Los periodistas, víctimas de clima inédito en EE.UU

221

Más de 100 periodistas han sido objeto de ataques de la policía o de manifestantes desde el inicio de las protestas en Estados Unidos, como resultado de un clima de desconfianza en los medios alimentado por el presidente Donald Trump, pero también de otros factores menos visibles. 

Según el sitio Press Freedom Tracker, más de 140 periodistas han sido atacados físicamente en una semana durante las protestas tras la muerte de George Floyd, la gran mayoría por parte de la policía (118), pero también por manifestantes (25).

Esto es más que el total registrado en 2018 y 2019, según la base de datos del mismo sitio.

Al menos 33 de ellos fueron arrestados, como Gustavo Martínez Contreras, reportero del diario local de Nueva Jersey The Asbury Park Press, o Bridget Bennett, fotógrafa independiente de AFP en Las Vegas, liberado pero convocada a la corte a fines de julio.

Se debe “dejar de atacar deliberadamente a periodistas en el terreno”, instaron 28 asociaciones profesionales en una carta abierta dirigida a la policía.

Balas de goma, gases lacrimógenos, porras y escudos han sido utilizados “para atacar a (miembros de) la prensa como nunca antes en la historia de este país”, denuncian esas organizaciones.

En varias ciudades o estados, legisladores locales han tomado posición en contra de estos abusos.

Para muchos, estos ataques repetidos son el resultado de un clima alimentado por el presidente estadounidense, quien acusa a la prensa diariamente, en el mejor de los casos, de mentir, y en el peor de manipular las informaciones para perjudicarlo.

“Cuando el líder del mundo libre no respeta a la prensa, ¿por qué deberíamos esperar que la gente lo haga?”, se preguntó Tom Jones, del Observatorio de Medios Poynter.

Estos ataques son parte de una tendencia creciente de desconfianza hacia los medios de comunicación visible en las últimas dos décadas en Estados Unidos, pero también en otros países.

También podría gustarte