HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Sobrepeso, desnutrición y sedentarismo, en la mira de las autoridades de salud

Un panorama nada alentador es el que muestran los resultados de la tercera ‘Encuesta Nacional de Situación Nutricional de Colombia (Ensin) 2015’ revelada por el Ministerio de Salud y en el cual se destacan cuatro temas preocupantes: desnutrición, sobrepeso, inseguridad alimentaria y actividad física en distintos grupos de edad.

La Ensin forma parte del Sistema Nacional de Estudios y Encuestas Poblacionales para la Salud que estableció el Gobierno Nacional desde 2013 para dirigir todos los estudios públicos sobre el tema y definir las políticas públicas en materia de salud nutricional de los colombianos.

De acuerdo con el ministro de Salud y Protección Social, Alejandro Gaviria Uribe, esta medición, a diferencia de las anteriores, recoge otros aspectos no tenidos en cuenta como el juego activo en prescolares, el tiempo excesivo de escolares y adolescentes frente a las pantallas y aparatos digitales, verifica el cumplimiento de las recomendaciones de actividad física en adultos, recolecta información sobre ingesta diaria de alimentos en todos los grupos poblacionales, mide la vitamina D y el yodo en la orina y contiene además un componente cualitativo.

El primer resultado del estudio muestra un aumento preocupante en el tema de la obesidad y el sobrepeso, en niños en edad escolar pero especialmente entre la población adulta que pasó de 51,2% en 2010 a 56,4% en 2015. En ese aspecto el ministro de Salud explicó que “aunque todavía los niveles observados están lejos de los prevalecientes en México (64,4%) y Estados Unidos (67,3%), la tendencia es preocupante”.

En cuanto a desnutrición crónica, si bien el análisis mostró una disminución sustancial, pues pasó de un retraso de 26% en los 90’s, a un 10% en esta medición (crecimiento de los niños en edades escolares), el ministro Gaviria Uribe reconoció no estar satisfecho con estos resultados. “Aún estamos lejos de alcanzar los ‘Objetivos del Milenio’ en este aspecto, a pesar de que los indicadores están mejorando”.

El estudio muestra un avance significativo en cuanto a la desnutrición crónica que se refleja en la disminución de la baja talla en menores de 5 años: este indicador pasó de 13,2% en 2010 a 10,8% en 2015.

Otro aspecto a destacar del estudio es la disminución del tiempo que dedican adultos y menores en edad escolar para la actividad física, a cambio del uso de la tableta y otros dispositivos digitales. Según se refiere en promedio las personas permanecen conectados 2,4 horas diarias. “Esta es una de las explicaciones del aumento del sobrepeso y la obesidad”, señaló el Ministro.

También se destaca de la Ensin un aumento en el inicio temprano de la lactancia materna y una disminución en el tiempo la lactancia exclusiva (pasó de 47% en 2005 a 36% en 2015), y la mejoría sistemática de la mayoría de los indicadores de salud en el país: la mortalidad infantil, la mortalidad materna, el embarazo adolescente y ahora la desnutrición.

 

LOS RESULTADOS PRIMERA INFANCIA: 0 – 4 años

La situación nutricional de un niño o niña y su sobrevivencia hasta los 5 años dependen directamente de sus prácticas de alimentación.

– La desnutrición crónica que mide el retraso en la talla para la edad, disminuyó de 13,2% en 2010 a 10,8% en 2015. En 1990, uno de cada cuatro niños tenía desnutrición crónica, mientras que hoy solo es uno de cada diez.

– Colombia continúa dentro de la meta de 5% establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre desnutrición aguda o indicador de peso para la talla. En 2015 alcanzó 2,3%, superior al 0,9% presentado en 2010.

– La desnutrición global, que marca el peso para la edad, afecta a 3,7% de los menores del país, menos de la mitad del registro de 1990, cuando impactaba a 8,6% de los menores de 5 años.

– Similar a la tendencia mundial el exceso de peso –que incluye tanto sobrepeso como obesidad– subió de 4,9% en 2010 a 6,3% en 2015; sin embargo, en el país es más baja la situación con respecto a Centroamérica (7,4%) y a Suramérica (7,0%).

– El 72 por ciento de los menores de 2 años de edad recibió lactancia materna en su primera hora de vida, con lo que Colombia superó la meta establecida por la OMS y el UNICEF de mejorar el inicio temprano de la lactancia materna en, al menos, 70 por ciento.

– En cuanto a la lactancia materna exclusiva se observó que aproximadamente 1 de cada 3 niños menores de 6 meses (36,1%) fue alimentado solo con leche materna, por lo cual se requiere reforzar esta práctica para llegar a la meta internacional del 50% fijada por la OMS.

– El 41% de niños de seis a 23 meses de edad amamantados y no amamantados tienen una dieta mínima aceptable, que contempla frecuencia y variedad de alimentos mínimos.

– Tres de cada diez niños y dos de cada diez niñas de tres a cinco años de edad practican actividades de juego que generan sudoración y aumento de la respiración (juego activo).

 

MENORES EN EDAD ESCOLAR: 5 – 12 años

La edad escolar es una fase crucial durante la cual los menores experimentan un crecimiento continuo, consolidan sus gustos y hábitos alimenticios y se empiezan a adaptar a la alimentación de adulto.

– Siete de cada 100 menores en edad escolar presentan desnutrición crónica. En los indígenas, 30 de cada 100 menores presentan este problema, mientras que esta situación se extiende a 11 de cada 100 niños de los hogares más pobres del país.

– El exceso de peso en los menores en edad escolar se incrementó de 18,8% en 2010 a 24,4% en 2015.

– El tiempo excesivo frente a pantallas, aquel dedicado a actividades sedentarias como ver TV o jugar con videojuegos, afecta a siete de cada diez escolares de áreas urbanas, frente a cinco de cada diez de zonas rurales. El problema es más marcado entre la población de mayores ingresos, afectando a ocho de cada diez menores.

 

ADOLESCENTES: 13 – 17 años

La adolescencia demanda mayor consumo de alimentos ricos en energía, proteínas y micronutrientes.

– La desnutrición crónica afecta a uno de cada diez de los adolescentes del país, concentrándose en indígenas (36,5%), los más pobres de la población (14,9%) y aquellos que viven en zonas rurales (15,7%).

– Uno de cada cinco adolescentes (17,9%) presenta exceso de peso.

– Ocho de cada diez adolescentes permanecen más de dos horas frente a una pantalla, en especial entre quienes viven en áreas urbanas y aquellos con ingresos medios y altos.  

 

JÓVENES Y ADULTOS: 18 – 64 años

Las responsabilidades de la adultez afectan en muchos casos la alimentación, dedicándole poco tiempo, consumiendo más alimentos procesados y menos comidas preparadas en casa. La oferta de alimentos procesados, frituras y dulces, así como una vida sedentaria, propician el desarrollo de obesidad muchas veces asociada a deficiencias nutricionales.

– Uno de cada tres jóvenes y adultos tiene sobrepeso (37,7%), mientras que uno de cada cinco es obeso (18,7%). En este sentido, el 56,4% de la población presenta exceso de peso, lo que significa un incremento de 5,2 puntos porcentuales con respecto al 2010.

– La obesidad es más frecuente en las mujeres (22,4%) que en los hombres (14,4%).

– Aproximadamente la mitad de los adultos colombianos realiza 150 minutos semanales de actividad física moderada o 75 minutos semanales de actividad vigorosa o fuerte, como lo recomienda la OMS. Cuatro de cada diez mujeres y seis de cada diez hombres atienden esta medida de prevención.

 

INSEGURIDAD ALIMENTARIA EN EL HOGAR

La seguridad alimentaria es entendida como el acceso seguro y permanente de los hogares a alimentos suficientes en cantidad y calidad, para una vida sana y activa.

– La inseguridad alimentaria redujo a 54,2% de los hogares con respecto a 2010, cuando se situó en 57,7%. No obstante, más de la mitad de los hogares colombianos continúa con dificultades para conseguir alimentos.

– Ocho de cada diez hogares liderados por indígenas y cinco de cada diez cuyo jefe no tiene pertenencia étnica se encuentran en inseguridad alimentaria.

– Entre tanto, seis de cada diez hogares liderados por mujeres y cuatro de cada diez liderados por hombres tienen este mismo problema.

 

REVISAR POLÍTICAS PÚBLICAS

De acuerdo con el Ministro de Salud, los resultados del Ensin 2015 “llaman la atención sobre la necesidad de reforzar las políticas públicas para combatir la obesidad y el sobrepeso: crear nuevos impuestos, reglamentar el etiquetado de alimentos procesados, promocionar nuevas normas sociales, impulsar ciudades saludables, etc. El debate no da espera”, concluyó Alejandro Gaviria.

En la Encuesta de 2015 participaron el Ministerio de Salud y Protección Social, el Instituto Nacional de Salud, el Departamento Administrativo de Prosperidad Social, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y la Universidad Nacional de Colombia. También contó con el apoyo de entidades como el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, la Organización Panamericana de la Salud y la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia.

El trabajo de campo se realizó entre noviembre de 2015 y diciembre de 2016 y se entrevistaron 151.343 personas de 44.202 hogares en 295 municipios del país. Bogotá Colprensa.

 

También podría gustarte