Moderado impacto económico por no arribo de cruceros a Santa Marta

60

En ciudades como Santa Marta, el impacto económico por la no llegada de cruceros ha sido moderado, dijo Rafael Díaz Balart, coordinador para América Latina de la Asociación Americana de Autoridades Portuarias, AAPA.

Algunas ciudades esperan con ansias el día en que los cruceros vuelvan a encender sus motores y atraviesen los mares del mundo. Hasta ahora, no hay una fecha exacta para que eso ocurra; lo que se prevé es que esos viajes serán muy diferentes a los realizados hasta marzo. Si hay algo de lo que se tiene certeza, es que el coronavirus cambió las reglas de esta industria… tal vez para siempre.

En un principio se pensaba que los cruceros estarían paralizados uno o dos meses, pero ahora las grandes compañías han puesto a agosto como el mes del posible reinicio de las operaciones, aunque la palabra final la tienen los gobiernos de cada país.

En el caso de Colombia, por ejemplo, la Presidencia de la República suspendió el tránsito y desembarco de cruceros desde el pasado 12 marzo debido a la presencia del coronavirus, una medida que ha sido plenamente acatada por lo puertos del país, entre ellos el de Santa Marta.

Para Rafael Díaz Balart, la paralización de la industria de cruceros ha tenido “un impacto completamente diferente” en las distintas ciudades-puerto.

Mientras en ciudades como Santa Marta el impacto ha sido moderado, puertos como el de Quintana Roo, en México, se encuentran “totalmente quebrados” debido a la ausencia de cruceristas.

De acuerdo con estimaciones de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés), la suspensión de las operaciones de cruceros ha tenido un pronunciado efecto perjudicial en la economía global.

Según datos de la CLIA, la industria de cruceros genera más de 150 mil millones de dólares anuales en actividad económica mundial y respalda más de 1.17 millones de empleos en todo el mundo.

También podría gustarte