´Padres no están obligados a enviar a sus hijos al colegio´

402

El ministerio de educación hizo claridad en que si no están las condiciones apropiadas, no se hará la modalidad de alternancia educativa porque lo primordial es la seguridad de los estudiantes.

 María Victoria Angulo, ministra de Educación, aclaró que el regreso a las aulas se analiza según la zona del país.

“El regreso a las aulas depende de las autoridades locales y departamentales que saben cómo está el comportamiento del virus, porque es diferente en cada zona del país”, afirmó.

Dijo que el regreso a los colegios será en agosto para empezar a aplicar esa alternancia, pero con las garantías de bioseguridad para los alumnos.

“Los lineamientos abordan todos los protocolos de bioseguridad, tapabocas, geles, tapetes desinfectantes, coordinación de grupos en los salones de clase, horarios”, indicó.

La ministra de Educación aseguró que el trabajo colectivo será clave en todo el proceso, pero que ni en colegios públicos ni privados hay obligación para regresar a las aulas.

“Los padres no están obligados a enviar a sus hijos a los colegios”, sostuvo Ministra. Reiteró que si no se pueden enviar a los alumnos a las aulas, se buscará solucionar los problemas de conectividad para que ellos puedan acceder a las clases.

Además, hizo claridad en que si no están las condiciones apropiadas, no se hará la modalidad de alternancia educativa porque lo primordial es la seguridad de los estudiantes.

LO QUE SE DECIDIÓ

Como se sabe el Ministerio de Educación expidió una directiva, a través de la cual le solicita a los colegios privados del país que inicien la preparación y acciones requeridas para un retorno gradual y progresivo a las aulas de clase a partir del primero de agosto.

Según la directiva, se deberá tener en cuenta un esquema de alternancia que combine el trabajo académico presencial y en casa, bajo diferentes opciones para desarrollar las interacciones entre docentes y estudiantes de las instituciones no oficiales.

La titular de la cartera, María Victoria Angulo, invitó a los diferentes actores para que se fortalezca el trabajo intersectorial con las respectivas autoridades y preparar las condiciones de retorno a las aulas, bajo condiciones de bienestar de la comunidad y acorde a las exigencias de la emergencia sanitaria.

La Directiva señala que para el regreso a las aulas se tendrá en cuenta la evolución epidemiológica de la pandemia y la disposiciones de las autoridades, por lo que hasta el próximo 31 de julio la población estudiantil de los niveles de educación inicial, preescoolar, básica y Media seguirán con trabajo en casa.

El documento explica que el modelo de alternancia, al que se ha venido refiriendo el Gobierno Nacional desde hace varias semanas, conlleva una combinación del trabajo en casa, complementando con encuentros periódicos presenciales e integración de diversos recursos pedagógicos.

También se debe tener en cuenta la asistencia al establecimiento educativo debidamente organizada, de acuerdo con el análisis particular de contexto de las instalaciones educativas y otras variantes que puedan surgir, observando las medidas de bioseguridad y distanciamiento social.

 “El análisis de las condiciones de cada establecimiento educativo con respecto al tipo de servicio que presta, a su capacidad instalada, al número y características de la población que atiende, al equipo docente, a la adecuación para responder a las medidas de bioseguridad, al comportamiento de la pandemia en su territorio, permitirá establecer el alcance del esquema de alternancia aplicable”.

El Ministerio de Educación entregará en los próximos días a las Secretarías de Educación, un lineamiento para la transición progresiva del servicio educativo en la modalidad presencial y la implementación de las prácticas de bioseguridad que reduzcan el riesgo de contagio del Covid-19.

LAS UNIVERSIDADES

Con respecto a las universidades, el mismo Ministerio de Educación expidió la directiva 13, la cual contempla una serie de recomendaciones para el desarrollo de las actividades académicas en laboratorios prácticos y de investigación en Instituciones de Educación Superior, así como para su regreso a la presencialidad, con alternancia, en agosto próximo.

La directiva establece recomendaciones para gobernadores, alcaldes y rectores de Instituciones de Educación Superior y de Educación para el Trabajo y Desarrollo Humano, en las cuales se entregan medidas de bioseguridad y de distanciamiento social establecidos por el Ministerio de Salud, en coordinación con las autoridades regionales.

Dentro del proceso para el regreso a clases de las instituciones de Educación Superior se contemplan dos fases: una primera, que estará en marcada en el regreso progresivo a los laboratorios prácticos y de investigación, que orienta sobre la movilización de los estudiantes, docentes y miembros de la comunidad educativa de los programas que requieran su uso inmediato.

La segunda fase tiene que ver con las recomendaciones para el retorno gradual y progresivo a las actividades académicas que exijan presencialidad desde agosto, a través de la modalidad de alternancia; donde las instituciones de educación superior tendrán en cuenta la capacidad instalada, el número y características de la población estudiantil, docente y personal administrativo que se movilizarían.

El Ministerio pidió tener en cuenta los protocolos de bioseguridad expedidos por el Ministerio de Salud, así como implementar medidas en coordinación con los gobiernos regionales y locales, con el fin de cumplir con las orientaciones con motivo del regreso de estudiantes, tanto a los laboratorios de prácticas y de investigación, como a la presencialidad.

Entre las medidas, las universidades tienen que identificar y caracterizar a la comunidad educativa, con el fin de desarrollar un sistema de vigilancia de salud pública para la prevención, detección, control y manejo por riesgo asociado al virus; así como establecer medidas específicas para el personal docente y administrativo mayor de 60 años y con cormobilidades.

En ese sentido, tendrá que recolectar información de las personas que ingresen a las instituciones, con el fin de facilitar la identificación de contagios y del cerco epidemiológico en caso de contagio de un estudiante, docente o miembro del personal administrativo o visitante, con detalle de la información de contacto.

También se debe controlar el número máximo de personas que puedan ingresar a las instituciones durante el retorno a los laboratorios, así como el retorno a la presencialidad con alternancia. La universidades tendrán protocolos de logística que permita en tiempo real hacer este seguimiento. También se debe tener en cuenta el ingreso de proveedores y visitantes.

Finalmente, se debe fomentar y difundir las medidas de cuidado y prevención del contagio al interior de las instituciones, establecer protocolos que permitan la identificación rápida y oportuna de los contagios, socializar y acoger los protocolos de uso del transporte público y privado, y acoger una cultura de corresponsabilidad y autocuidado en la comunidad educativa

También podría gustarte