Congreso sigue sin definir cadena perpetua para violadores de niños

18

Después de varias horas de sesión y cuando la plenaria del Senado de la República se prestaba para comenzar con el trámite de la reforma de prisión perpetua para violadores de niños, llegó un nuevo recurso con el cual se busca obligar a los congresistas a declararse impedidos para votar el proyecto.  

Se trata de una nueva recusación presentada este jueves contra todos los senadores, que fue considerada como una nueva “jugadita” para dar al traste con este acto legislativo al cual le resta tan solo un debate para convertirse en norma constitucional.

El senador Armando Benedetti apeló a la “audacia” de la mesa directiva para evitar que este proyecto se hunda por cuenta de maniobras dilatorias.

“El proyecto se puede hundir no por votos, no por explicación, no por falta de conocimiento, no porque no se haya hecho una audiencia pública, no porque no se sepa de qué estamos hablando, el proyecto se puede hundir si el reglamento es mal aplicado, si hay una mala interpretación o hay formas de dilatar”, sostuvo.

El senador Miguel Ángel Pinto, ponente de la reforma constitucional, advirtió que se trata de un acto de marrullería para evitar que se apruebe la cadena perpetua.

“Esto no son sino unas marrullas y unas argucias para dilatar este proyecto. Yo los invito a que lo debatamos con argumentos, si tiene los votos para hundirlo que lo hagan pero con argumentos serios, si el proyecto pasa pues que lo pasemos con argumentos porque la ciudadanía está esperando una decisión de fondo sobre este tema y no dar este espectáculo”, insistió.

El senador Santiago Valencia, quien como presidente de la Comisión Primera tuvo que enfrentar esta misma situación, rechazó vehemente la recusación y tildo de saboteador al autor de la misma.

 “Deberíamos mirar si incluso a esta persona le cabe una denuncia penal por sabotear un poder público, porque está saboteando un poder público, está impidiendo que el Congreso de la República con sus mayorías tomar decisiones y si este antecedente se aprueba, que sería gravísimo, nada impide que de aquí en adelante, cualquier ciudadano abusando de su derecho recuse a cualquier congresista para acabar con cualquier proyecto de ley o de acto legislativo, anulando la capacidad el Congreso”, dijo.

El secretario general del Senado, Gregorio Eljach, aclaró que no es la Secretaría ni la mesa directiva la que tramitan las recusaciones, y advirtió que este tipo de recursos deben ser enviados a la Comisión de Ética para que esa corporación se pronuncie sobre el tema.

Fuente: Sistema Integrado de Información

También podría gustarte