RESILIENCIA TAGANGUERA
La venta de pescado por las redes sociales

961

Ante la emergencia sanitaria y las prohibiciones, los pescadores artesanales de Taganga encontraron en las redes sociales un valioso apoyo para su subsistencia-

Por:
EMILY
BUSTAMANTE NÚÑEZ

Venta de pescado por redes sociales, es lo positivo que le trajo el coronavirus a Taganga, corregimiento de Santa Marta, donde su gente depende en gran parte de lo que produce el mar y ahora es comercializado en las plataformas digitales.

Esta iniciativa es de jóvenes pescadores e hijos de pescadores, quienes al ver que la gente por el aislamiento social obligatorio no podía llegar a la playa a comprar el pescado, entonces crearon una página en Facebook y comenzaron a publicar fotos de los manjares  marinos logrando obtener clientes en toda la ciudad.

Ya son alrededor de 20 familias de Taganga las que han creado sus páginas en Facebook e Instagram para vender sus pescados frescos y los samarios los apoyan comprándoles.

David Cantillo Mattos, ex oficial mayor del cabildo indígena de Taganga y, Aldemar Guerra, cabildo menor, iniciaron con este proceso que hoy ayuda a sobrevivir económicamente a muchas familias del corregimiento.

“Soy un joven indígena de Taganga, antropólogo de profesión y pescador por convicción, por lo tanto, gracias a la Universidad aprendí que una de las grandes dificultades que tiene la región Caribe, específicamente Taganga es que desafortunadamente hemos aprendido a pensar hacia afuera y denigrar del pueblo para hacer alguien en la vida, se nos ha arrebatado la posibilidad que por el solo hecho de ser taganguero somos alguien en la vida”, relató David Cantilllo Mattos.

LA LECCIÓN QUE HA DEJADO LA PANDEMIA

Para esta comunidad, la pandemia del Covid-19 les ha dado una gran lección de tener mayor sentido de pertenencia por su tierra, sus costumbres y su identidad ancestral.

“La pandemia nos viene dando una clase magistral a los tagangueros de antropología, economía y ciencias sociales, puesto que a pesar que han restringido ciertas prácticas económicas, nuestro motor principal que es la pesca se puede realizar en medio de esta emergencia”.

Agregó que “no solo nosotros los jóvenes sino que muchos núcleos familiares de la comunidad están retomando un tema tan importante como es la venta del producto propio que nos brinda nuestro territorio madre que es Taganga, la pandemia nos ha dado un espacio de reflexión desde el emprender económico del seno de la comunidad”.

Para este joven, el Coronavirus ha causado impactos positivo en su territorio, donde la comunidad ha logrado entender que no precisamente deben irse las personas de su lugar de origen para ser alguien en la vida sino aprender a crecer con los elementos que tienen y que mejor para ellos que la pesca y la venta del producto.

LA CRISIS GLOBAL

Con todo el tema de la crisis mundial y regional por el coronavirus, Taganga se mantiene en pie con la economía tan propia y ancestral para ellos como es la pesca, lo cual impulsó a estos jóvenes a retomar para hacer remebranzas de esas mujeres tagangueras que se iban caminando por los cerros hasta Santa Marta y luego regresaban igualmente a pie.

“No podemos decir que la cultura como tal se ha perdido sino que Taganga representa muy bien el concepto de resiliencia porque los años pasan y nosotros seguimos acá, con otras maneras de vivir en el territorio como es la venta de pescado, ya no tengo que ir con una taza en la cabeza gritando pescado fresco sino que la herramienta del internet nos brinda la posibilidad como tagangueros de vender nuestro producto y no alejarnos de nuestra práctica ancestral, es algo positivo en medio de la pandemia”, precisó Cantillo Mattos.

Además sostuvo que “la cuarentena nos está diciendo que no hay mejor cosa que aprender a crecer en nuestro territorio”.

Los primeros en iniciar la venta de pescado por internet fueron David Cantillo Mattos y Aldemar Guerra, ahora son más de 20 familias en el proceso cada quien tiene su página, son diferentes familias, pero los une su amor por Taganga.

LA FORMA DE VENDER

“Mi primo y yo trabajamos así, el ofrece una clase de pescado y yo otro, es un ejercicio muy solidario por ejemplo mí padre llegó hace días de pescar una faena de 10 días donde estuvo hasta La Guajira, nosotros le pagamos el pescado a un precio y lo vendemos a otro y nos queda ganancia”, indicó Cantillo Mattos.

Asimismo, los que pescan con chinchorro que son una pesca cotidiana también lo esperan en las tardes y nosotros vendemos los pescados, así se ayudan.

Esta modalidad de venta por redes sociales ha ayudado a que la economía en Taganga no colapse porque se puede comprar los alimentos, por lo tanto, ven el tema de la pandemia más que como algo negativo como una enseñanza.

“La acogida por parte de los samarios ha sido muy buena, siempre nos escriben, nos llaman hacer sus pedidos en diferentes partes. La oferta del pescado está alta pero la demanda no tanto, tenemos para sobrevivir; yo pescó pero no todos los días”, señaló el joven taganguero.

También dijo que “tenemos la página y publicamos en las tardes, invadimos las redes por todos los grupos de ventas que tiene Santa Marta, la gente le da me gusta y nos escribe y les vamos respondiendo, cuando al cliente realmente le interesa ya no escribe por la página sino que nos llama  o nos escriben al Whatsapp”.

LOS CLIENTES

David Cantillo Mattos asegura que tiene clientes muy buenos que le hacen la venta semanal y siempre les compran gente nueva todos los días, pero la mayoría que hace una compra lo sigue haciendo.

“A la comunidad de Taganga nos está yendo bien en el entender que estamos en época para no hacernos ricos pero si pueden comprar comida, puesto que se ponen a pensar en aquellos que no tienen la fortuna de poder salir a trabajar”, expresó Cantillo Mattos.

Añadió que “nosotros ofrecemos un servicio de domicilio económico porque no es con mototaxista sino que tenemos una ruta de entrega que hacemos desde Taganga por toda Santa Marta, por lo tanto, depende de la demanda que haya de pedidos es más barato el valor del domicilio”.

La persona que hace los domicilios es pescador, se trata del presidente de la Federación de Pescadores del Magdalena, Carlos Herrera.

“Los tagangueros enviamos un mensaje de agradecimiento a todas las personas por la acogida que hemos tenido con la venta a través de los medios virtuales y el mensaje final es que hacer compras a economías propias como los pescados de Taganga reactiva la economía local, no hay mejor forma de comprar pescado que hacerlo al propio taganguero y que los beneficios sean mutuos, que tanto el comprar se sienta satisfecho con su producto y que también nos beneficiemos económicamente”, sostuvo Cantillo Mattos.

También podría gustarte