Colombia acelera su reactivación económica

165

Hoy se estarán evaluando en Barranquilla, Cali, Cartagena, Leticia y Tumaco las acciones emprendidas en los últimos 15 días para poder aplicar las 43 excepciones al aislamiento preventivo que en el resto del país se adoptaron el 1 de junio.

De ese grupo también hace parte Bogotá, pero ayer, la alcaldesa Claudia López anunció que desde mañana habrá alerta naranja hospitalaria en la ciudad, a la vez que se establece el Pico y Cédula para ir a establecimientos públicos y de comercio, manteniendo cuarentena estricta hasta el 29 de junio en 5 UPZ, aunque la que había en Kennedy se levantará.

El Decreto 749 del 28 de mayo de 2020 extendió la cuarentena hasta las cero horas del 1 de julio, con excepciones entre las que se contempló el comercio al por mayor y al por menor, incluido el funcionamiento de centros comerciales y actividades inmobiliarias, así como los servicios de peluquería, parqueaderos públicos para vehículos, museos y bibliotecas, pero precisando que por ninguna razón serán permitidas actividades como “los establecimientos y locales comerciales de esparcimiento y diversión, bares, discotecas de baile, ocio y entretenimiento y de juegos de azar y apuestas, billares, casinos, bingos y terminales de juego de video”.

EXCEPCIONES

Las excepciones quedaron suspendidas en los lugares mencionados con el fin de controlar y mitigar propagación del coronavirus.

El 2 de junio la ministra del Interior, Alicia Arango, explicó que “se evaluó y se definió en estos casos particulares plantear la adopción de algunas medidas adicionales en el marco de lo dispuesto en el parágrafo 7 del artículo 3 del Decreto 749 de 2020”.

En Barranquilla, por ejemplo, se había dispuesto un monitoreo hasta el 7 de junio, pero las medidas se extendieron y su situación también será objeto de revisión hoy.

En los seis centro urbanos se intensificaron las acciones de vigilancia en salud pública en la central de abastos y plazas de mercado; establecimientos de comercio y áreas portuarias; la implementación de cercos epidemiológicos en los barrios críticos; el incremento de la oferta de pruebas diagnósticas; y otras medidas de mitigación con las provisiones de ayudas humanitarias para la población más vulnerable en confinamiento.

Se puso especial énfasis en la situación de la Corporación de Abastos de Bogotá S.A. (Corabastos) y del mercado de Bazurto, de Cartagena, donde también se le hizo seguimiento a los barrios El Pozón, Nelson Mandela, La Esperanza, y Olaya Herrera. En estos sitios de Bogotá (donde quedó involucrada toda la localidad de Kennedy) y Cartagena se dispusieron cercos epidemiológicos ampliados, incluyendo los establecimientos mayoristas y minoristas aledaños relacionados con la actividad económica. Allí, además, se incrementó la oferta de pruebas diagnósticas, se intensificó la vigilancia en salud pública y se adelantaron otras medidas de mitigación con las provisiones de ayudas humanitarias para la población más vulnerable en confinamiento.

En la capital de Bolívar se estableció el acompañamiento de las Entidades Administradoras de Planes de Beneficios (EAPB) a la Secretaria de Salud y el Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), con equipos de trabajo adicionales que apoyen el desarrollo de la estrategia distrital comunitaria y educacional, la vigilancia en salud y seguimiento de casos y contactos, así como, el fomento de comportamientos preventivos frente a la enfermedad.

Para hacer efectivas las medidas, en Cartagena se organizó el acompañamiento de la Fuerza Pública y de Policía en el cumplimiento de las medidas de cuarentena y de aislamiento preventivo obligatorio, con especial énfasis en los barrios mencionados.

Precisamente, la semana pasada, la ministra Arango lideró en la ‘ciudad heroica’ una reunión de puesto de mando unificado, con el gobernador Vicente Blel y el alcalde William Dau, entre otras autoridades.

La Alta funcionaria manifestó entonces su profunda preocupación por el empleo de los habitantes de Cartagena y por eso hizo un llamado a cumplir las medidas adoptadas para la atención de la pandemia, ya que en sí se cumplen y dan resultados, se podrá volver a la normalidad, recordando que, como lo ha dicho el presidente Iván Duque, “tenemos activación productiva, pero no una autorización para la actividad social”.

DISCIPLINA

También, el alcalde Pumarejo y la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, han estado advirtiendo sobre la urgencia de aplicar disciplina social para que el monitoreo de hoy sea positivo y permita empezar a reactivar la economía.

La semana pasada, en una alocución conjunta, Pumarejo y Noguera pidieron la colaboración de todos los ciudadanos.

“Vienen dos meses cruciales para superar esta pandemia”, sostuvo Pumarejo, mientras que Noguera señaló que “entendemos que la cuarentena obligatoria indefinida no es sostenible, pero la apertura del departamento debe ser gradual e inteligente”.

En Cali, la secretaria de Salud, Miyerlandi Torres, dio el jueves un parte de tranquilidad, explicando que “al inicio de la pandemia una persona contagiaba a más de tres, ahora contagia solo a una”.

Fuentes de la Secretaría señalaron que a nivel intersectorial, un trabajo en conjunto con las dependencias municipales de Seguridad y Justicia, Bienestar, Movilidad y otras, han permitido garantizar la ejecución de todas las estrategias lo que, con el proceso de reapertura económica, requerirá un esfuerzo adicional de la ciudadanía para mantener estos resultados.

También podría gustarte