Obispo de Santa Marta solicita apertura de los despachos parroquiales

410

El prelado de la iglesia le explicó a la ALcaldesa los protocolos de bioseguridad que cumplirá la Diócesis samaria para evitar contagios de covid-19.

Teniendo en cuenta que el primero de junio  se dio inicio a una nueva etapa de la Emergencia Sanitaria decretada por el Gobierno Nacional en el proceso del manejo de la situación epidémica del coronavirus, y continuando con la apertura de los espacios, por ahora productivos, y en la que los Alcaldes tienen el encargo de regular dicho regreso a las actividades normales, el señor Obispo de la Diócesis de Santa Marta, monseñor Luis Adriano Piedrahita Sandoval, le envió  una carta a  la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, con el fin de solicitarle que considere la apertura inicial de los espacios administrativos  de  las Parroquias.

La misiva está acompañada con la explicación de los protocolos de bioseguridad que se cumplirán para evitar el contagio de covid-19 en estos lugares de la Diócesis.

“Me permito muy comedidamente hacerle una solicitud que tiene que ver con nuestros espacios eclesiales. Sabemos que, por ahora, no tenemos vía libre para abrir nuestros lugares de culto o de reuniones en los que se dan congregaciones de personas. Sin embargo, hay otros espacios nuestros que pudieran volver a la “nueva normalidad”, como se dice, que tienen que ver con la gestión administrativa, como son los despachos parroquiales y las oficinas.

En este sentido, me permito solicitarle, como primera autoridad del Distrito de Santa Marta, se nos permita abrir los despachos parroquiales de las 33 parroquias de la ciudad, las oficinas de la Curia, el Centro de Pastoral, la Pastoral Social y otros, cuando sea pertinente.  Le adjuntamos copia de los protocolos que hemos diseñado con el fin de contar con su aprobación”, dice la carta enviada por  monseñor Luis Adriano Piedrahita Sandoval, Obispo de Santa Marta.

PROTOCOLO DE BIOSEGURIDAD

“Los presentes protocolos han sido pensados para todos los lugares que hacen parte de la actividad eclesiástica de la Diócesis de Santa Marta, como son los Templos, los salones de reunión, los centros de pastoral, las oficinas, el colegio. Allí están incluidos todo lo que tiene que ver con la actividad administrativa, que no genera aglomeración de gente, como son las oficinas de la Curia diocesana, de la Pastoral Social y del Centro de Pastoral, que se reducen al personal que labora allí y la atención que se ofrece a los fieles que acuden de una manera no masiva.

Teniendo en cuenta la anterior advertencia, estos protocolos se presentan con el propósito de obtener la autorización de parte de la Alcaldía de Santa Marta y demás Alcaldías del departamento que hacen parte de nuestra Diócesis y la Gobernación del Magdalena, para que puedan funcionar por ahora los lugares que sirven a la administración de la Diócesis y atención del público, aunque incluyan estos protocolos el comportamiento en los templos y lugares de reunión, que se pondrán en acción apenas se tenga el permiso correspondiente. En este sentido, se específica  lo siguiente:

*Es obligatorio usar el tapabocas por parte del sacerdote, la secretaria y las personas que se acercan a las oficinas en busca de un servicio.

*En toda oficina se debe tener dispuesto un lavamanos para el público, visible, asequible, aséptico, con jabón desinfectante y toallas desechables.

*Es necesario estar realizando permanentemente limpieza y desinfección de dichos lugares.

*Tener un punto de control para desinfección y toma de temperatura con dispositivo médico infrarrojo, en la medida de lo posible. Utilizar algún tapete húmedo-seco para la desinfección de los zapatos.

*Instalar en la entrada de las oficinas una zona de desinfección para desinfectar la suela de los zapatos y ropa, lavado de manos, por medio de solución de agua jabonosa o alcohol que se esparcirá con spray.

*Hacer limpieza minuciosa y desinfección frecuente de los espacios, superficies, equipos y otros elementos de trabajo: escritorios, mesas, sillas, barandas, pisos, teclados, teléfonos, celulares, mouse, diademas, equipos de radioteléfono u otros equipos de uso compartido y áreas de uso común, manijas de puertas, llaves, grifos, inodoros, entre otros.

*Debe haber dos metros de distancia entre una persona y otra. Eso quiere decir que al interior de las oficinas solamente deben encontrarse la secretaria, la persona que es atendida en el momento, y eventualmente el sacerdote.

*Se deberá estar difundiendo frecuentemente las recomendaciones que tocan con la prevención al contagio del covid-19. Aprovechar las carteleras y de otros medios para orientar sobre las normas sanitarias que hemos de seguir en nuestros lugares eclesiásticos, y en cualquier otro lugar y circunstancia.

Desde nuestros espacios eclesiales podemos ser comunicadores de las normas de higiene, de prevención, de responsabilidad social, de solidaridad, y ser motivadores y educadores hacia “una nueva normalidad”, con la que tendremos de convivir luego de la pandemia.

*Verificar feligreses con síntomas de gripe o Influenza y solicitarles que permanezcan en casa.

Las disposiciones contenidas en el presente documento han sido interpretadas a la luz de la normatividad vigente aplicable; se realizan en el marco de la emergencia sanitaria adoptada por el Gobierno Nacional, así mismo se actualizará y/o modificará de acuerdo con  las nuevas disposiciones que al respecto surjan.

Todos los sacerdotes, colaboradores y feligreses deberán acatar todas las disposiciones, mecanismos de desinfección y demás protocolos que durante la contingencia se establezcan por parte de la Diócesis de Santa Marta”.

REINICIO DE ACTIVIDADES

“Para el reinicio de  las actividades por parte del personal que labora en los templos católicos, se tendrá en cuenta lo siguiente:

Adquisición de insumos para personal. Antes de reiniciar labores se debe asegurar la adquisición de insumos como jabón líquido para manos antibacterial, alcohol glicerinado (gel) al 65% como mínimo, toallas desechables de papel, alcohol al 70% como mínimo, Hipoclorito comercial al 5%.

Contar con lavamanos en buen estado dentro de las instalaciones como oficinas y en las afueras de los templos antes del ingreso a las celebraciones litúrgicas.

Adquisición y entrega de EPP a trabajadores tales como tapabocas, gafas, caretas y otros de acuerdo con los riesgos.

Adquisición de termómetros de infrarrojo para protocolos de ingreso del personal de oficina y feligreses.

Adquisición de recipientes plásticos tipo canecas con tapa, así como de bolsas negras para la disposición de residuos biológicos (tapabocas, pañuelos faciales y demás que hayan estado en contacto con fluidos biológicos).

Instalación en la entrada de oficinas y templos de una zona de desinfección para desinfectar la suela de los zapatos y ropa, lavado de manos, por medio de solución de agua jabonosa o alcohol que se esparcirá con spray.

Toda área debe realizar antes de iniciar labores, limpieza minuciosa y desinfección a los espacios, superficies, equipos y otros elementos de trabajo: escritorios, mesas, sillas, barandas, pisos, teclados, teléfonos, celulares, mouse, diademas, equipos de radioteléfono u otros equipos de uso compartido y áreas de uso común manijas de puertas, llaves, grifos, inodoros, entre otros.

Es necesario separar o eliminar aquellos objetos que no son de su utilidad. Establecer turnos para tiempos de descanso y almuerzo, a fin de que no estén todos en un mismo lugar.

Si se cuenta con registro de control de entrada y salida del personal con contacto directo con superficies o personas, debe ser suspendido y buscar otros mecanismos de control.

PROTOCOLO DE INGRESO  A FELIGRESES

Acciones que se deben desarrollar para el ingreso y control de los feligreses:

*En las afueras de cada templo debe existir un lavamanos totalmente identificado para el lavado de manos de las personas que van a ingresar a la actividad religiosa, manifestando que sin el correcto lavado no podrá ingresar.

*Desde el ingreso al templo religioso debe existir una demarcación en el piso de la distancia mínima de 2 Metros entre cada persona.

*En la entrada de cada templo debe haber una persona identificada (chaleco seguridad) para el protocolo de ingreso en el lavado de manos y rectificación de elementos de bioseguridad tales como guantes y tapaboca.

*Dentro del templo debe existir de la misma manera señalización en las bancas de 2 metros.

*Garantizar la ventilación del lugar.

*Garantizar evacuación rápida al momento de la finalización del servicio.

*Al momento de la sagrada comunión debe existir una demarcación de 2 metros.

*Debe existir canecas dentro de las iglesias.  Antes de iniciar cada celebración Litúrgica y al finalizarla debe existir un protocolo de limpieza.

OTRAS MEDIDAS

*Verificar feligreses con síntomas y generar aislamiento inmediatamente y llamar a las autoridades de salud. Solicitar a los feligreses limpieza y desinfección con gel o alcohol al ingreso.

*Tener tapabocas y guantes al ingreso de la celebración.

*El uso del tapabocas por parte de todos los sacerdotes, colaboradores y feligreses para el ingreso a las instalaciones es de obligatorio cumplimiento, tanto en su ingreso y salida como dentro de sus áreas comunes.

*El uso del tapabocas deberá hacerse de forma adecuada en todo momento y actividad, garantizándose por parte de su portador la limpieza y asepsia.

En cada lugar se deben impartir las capacitaciones correspondientes al personal en cuanto al correcto uso del tapabocas, siguiendo las recomendaciones y lineamientos generadas por el Ministerio de Salud y Protección Social.

El mal uso de este elemento de protección, o la ausencia del mismo, será causal para exigir el retiro de la persona de las instalaciones y la aplicación de sanciones en caso de que dicho incumplimiento sea reiterado.

El uso de guantes de protección de látex o caucho es obligatorio para el personal que constantemente está expuesto a superficies u objetos que manipulen otras personas. También para las personas o colaboradores que procesen, distribuyan o almacenen productos comestibles o realicen limpieza y desinfección de áreas.

El uso de gafas de seguridad o caretas es obligatorio en los casos en los que se puedan presentar salpicaduras al estar en contacto con otras personas, superficies u objetos o al realizar limpieza y desinfección de áreas. Los trabajadores no podrán compartir sus elementos de protección personal bajo ninguna circunstancia.

También podría gustarte