Elección del Procurador General, en dos partes

95

Como de costumbre, la elección del procurador general de la nación, para reemplazar a Fernando Carrillo a partir de enero de 2021, será un proceso político que despertará mucho interés en lo que queda de este año.

Esta es una elección que tiene muchas particularidades, la más importante es que su proceso se surte en diferentes etapas y por parte de diferentes instituciones, pero será su etapa final la fundamental porque es en donde el Senado de la República deberá definir.

El procurador es quien orienta uno de los principales órganos de control de la administración, el Ministerio Público, por lo que ha sido tradición que al gobierno nacional le interese que el mismo no sea una voz demasiado contraria al presidente, o como comúnmente se dice, una rueda suelta.

A este momento, mitad de junio, hay más de un centenar de nombres que suenan para reemplazar a Fernando Carrillo, pero serán sólo tres los que se irán a disputar la elección en octubre próximo ante los 108 senadores de la República.

La primera parte del proceso ya arrancó. El procurador se escoge de una terna que llega al Senado integrada por el Consejo de Estado, la Corte Suprema de Justicia y el presidente de la República. En el caso de las dos cortes esa selección se da por un proceso de selección, mientras que el presidente Iván Duque deberá escoger a un candidato, que como es costumbre, es muy probable que sea cercano al gobierno nacional.

La Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado ya decidieron que el primero de julio próximo publicarán el listado de los candidatos inscritos, mientras que el estudio de las hojas de vida se realizará el 27 del mismo mes a través de la Sala de Gobierno. El Consejo de Estado en Sala Plena, el 4 de agosto, tendrá la presentación de los aspirantes, mientras que la Corte Suprema de Justicia lo hará el 6 del mismo mes.

El alto tribunal de lo contencioso de lo administrativo tendría decisión sobre su candidato final el 11 de agosto, mientras que en el máximo tribunal en lo penal lo hará el 13 del mismo mes. Se espera entonces que entre el 14 y 18, los dos tribunales entreguen a sus candidatos para completar la terna, de la cual el presidente de la República pone su cuota.

Por el momento sólo es rumorología de quiénes estarían como candidatos, pero se mencionan nombres desde connotados juristas, como también a otros que son juristas pero que han estado más cercanos a la política o en el gobierno como algunos exminitros.

En la Corte Suprema de Justicia suena el exministro de Justicia, Enrique Gil Botero y el exmagistrado Alberto Yepes, mientras que por parte del Consejo de Estado es posible que estén el actual viceprocurador Juan Carlos Cortés, el secretario del Senado Gregorio Eljach y el exministro Luis Felipe Henao, éstos últimos con especial incidencia política. Un nombre más que se ja empezado a escuchar es el Aurelio Iragorri, el exministro del Interior y actual presidente del Partido de la U.

Por el lado del presidente Duque, quien será el último enviar el nombre de su candidato al Senado, sería a finales de agosto, se dice que postularía a uno de sus ministros. Por un lado está el nombre de Ernesto Lucena Becerra, el ministro del Deporte, quien es muy cercano a Duque, pero que en declaraciones a una emisora aseguró que no está interesado en la nominación. La otra opción que se rumora está pensando el mandatario es la ministra de Justicia, Margarita Cabello, de quien se asegura que es más cercana al expresidente Alvaro Uribe.

Para el analista John Mario González, al momento de la elección, que es la segunda etapa, el candidato del gobierno literalmente arranca con una cuota inicial de ventaja, es decir que ese aspirante si se consolida tendría al menos los 19 votos del Centro Democrático.

“Hay mucho candidato y cualquier aspirante tiene que armar consensos en el Congreso, debe ser una persona que sepa hacer política, no se puede olvidar que la Procuraduría es un fortín burocrático muy fuerte”, sostiene González.

Ese fortaleza burocrática de la que habla el analista es que la Procuraduría tiene en toda su estructura a más de cinco mil cargos, los cuales claramente pueden ayurdarla a los tres candidatos finales que busquen unos apoyos fuertes.

Hace cuatro años precisamente eso fue lo que pasó. María Mercedes López, quien era la candidata del presidente Juan Manuel Santos, arrancó muy fuerte, pero a menos de una semana fue perdiendo el apoyo político, incluso el de sus mismo partido el Conservador.

El analista Andrés Fandiño, así lo recuerda, en ese momento él estuvo cerca del proceso electoral. “El tema del procurador siempre se define casi siempre a tres días para la elección”. Dice que Carrillo logró ir creciendo la coalición que arrancó con los liberales, pasó luego a Cambio Radical, la U y terminó con el apoyo cerrado del Centro Democrático, de ahí que él terminara sacando 92 votos, entre ellos algunos del Polo Democrático.

Los analistas consultados sostienen que de quedar el exministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, su nombre llevaría fácilmente a consolidar una gran coalición para apoyarla, similar a la Carrillo, aunque no se puede desconocer que con el uribismo ha tenido algunos distanciamientos.

De quedar postulada la ministra Margarita Cabello, por ser costeña, su nombre podría llevar a que se arme un gran bloque senadores de la costa para apoyarla. Ella además es bien vista en partidos como el Liberal, que es una bancada también definitiva para una elección.

“El procurador que llegue debe hacer una gran coalición y unificar muchas bancadas. El procurador siempre debe tener un peso político, debe tener unos padrinos políticos y tener el apoyo del gobierno”, dice Fandiño.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte