Policía acabó con corraleja artesanal

234

El alcalde de El Retén Jorge Serrano  junto a las autoridades se encargaron de desmantelar la corraleja artesanal.

El alcalde de El Retén, Jorge Serrano junto con las autoridades policiales derribó corraleja construida artesanalmente por jóvenes de su municipio que no respetan las medidas de distanciamiento social.

Tumbando maderos y zafando baras de caña brava amarradas con alambre y pita, llegó la fuerza pública a la gran “corrida humana”, organizada en esta polvorienta tierra de gente trabajadora y fiestera, que no respetó pinta para hacerle ‘mamola’ una vez más, a las medidas restrictivas que con gran esfuerzo y planificación vienen realizando las autoridades y, a la amenaza que genera el contagio de Covid-19.

Como si se tratara de un cuento macondiano más, de esos de los que nos tenía acostumbrado el nobel de la literatura Gabriel García Márquez, en sus escritos, cuando narraba las vivencias de su entorno bananero, en el que de manera casi real o inverosímil, solía describir eventos y hechos anecdóticos que se convirtieron en las historias más laureadas en las que el ‘Realismo Mágico’ dejó una singular huella, que caracteriza cada uno de los pueblos de la Zona Bananera, del que también El Retén hace parte.

La idea de unos cuantos, terminó siendo el querer de muchos adolescentes y jóvenes, que aún sabiendo que no debían hacerlo, terminaron por construir lo que sería una modesta corraleja, que logró alterar la tranquilidad que debía predominar en el Retén en esta temporada de cuarentena, aún; cuando ya la alcaldía había pospuesto la realización de las festividades de San Juan Bautista, patrono del pueblo, para salvaguardar como primera medida la vida de los habitantes de esta pujante tierra, en estos tiempos de emergencia en el que un letal virus está acabando con la respiración y vida de la gente.

“Oléee! olé! oléeel torito olé”… eran las voces y cánticos de niños, jóvenes y adolescentes, que se escucharon con gran algarabía, en uno de los barrios más populares de este poblado, en una tarde que no fue de toros, sino de “cachos” y desordenes, porque no había un semental en la arena; sino un joven con cuernos de toro en la mano, que hacía las veces del feroz animal, para corretear a los más de 40 chicos y adolescentes, que se metieron a la corraleja para disfrutar de unos cuantos mantazos, realizados a uno de sus vecinos, que esta vez se convirtió en el cachón, más cachón del barrio San Miguel, para distraer con sus ataques burlescos a sus amigos de cuadra, sin tener en cuenta que este ‘juego’ le podía salir caro al recibir la cornada del Coronavirus, que silenciosamente y sin dejarse ver, viene atacando sin medida ni contemplaciones a todo aquél que no se cuida, que anda en la calle y, que aún viendo todo lo que está pasando creen que el covid no existe.

“Desde el día domingo ya veníamos esperando el momento  de la puesta en marcha de la dichosa corraleja improvisada que venían construyendo con  jóvenes y adolescentes, en la que los adultos moradores del barrio,  fueron los espectadores que apoyan estos actos de indisciplina y, de insensatez; de todas estas personas, que echan al piso todos los esfuerzos que hemos venido realizando como administración municipal, para cuidarlos y para prevenir que el virus del Covid -19 se propague en nuestra tierra. Ya se los dije: no voy a descansar, vamos a seguir trabajando incansablemente y con las normas en mano vamos a aplicar todas las medidas necesarias para ejercer la autoridad y control en el municipio”, manifestó el alcalde municipal Jorge Serrano.

También podría gustarte