EN LA SIERRA NEVADA
¡Se derriten los glaciares!

448

El último reporte oficial del Ideam en la Sierra Nevada fue en el año 2017, donde calcularon un área de 6,71 kilómetros cuadrados de glaciar, por lo tanto, los expertos consideran que ha tenido que haber disminuido mucho más la nieve en estos tres últimos años porque es un fenómeno mundial que va acelerado.

Por:
EMILY
BUSTAMANTE NÚÑEZ

La Sierra Nevada de Santa Marta es un icono de Colombia a nivel mundial, admirado por su belleza natural, su historia ancestral, su magia, las comunidades indígenas que allí habitan, su geografía y, una infinidad de cualidades, sin embargo, está siendo golpeada fuertemente por el cambio climático, el calentamiento global, la contaminación, la desforestación y la llegada de nuevos pobladores.

Debido a la realidad que atraviesa el macizo montañoso, los indígenas lanzaron un nuevo SOS para pedir con urgencia protección para esta gran riqueza natural, de donde descienden 35 ríos, dependen muchas especies en vía de extinción, muchos árboles nativos y los recursos para que sobrevivan millones de personas.

Rogelio Mejía Izquierdo, gobernador del cabildo Arhuaco del Magdalena y La Guajira, manifestó que “la Sierra Nevada de Santa Marta que es un icono nacional y del mundo, que hoy tiene una amenaza muy grande de quedarse sin nieve y la nieve para nosotros es la mamá de las aguas. Hay riesgo del secamiento de los ríos, son 35 los que descienden de la Sierra y están amenazados si sigue ese descongelamiento, además las especies endémicas como las ranas, las plantas, los colibrí y muchas especies más están en amenaza continua por la quema, tala excesiva de bosque no por parte de los indígenas sino por los no indígenas que están ubicados en la Sierra”.

Según este líder indígena, el Gobierno Nacional ha autorizado la titulación de tierras en la Sierra Nevada, donde su vocación es ser fábrica de agua, conservación de flora y fauna y, las culturales ancestrales de los pueblos indígenas no de actividades que afecten la tierra.

El líder indígena sostuvo que “tenemos información que habían más de 82 kilómetros cuadrados de nieve, pero hoy solo quedan menos del 6,71 kilómetros cuadrados, aunque debe tener menos porque ese estudio ya hace varios años y eso va acelerado por la intervención del hombre a la naturaleza de manera desmedida”.

‘NECESITAMOS CUIDAR LA SIERRA’

“El mensaje es claro, necesitamos aprender a cuidar la Sierra, lo único que vemos que les preocupa a la mayoría de la gente es cómo usar los elementos de la naturaleza que ofrece el macizo montañoso, pero no hay ese cambio de actitud de proteger, cuidar y salvaguardar esa riqueza única en el mundo. El Gobierno Nacional debe explicar qué está pasando con la Sierra y qué va pasar debe decirlo el Ministerio de Ambiente, los expertos, la Gobernación, las alcaldías, todos tenemos responsabilidades”, aseveró Mejía Izquierdo.

El agua que baja de la Sierra Nevada se la toman millones de personas no solo los indígenas, por lo que ellos hacen ese llamado a cuidar esa riqueza natural y orientar a su protección

Para el gobernador indígena, “hay que minimizar la titulación de tierras no porque estemos en contra de los no indígenas sino porque la Sierra no tiene vocación para que permanezcan a perpetuidad allí. Estamos de acuerdo en ayudar a los campesinos porque son los que producen los alimentos y buscarles las tierras productivas para la agricultura, la ganadería y otras actividades más que le hacen daño a la madre tierra, pero que sea en tierra plana”.

Estas comunidades indígenas consideran que debe haber un mayor control de la minería ilegal o legal porque el efecto es el mismo, bajar la tala excesiva de árboles y dentro de los resguardos hay campesinos o colonos que no deberían estar en esas zonas.

PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD

Los indígenas piden que la Sierra Nevada sea declarada por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad gestionado por el Gobierno Nacional para que así se vuelva “intocable” y los cuiden mucho más.

“El gobierno que venga a proteger la Sierra Nevada bienvenido eso es lo que estamos esperando, incluso que ayuden a declararla como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad para que el agua, los ríos y la naturaleza exista por mucho tiempo y garantizarle la vida a nuestros hijos”, aseguró Rogelio Mejía Izquierdo, líder indígena.

El río Guatapurí al igual que muchos otros afluentes se han afectado considerablemente por el deshielo de los nevados, lo que podría empeorarse con el pasar de los años si no se toman acciones concretas.

Los indígenas Kogui, Arhuaco, Wiwa, Kankuamo, han cuidado la Sierra Nevada como sus “ojos” por eso hoy todavía consideran que hay algo, pero afirman que al no ser escuchados y dejarse llevar por los empresarios del país que dicen que ellos atrasan el desarrollo de Colombia van acabar con todas las riquezas naturales.

“Para nosotros la Sierra es persona y nosotros somos un elemento de la naturaleza que entra a cuidar a la Sierra, sin la naturaleza uno no puede vivir, por eso hay que cuidarla y necesitamos entender eso”, dijo Mejía Izquierdo.

LOS 3 DEPARTAMENTOS

Para las comunidades indígenas, los planes de desarrollo de los tres departamentos que hacen parte de la Sierra Nevada: Cesar, Magdalena y Guajira deberían tener contemplado el cuidado de la Sierra Nevada, de los ríos y no solo carretera para que saquen sus productos, puesto que consideran que si se acaban en un 100% los nevados y se secan los ríos no habrá nada que producir, además afirman que no hay disposición de inversión para proteger el macizo montañoso.

“Nosotros siempre hemos estado con el gobierno porque no nos importa el color político, hoy a los indígenas nos están metiendo en cuestiones de color político, pero nosotros no somos de eso sino humanos que debemos proteger la naturaleza”, precisó el líder indígena.

Añadió que “el gobernador Caicedo ojalá nos escuche para que en realidad cumpla con sus ideales de cambio. Hago un llamado en general a que pensemos que nosotros dependemos de la naturaleza y cuando vayamos a legislar tengan presente esta situación”.

UN FENÓMENO MUNDIAL

Santiago Giraldo, director ejecutivo de ProSierra, señaló que “el tema del retroceso glacial es un fenómeno mundial que es estudiado por los glaciólogos del Ideam, nosotros lo conocemos y sabemos que está ocurriendo, que se debe al calentamiento global por un lado y a procesos más amplios porque estamos en el periodo que se conoce como interglaciar porque estamos entre dos glaciaciones. El páramo de la Sierra Nevada de Santa marta ha sido muy poco estudiado, entonces que existe lo hemos rastreado a través de imágenes de satélite”.

Agregó que “ProSierra tiene más de 34 años desarrollando proyectos en distintas partes de la Sierra Nevada de Santa Marta, se han diseñado y ejecutado más de 110 iniciativas que involucran distintos aspectos de investigación, conservación y desarrollo rural para mejorar la calidad de vida de los habitantes, indígenas y campesinos”.

SOBREVUELO AL PICO BOLÍVAR

Las imágenes tomadas al Pico Bolívar de la Sierra Nevada de Santa Marta a través del sobrevuelo que realizó el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Igac, le permitirán al país tener cartografía oficial de esta zona de Colombia, contribuir al estudio y prevención de riesgos, al igual que datos climáticos muy importantes para la gestión de este territorio.

Lo anterior, para capturar las imágenes que servirán como base para actualizar la cartografía del país que servirá para la gestión territorial, el catastro multipropósito, la administración de tierras y el desarrollo nacional, entre otros temas.

La aeronave, que se encuentra adaptada de fábrica para la toma de fotografía aérea, es un avión con un peso menor a 5.700 kilogramos, plano alto, bimotor turbohélice, con una autonomía de vuelo hasta de siete horas.

Cuenta con una capacidad para cuatro tripulantes y el Sistema Scad, Sistema Cámara Aérea Digital’, está dotada de una cámara aérea digital que permite la obtención de imágenes multiespectrales en los canales Red Green Blue e infrarrojo cercano.

REPORTE HISTÓRICO Y GEOGRÁFICO DEL IDEAM

Es el sistema montañoso litoral más alto del planeta, conocido localmente como “La Nevada” o en lenguaje Arhuaco “Umunukunu”. Redujo su área 5,5% (0,39 Km²) entre febrero de 2016 y diciembre de 2017

Los indígenas que habitan la Sierra Nevada de Santa Marta se refieren a la zona glaciar de los picos nevados y las lagunas como Chundua o C’undua (Mora Villate. 1981. Relación hombre-naturaleza: caso Arhuaco. Tesis. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá). Según Vilanesa (1952. Indios Arhuacos de la Sierra Nevada de Santa Marta. Descripción geográfica-Costumbres de los Indios), los picos más altos de la Sierra son llamados por los arhuacos como C’unduákë.

Por último, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac.1995.Los nombres originales de los territorios, sitios y accidentes geográficos de Colombia) recuerda que la toponimia de los picos más importantes de la Sierra Nevada de Santa Marta, aceptada en los atlas del territorio colombiano, se asigna para homenajear a personajes tradicionales de la historia colombiana. La publicación en mención relaciona los nombres de algunos picos con su posible nominación nativa: Simón Bolívar-Serancua; Codazzi-Marona; Colón-Nobaca y Guardián-Donanchi.

La Sierra Nevada de Santa Marta se localiza alrededor de las coordenadas geográficas 10º49’N y 73º39’W. Según el Igac (1996. Diccionario Geográfico de Colombia), su punto más alto se eleva hasta los 5.775 metros sobre el nivel del mar aproximadamente, en las cumbres gemelas Colón y Bolívar, siendo éstas las máximas alturas dentro del territorio nacional.

CARACTERÍSTICAS GLACIOLÓGICAS

Tal como se presenta en la Sierra Nevada El Cocuy o Güicán, la localización de los glaciares responde más a condiciones de elevación de las montañas que a factores climáticos. Los glaciares de la Sierra Nevada de Santa Marta descienden hasta los 4900 y 5100 metros aproximadamente, y tienden a ubicarse preferencialmente sobre el flanco sur en donde la pendiente favorece la acumulación de nieve y la formación de hielo.

La condición estructural de la Sierra ha permitido la dispersión de las masas glaciares y la pérdida de hielo no solo en los límites inferiores sino sobre las cornisas. La fragmentación espacial de los glaciares de la Sierra Nevada de Santa Marta es uno de los factores que ayuda a la reducción de dichas masas de hielo.

Siguiendo la misma tendencia del resto de nevados en Colombia, la evolución reciente de los glaciares de la Sierra Nevada de Santa Marta (desde mediados del siglo XIX) ha estado marcada por el retroceso y la formación de lagunas (lagunas proglaciares) y amplios sistemas de morrenas.

RÍOS Y QUEBRADAS

La Sierra Nevada de Santa Marta es una estrella hidrográfica donde nacen ríos hacia las vertientes norte, occidental y suroriental. Hacia el norte los ríos como Palomino o Don Diego, drenan directamente al mar Caribe. En la vertiente occidental otras subcuencas como las del Maranchucua, Pasiamanchucua y Neiva-Viscungue recogen numerosos ríos primarios y quebradas de segundo y tercer orden, para luego confluir en el Río Aracataca, que drena a la Ciénaga Grande de Santa Marta. En cuanto a la vertiente suroriental es el río Guatapurí quien recoge los drenajes provenientes del río Dunachuí y Curiba.

En cuanto al abastecimiento hídrico, la información disponible permite establecer que la mayor parte de los centros poblados relacionados con la Sierra Nevada de Santa Marta, utilizan fuentes menores que nacen en las partes bajas de la montaña, o drenajes mayores que nacen en las áreas de páramo, sin relación directa superficialmente con el agua de fusión glaciar.

Cabe aclarar que los índices de vulnerabilidad hídrica, IVH, son favorables para el sistema de abastecimiento de Aracataca-El Retén. Sin embargo, Valledupar tiene índices medio y alto en condiciones climáticas medias y secas, respectivamente. Este hecho permite llamar la atención sobre la necesidad de generar estudios que permitan esclarecer la proporción verdadera de aportes hídricos del glaciar, del páramo y de la selva alto-andina. Una primera inspección de la fotografía aérea de la FAC de enero de 2017 permitió establecer que los glaciares del Pico La Reina con 0,88 kilómetros cuadrados, es decir, 88 hectáreas que corresponde al 13% de los glaciares de la sierra nevada, aportan con su derretimiento agua líquida a la cuenca del Guatapurí.

También podría gustarte