´Amenazas a médicos no son actos de intolerancia, son hechos criminales´

35

La Federación Médica Colombiana rechazó este acto, y solicitó a las autoridades competentes adelantar las investigaciones pertinentes, que permitan determinar el origen de las amenazas y otorgar todas las garantías de protección y ejercicio de la labor a los profesionales de la salud.

Miedo y consternación: esos fueron los sentimientos que vivió el médico intensivista José Julián Buelvas en Soledad, Atlántico. El pasado lunes denunció una amenaza de muerte por una presunta negligencia médica.

El hombre recibió dos coronas fúnebres junto con una nota en la que le decían: ‘Descanse en paz José Julián Buelvas Díaz. Es de conocimiento público que usted está dejando morir pacientes en la clínica Adelita de Char por una negligencia abrumadora que trae sus raíces de otras clínicas”

 “Pedimos un llamado de auxilio al Gobierno Nacional para mí, mis compañeros y por todos los médicos de este país. ¿Hasta cuándo? Si salimos todos los días a trabajar y en muchas ocasiones no tenemos ni siquiera las condiciones y a pesar de eso, nos enfrentamos a esta pandemia”, expresó.

Según cifras de la Defensoría del Pueblo, se han reportado ocho casos de amenazas contra profesionales de salud, 20 de discriminación, una de estigmatización, una de agresión y 21 irregularidades contractuales y económicas.

Ante los hechos, la directora ejecutiva del Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud (IETS), Adriana María Robayo García, hizo un llamado a la unidad en torno al cuerpo sanitario colombiano.

 “Esta amenaza se constituye en una intimidación a los trabajadores de la salud, que en estos momentos enfrentan de manera valerosa y decidida la Covid-19, convirtiéndose en la primera línea de atención contra esta enfermedad; y por ello son las personas que dan todo de sí por salvar las vidas de los afectados”, aseguró Robayo.

Por esta razón, la Directora ejecutiva del IETS convocó a la unidad y solidaridad del sector salud y de todos los estamentos de la sociedad colombiana, al tiempo que pidió a las autoridades tomar las medidas para garantizar la vida e integridad del doctor Buelvas y de todos los médicos y trabajadores de la salud que batallan contra el Covid-19.

Por su parte, la Federación Médica Colombiana rechazó este acto, y solicitó a las autoridades competentes adelantar las investigaciones pertinentes, que permitan determinar el origen de las amenazas y otorgar todas las garantías de protección y ejercicio de la labor a los profesionales de la salud.

“Reiteramos nuestro llamado al Gobierno Nacional, de evitar expresiones estigmatizantes sobre la atención en salud y el ejercicio médico, sin individualización y acervo probatorio, como las que recientemente hizo el ministro de Salud, Fernando Ruiz, refiriéndose a un presunto cartel de camas de cuidados intensivos. Estas afirmaciones temerarias pueden derivar en el estímulo de conductas violentas e intimidatorias contra el personal de la salud”, recalcó la Federación Médica Colombiana.

Sergio Isaza, presidente de la Federación, descalificó que los médicos, enfermeros y auxiliares no solo tengan que enfrentarse al miedo al contagio por el virus, sino también a las amenazas y estigmatización que han sufrido por su labor.

“Además del caso del doctor Buelvas, hubo otro de un profesional de la salud que encontró una nota de amenaza en su vehículo hace ya un mes. Nos han llegado denuncias de este tipo, por lo que pienso que estos no son actos de intolerancia sino hechos criminales y terroristas de parte criminales bandidos y miserables. Hacemos un llamado a las autoridades para sancionar este tipo de acciones”, recalcó Isaza.

El presidente de la organización también resaltó que debido al temor de ser contagiados o agredidos, miembros del personal médico que trabajaba con el doctor Buelvas han decidido renunciar o ya lo hicieron.

“Nosotros somos médicos por vocación, porque amamos nuestro trabajo y tenemos una convicción de servicio que no depende de la imposición de un decreto, porque hicimos un juramento para defender la vida y proteger a los pacientes. Sin embargo, el temor al Covid-19 y a un pésimo sistema de salud, que no logra dar una solución sólida a este tipo de problemas”, aclaró.

Por su parte, Rodolfo Cano, presidente del Colegio Médico Colombiano, seccional Atlántico, afirmó que mientras que hay algunas personas que han recibido los elementos de bioseguridad para atender a los pacientes, hay otros que no tienen material suficiente y sus vidas pueden verse en riesgo.

“Hay también una cantidad importante de personal que ha tenido que comprar los insumos a partir de su propio salario, porque mientras que las EPS aseguraban que las ARL debían entregarlos, las ARL decían lo contrario, por lo que ya se ha empezado a evidenciar déficit de uniformes en algunos centros hospitalarios”, explicó Cano.

Para Cano, la situación en el Atlántico es crítica, ya que Barranquilla tiene cerca de 148 fallecidos y 91 en el resto del departamento. Hace menos de una semana se supo la muerte de dos profesionales de la salud, y en el caso de Buelvas, se le había recomendado no asistir a la clínica por prevención de ataques en su contra.

“En los lugares de trabajo se ha venido viendo los plantones y algunos bocinazos. Mañana se llevarán a cabo actos de manifestación a nivel nacional contra los hechos ocurridos, y por las falsas imputaciones hacia quienes están en las Unidades de Cuidados Intensivos, lo cual ha agravado la seguridad del personal que atiende estas zonas”, concluyó. /Colprensa

También podría gustarte