´Hay sesgo contra la ganadería en Plan de Desarrollo del Magdalena´

79

En carta dirigida al gobernador del Magdalena, Carlos Eduardo Caicedo, el presidente ejecutivo de Fedegán, José Félix Lafaurie, hizo reparos al Plan de Desarrollo del departamento para 2020- 2023, por “el tono de descalificación de la ganadería”, que no se compadece con la tradición ganadera del departamento, con su aporte a la economía departamental y regional, ni con el hecho de ser la cuna de la ganadería colombiana, en 1525, cuando llegaron los primeros bovinos con Rodrigo de Bastidas.

El dirigente gremial recalcó el carácter respetuoso y propositivo de su comunicación, pero advirtió que es enérgico y vertical en defensa de la ganadería, pues resulta “desacertado y hasta peligroso para los ganaderos, que la primera autoridad afirme que, en el departamento, ‘algo parecido a un culto a las reses, a las vacas, al ganado, hace que cada animal tenga más espacio para su vida que el que le corresponde a un campesino para su subsistencia’. En otras palabras: que la ganadería les quita la tierra a los campesinos”.

Añadió Lafaurie que el tema de la tierra “ha sido ideologizado y está salpicado de  estereotipos en contra de la producción agropecuaria empresarial y, especialmente, de la ganadería”, y le señaló al gobernador Caicedo que el latifundio es necesario y existe en todo el mundo para alimentar a los más de 7.000 millones de habitantes, pero “el problema de la inequidad en la distribución de la tierra no es tanto por la existencia de un necesario latifundio, sino por la de un excesivo minifundio, porque la extensión unitaria de tierra del pequeño productor, propiciada por el Estado mismo  a través de la UAF y la parcelación de las reformas agrarias, es insuficiente y parece diseñada, más bien, para mantener al campesino en su pobreza, agravada por las grandes carencias del campo”.

 “La situación de los pequeños productores es una preocupación de Fedegán, pues cerca del 80% de los ganaderos lo son”, precisó Lafaurie, aclarando que en Magdalena ese porcentaje es inferior, del 57,4% con menos de 50 animales, mientras existe una importante “clase media” ganadera, con más de 6.500 productores entre 51 y 500 animales, y solamente el 2,6% posee más de 500 animales.

LA RECONVERSIÓN DE LA PRODUCCIÓN AGROPECURIA

El presidente de Fedegán cuestionó también la perspectiva ambiental del Plan, orientada a reconvertir la producción agropecuaria “de un uso equivocado de los suelos en ganadería extensiva para convertirlo en su verdadera vocación que es la agrícola”, lo cual equivale, prácticamente, a eliminar la actividad ganadera para reemplazarla por agricultura. Por ello Lafaurie le reclamó al gobernador que “Usted no puede decirles a los más de 16.000 ganaderos magdalenenses que su actividad productiva, de la que derivan su sustento, la que muchos han heredado por generaciones y con la que han aportado y aportan al desarrollo regional, es, sencillamente, “una equivocación”.

Lafaurie cuestionó las cifras sobre la llamada “vocación” de la tierra. En Magdalena, el Censo Nacional Agropecuario encontró 205.599 hectáreas “sembradas”, 537.308 “con pastos” y de ¡621.548! “con rastrojos”, y resulta que, para las estadísticas, todo aquello que no está sembrado, está dedicado a ganadería, hasta tierras abandonadas, malezas y rastrojos. Por ello -afirmó- no encuentro bases que sustenten la afirmación de que la ganadería magdalenense “debía usar únicamente el 9,2% del suelo y ocupa hoy el 51,2% del territorio como áreas de pastoreo, mientras que la agricultura, que debería ocupar el 50,8% del territorio, ocupa únicamente el 9,0%…”.

 “La ganadería no le quita tierra a la agricultura (…) Bien sabemos que si la agricultura solo ocupa el 9% de la tierra es porque no hay condiciones de competitividad ni de mercado para que sea de otra manera”. Lafaurie le aseguró al gobernador que si los ganaderos, a pesar del apego a su actividad, encontraran un renglón agrícola de mayor rentabilidad, cambiarían de actividad, y rechazó la afirmación del documento según la cual “la preponderancia de la ganadería extensiva sobre las posibilidades amplias de agricultura se da porque la agricultura requiere presencia permanente, mientras la ganadería extensiva no”. “En absoluto, le replicó Lafaurie al gobernador, el ganadero no es precisamente un gremio ‘perezoso’”, dijo.

 “No se trata, entonces, de satanizar a la ganadería, sino de apoyar su reconversión con enfoque sostenible. En ese camino”, concluyó el presidente de Fedegán en su carta al gobernador del Magdalena.

Fedegán pone a disposición su conocimiento y experiencia en sistemas productivos ganaderos sostenibles, para desarrollar proyectos conjuntos para el departamento y su ganadería, bajo la convicción de que la Ganadería Sostenible es el futuro, como proclamamos en el lema del Congreso Nacional de Ganaderos de 2019.

También podría gustarte