Restaurantes y negocios de El Rodadero ‘entraron a UCI’

6.921

En quiebra se declararon los negocios del sector gastronómico y los bares de la ciudad de Santa Marta, producto de la crisis económica que ha ocasionado la coyuntura del Covid-19. Esta pandemia que ha mantenido cerrados los establecimientos desde poco antes de declararse el aislamiento obligatorio en todo el país.

Pese a que se han adoptado estrategias como la implementación de los domicilios, estos no son suficientes para salvaguardar a los establecimientos gastronómicos de esta crisis ocasionada por el Covid-19, pues lo cierto es que, los ingresos que estos generan no alcanzan para cubrir más del 15% de los gastos operacionales obligatorios como el pago de arriendos, nómina de empleados y de servicios públicos, entre otros.

En sectores como El Rodadero que subsiste en un 80 por ciento del turismo, medidas como la implementación de los domicilios han sido infructuosas, por lo que los establecimientos gastronómicos han tenido que cerrar sus puertas de manera permanente y declararse en estado de quiebra.

De acuerdo con Carlos Felipe Hurtado, líder del sector y representante de los comerciantes y restauranteros de El Rodadero, dijo que son alrededor de 200 de estos negocios los que se han visto perjudicados por las medidas tomadas para disminuir los contagios de coronavirus.

Establecimientos reconocidos como Don Pipe, parrilla & mariscos; Paisa Mar; Parrilla del Mar y Frezall & Frutall, son alguno de los negocios que desde este sábado tiraron la toalla y anunciaron que son millonarias las pérdidas que ha generado la inactividad del sector.

Por lo que con carteles en sus fachadas,  los establecimientos comerciales pidieron ayuda de manera urgente al Gobierno nacional, departamental y distrital para afrontar la dura crisis que desde hace dos meses no hace más que agravarse con el paso de los días.

Asimismo, con mensajes como “regalo este negocio, está en quiebra total. Necesitamos trabajar”, los dueños de los establecimientos le hicieron un llamado al Gobierno para que se dé la reactivación de este sector económico de manera urgente. “El tiempo pasa y el gobierno nos abandonó, se acabó el dinero y quedamos en quiebra, ahora nuestros negocios le pertenecen a Electricaribe y Gases del Caribe”, precisaron los restauranteros.

ELECTRICARIBE SE QUEDÓ CON LOS NEGOCIOS

Pero además de declararse en quiebra y solicitar la reactivación del sector, los comerciantes y restauranteros de El Rodadero mostraron su inconformidad y total rechazo ante los elevados costos que vienen presentando las facturas de energía eléctrica durante el último par de meses.

“La empresa Electricaribe se quiere quedar con nuestros negocios. Le hago un llamado a todas las autoridades competentes para que pongan los ojos sobre esta empresa, ya que no es justo que lleguen recibos por encima de los $2.000.000 cuando nuestros locales comerciales se encuentran cerrados, por qué aquí no tenemos a quién venderle, porque dependemos 100 por ciento del turismo”, precisó el líder del sector y representante de los comerciantes y restauranteros de El Rodadero.

Hurtado, aseguró que están siendo víctimas de injusticias por parte de Electricaribe, pues indicó que a los establecimientos no se les están haciendo la correspondiente lectura a los medidores, sino que se les está realizando un cobro estimado demasiado elevado que no tienen de donde pagar.

“Es injusto que vengan y pretenden cobrarle a los usuarios por un estimado que es a conveniencia propia de la empresa, por eso extendemos el llamado a las autoridades para que pongan  bajo la lupa a Electricaribe que realmente ha sido una de las que más nos ha llevado a la quiebra A muchos locales comerciales y restaurantes. Un ejemplo de ellos es que ya cortaron el servicio porque quieren obligar a la gente a pagar el dinero exigido por ellos, pero no comprenden que no hay quien aguante ni quien pueda cancelarles a ellos ese valor que quiere estimar”, dijo Carlos Felipe Hurtado.

EL LLAMADO AL GOBIERNO

Un llamado a la reactivación del sector y a flexibilizar el pago de impuestos hicieron los restauranteros de El Rodadero, que hoy están en la quiebra. Hurtado, vocero del gremio dijo que le solicita al Distrito algún tipo de ayuda que contrarreste el impacto económico que ha tenido dicha coyuntura.

“A nosotros no nos han buscado, tenemos muchísimas familias que dependen del sector de los restaurantes, son más de 3.000 familias con empleos directos e indirectos que están en estos momentos en estado crítico, acá no ha habido para ellos un mercado o una ayuda por parte del gobierno, nosotros como propietarios los hemos sostenido con ayudas, le hemos dado todo el apoyo que hemos tenido dentro de las posibilidades de nosotros, porque somos microempresarios, pero lastimosamente ya no podemos más”, dijo el vocero de los establecimientos gastronómicos.

Asimismo, Carlos Felipe Hurtado agregó, “el llamado es para la alcaldesa Virna Johnson y el gobernador Carlos Caicedo para que por favor volteen a mirar el sector de El Rodadero, nosotros también pertenecemos a Santa Marta, también pertenecemos al Magdalena, y por eso estamos suplicando que se sienten con nosotros y que miremos las posibilidades de darle un oxígeno El Rodadero”.

1.200 ESTABLECIMIENTOS EN TODA SANTA MARTA

La crisis que enfrenta Colombia por el creciente registro de contagio por coronavirus, tiene un impacto directo en la economía de diversos sectores del país, entre ellos el gastronómico. En toda Santa Marta son más de 1.200 restaurantes y establecimientos gastronómicos lo que se están viendo afectados por esta pandemia.

Así lo dio a conocer Paola Narváez, directora ejecutiva de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, Acodres Magdalena, quien aseguró que aunque los trabajadores del sector gastronómico están prestos a acatar las medidas preventivas emitidas tanto por la Alcaldía de santa Marta como por la Gobernación del Magdalena, estas mismas están siendo un duro golpe para el sector.

“En cuanto a ventas estamos facturando solo al 20% o 10% esto ha sido caótico para nuestros establecimientos gastronómicos, no sabemos cómo vamos a continuar, y aunque recalco que sabemos que prima la salud y nos acogemos a cualquier norma que emitan las autoridades locales, si queremos que se miren y revisen garantías, alivios e incentivos para el sector gastronómico”, precisó la señora Narváez.

Frente a lo anterior, la directora ejecutiva de Acodres Magdalena, también resaltó que “(…) la utilidad de un restaurante es muy baja operando al 100 %, ahora que estamos operando al 10% estamos dando pérdidas diarias, y en gran parte es porque nosotros los formales tenemos un personal legal contratado y tenemos que pagarles todos sus aportes”.

 “Hacemos un llamado para que nos congelen esos arriendos, porque a diario estamos vendiendo entre 10 mil y 100 mil pesos, esto no nos está dando para cumplir con las responsabilidades que tienen estos esclarecimientos, pues claramente los gatos fijos de un restaurante son mucho mayor que lo que hoy estamos facturando”, aseguró la representante de Acodres Magdalena.

También podría gustarte