Samario que estaba varado en un crucero ya está en Colombia

94

Un grupo de colombianos donde había samarios estuvieron trabajando en una empresa de cruceros y al presentarse la pandemia por el Covid-19, les tocó deambular varias semanas en el mar un uno de los barcos de la compañía porque en Colombia no permiten arribar embarcaciones de ese tipo debido a la emergencia.

En ese sentido, estuvieron en varios países hasta llegar a Curazao, desde donde se desplazaron en avión hasta Bogotá, estando en el aeropuerto tuvieron que cumplir unos protocolos, llenar unos documentos y estar en cuarentena por 14 días tras haber estado fuera del país.

Por tal razón, el samario adoptivo Luis Ramírez Correa, le manifestó a AJÁ&QUÉ SANTA MARTA  que ya está en Bogotá en la casa de un amigo cumpliendo la cuarentena obligatoria porque no como hay transporte aéreo comercial en Colombia no puede venir a Santa Marta con su familia.

 “En ese barco habían personas de muchas nacionalidades y muchos colombianos que estaban en otros barcos de la misma empresa porque estábamos trabajando en diferentes cruceros. El punto de encuentro fue realmente Miami, ahí llegaron colombianos que estaban en otras partes del mundo y la idea fue hacer un crucero de repatriación”, dijo en su momento Ramírez Correa.

Asimismo, siguió diciendo que la empresa se portó muy bien con ellos, les dio la comida a pesar que ya no estaban trabajando por la pandemia y cumplieron con todos los protocolos de bioseguridad.

 “Yo estuve en un barco que llegó a Miami que venía de hacer un recorrido por el Caribe, después nos cambiaron en Bahamas, la compañía nos transfirió a otro barco para poder mandar unos a Europa y otro estábamos los colombianos, de Centro América y de Venezuela. La gente estaba desesperada y no sabían cómo llevar la situación de la mejor manera, sin embargo, yo a título personal vivó la mejor experiencia de mi vida porque hice amigos maravillosos, conocí gente de otras nacionalidades, esta no es la primera vez que salgo de mi país a trabajar pero es mi primera vez en los barcos”, relató el samario adoptivo.

Para Luis Ramírez Correa cada ciudadano dentro del barco tomó la situación de manera diferente, para él fue una excelente experiencia, sin embargo, agradece a Dios de estar nuevamente en Colombia y espera pronto ver a su familia.

También podría gustarte