro desarmado.

 “No puedo respirar” dijo el hombre bajo la rodilla del agente antes de fallecer asfixiado Fueron las últimas palabras que George Floyd, un hombre de 46 años al que acababan de acusar de pagar con un billete de 20 dólares falso, pronunció este lunes antes de morir. En el vídeo grabado por un transeúnte se aprecia cómo un agente, blanco, le aplasta el cuello con su rodilla contra el suelo durante varios minutos hasta dejarlo inerte. La escena fue presenciada por varias personas que interpelaron al agente mientras Floyd, que fue declarado muerto al llegar al hospital, pedía ayuda. Según la policía, murió por un “incidente médico”.

ECOS DE LA SEGREGACIÓN

El último episodio de brutalidad racial en EE.UU. provocó una inmediata respuesta en la ciudad y movilizó en las redes a estrellas como LeBron James, de la NBA. Ignorando las normas de distancia social de la pandemia, miles de personas –muchas, con mascarilla– se congregaron frente al colmado donde Floyd fue neutralizado por el agente y marcharon unos tres kilómetros. “Tu insignia no es una licencia para matar”, “No vale con despedirlos, júzgalos”, decían las pancartas.

Era una marcha pacífica, con participación de familias de todas las razas y muchos menores pero la tensión escaló rápidamente al llegar a una comisaría cercana, según el diario local The Star Tribune . Había empezado a llover y algunos manifestantes se acercaron al edificio y rompieron los cristales mientras otros pintaban con grafiti y vandalizaban los coches de los agentes. La policía respondió lanzando gases lacrimógenos y pelotas de goma contra la multitud.

Las protestas se extendieron anoche a varios puntos del país y tornaron en escenas de caos en Minneapolis. Los manifestantes quemaron una tienda de piezas de repuesto de automóviles y saquearon otra en las cercanías. En medio de la ira y la confusión, un hombre murió a causa de los impactos de balas que le asestó presuntamente el propietario de una tienda, que fue detenido por la policía. “Por favor, Minneapolis, no dejemos que una tragedia engendre aún más tragedia”, rogó a sus conciudadanos el alcalde, el demócrata Jacob Frey, anoche en un comunicado.

A diferencia de lo ocurrido en Nueva York, el jefe de la policía local de Minneapolis, apoyado por el alcalde, despidió de inmediato a los cuatro agentes implicados. La familia de Floyd pide justicia. “Quiero que esos policías sean acusados de asesinato porque es exactamente lo que han hecho con mi hermano”, dijo su hermana Bridgett en la cadena NBC. “Todo el mundo tiene derecho a la justicia. No podemos tener dos sistemas judiciales, uno para negros y otro para blancos”, reclamó Benjamin Crump, hermano de la víctima./AFP

También podría gustarte