Dogmática o praxis

54

Mientras algunos gobernantes con ropaje de revolucionarios han hablado a través de la historia de insustancialidades y con ello nada positivo, de proyección ni de envergadura consiguieron para los suyos como creían esperar, otros fueron prácticos y con ello hicieron avances para sus pueblos y gobernados. Mientras los unos peroraban dizque sinceridad, franqueza, lealtad, activismo, principios justos, lucha contra las ideas que no fueran las suyas y acciones que calificaban como erróneas, así como acercarse a las masas; otros nada ilusos y sí preocupados por el bien común, hablaron de planificación, fuerzas y economía del y de mercado, gestión empresarial, liberación y desarrollo de los sistemas productivos, consolidando con ello desarrollo, crecimiento, progreso y prosperidad general, que es lo que se espera para los nuestros que mucho se necesita.

Nos lleva a pensar lo cual que las llamadas “revoluciones” han sido instrumentos para instaurar tiranías, lo que nos lleva a decir con Orwell, que: “No se instaura una dictadura para defender una revolución. Se hace una revolución para instaurar una dictadura”. Es cosa que estamos padeciendo aún hoy con eso del denominado socialismo del siglo XXI, que bajo el rótulo de “revolución”, invadieron con democrático disfraz, de pus y tiranías a muchos de nuestros países, soportados en disimulos, falsedades, mentiras y marrullerías, en lo que avezados expertos son.

No entienden, no han entendido ni entenderán y menos comprenderán, que importante es transformar, cambiar sus mentes, sus actitudes; y no hacer como dijo Orwell, una revolución para instaurar una dictadura. No ha pasado por su mente, como sentenciara Deng Xiaoping, que: “No importa si el gato es negro o blanco, lo que importa es que cace ratones”. Sentido práctico este del que debemos aprender, ya que sólo así caminaremos por sendas de crecimiento en la procura de someter la pobreza. “Pambelé”, en elemental pero dicente frase nos refirió que: “Es mejor ser rico que pobre”, y eso es lo que debe buscarse para todos.

Los unos se aferran al dogma, a lo inflexible, a no crear ni generar nada de nada, pero sí a usar los avances e innovaciones logrados de los que aborrecen, abominan y censuran, siendo su fuerte la producción de pobreza que no de riqueza como demostrado está. Los otros procuran con clara intención desarrollo y crecimiento, en el entendido que nunca se le puede apostar a retroceder y menos cuando se hacen esfuerzos para avanzar, así no se reconozcan dichos esfuerzos por los unos, quienes llegan al poder con sed de vindicta y como siempre a destruir estructuraciones y constructos erigidos en y para beneficio del bien común. [email protected]

También podría gustarte