Región Caribe, Construir integración, importante y urgente

189

Como región Caribe es vital apostarle a un papel protagónico propio sin importar las dificultades, que surgidas deben ser superadas. Separadamente como departamentos, difícil que consigamos desarrollarnos y crecer adecuadamente. Individualmente no tendríamos condiciones suficientes para implementar dinámicas de desarrollo y crecimiento que permitan procesos de integración y articulación mejores; esto es, asociarlos a otros de producción y consumo que superen los límites del actual modelo de desarrollo y convertirse en motor para sobrepasar las falencias existentes en torno a las construcciones institucionales, a efecto de responder con autonomía y alternativas de desarrollo.

Se trata de implementar una estrategia productiva organizada, acordada y regulada en contexto de mayores movilidad, ganancias y solidaridad, teniendo en cuenta los intereses sociales, culturales, ambientales y demás que contribuyen a este propósito. Estructurar las cadenas de producción, expandirlas como proceso de afirmación y la posibilidad de crear dinamismo económico, empleo y riqueza. Superar las asimetrías. Crear sistemas de producción integrados, circuitos de producción, servicios y comercio para generar oportunidades dinámicas de desarrollo, lo que debe completarse con políticas ciertas que compensen dichas disparidades, especialmente en lo atinente al desarrollo social, a efecto de reducir las diferencias y aprovechar las oportunidades dinámicas del proceso.

En este derrotero tenemos la necesidad de avanzar en tecnología y cultura, incentivarlas, popularizarlas, dinamizarlas, ir tras la búsqueda de soluciones a problemas específicos y aprovechar las sinergias. Darle prioridad a las pequeñas y medianas empresas, potencial efectivo de creación de empleos, lo que da una gran legitimidad social al proceso. Velar por la estructuración y fortalecimiento de la soberanía alimentaria regional y estímulo a la agricultura familiar en pequeñas y medianas unidades de producción, así como viabilizar una producción agrícola más diversificada y todo cuanto de ello se deriva. Facilitar el transporte con prioridad en las personas. Integración financiera regional que regule las finanzas, proteja las economías, cree mecanismos de fomento al desarrollo regional y permitir un proceso de intercambio dinámico. Solidaridad y complementariedad energética regional. Participación y transparencia.

La construcción de la integración debe ser la esencia y el motor de un nuevo modelo de desarrollo regional en cuanto consumo, producción, creación de riqueza y empleo, que permita impulsarnos como región, apalancar un sólido proceso de desarrollo que reduzca las desigualdades, al tiempo de entender que la integración debe hacerse transformándonos política y socialmente, maneras mejores y oportunidad de avanzar hacia nuevas formas de organización de relaciones sociales, comunitarias y de trabajo. Es trocar debilidad por fuerza, carencias de desarrollo y desigualdades por mayor tecnología, cultura y economía. Es potenciarnos realmente creando una región diferente y mejor, para contribuir a la construcción de un todo productivo para la consolidación de una integral prosperidad. [email protected] *Jurista

También podría gustarte