Espectacular desfile de Victoria’s Secret 2017

316

Lais Ribeiro lució el sujetador más caro de la marca, el Champaigne Nights Fantasy Bra.

 

Un espectáculo cuyo costo se calcula en unos 12 millones de dólares, que ven anualmente por televisión cerca de 800 millones de personas en 190 países.

 

Después de varios meses de preparativos complicados, de problemas burocráticos y de ‘encontronazos’ con la estricta censura china y su política de visados, el desfile anual de lencería de Victoria’s Secret pisó por primera vez las pasarelas asiáticas, en Shanghái, la capital económica china.

Y lo ha hecho a lo grande: 55 modelos -cuatro más que en París, la cita del año anterior- con 88 looks distintos. El desfile se emitirá el día 28 de noviembre en la cadena estadounidense CBS.

Karlie Kloss recibió muchos elogios por su porte y elegancia.

 

La marca, que este año abrió dos grandes tiendas en Shanghái y Chengdu, y quiere expandirse por todo el país, está dispuesta a hacer todos los guiños posibles: en esta edición ha incluido más modelos chinas que nunca, siete: desde las veteranas Ming Xin, He Sui, Ju Xiaowen y Liu Wen -la modelo mejor pagada del país-, hasta las debutantes Xie Xin, Pei Shu y Estelle Chen, esta última nacida en París.

El ángel Candice Swanepoel, con un conjunto en rojo y negro, en cuadros escoceses y alas a juego, abrió el desfile que se ha convertido en el mayor espectáculo global del mundo de la moda.

Taylor Hill con tocado en oro y sus alas en forma de capa de gasa.

 

Un espectáculo cuyo costo se calcula en unos 12 millones de dólares, que ven anualmente por televisión cerca de 800 millones de personas en 190 países y que este año se ha diseñado especialmente para encandilar al pujante mercado chino.

Harry Styles puso las primeras notas del entretenimiento, con canciones como Kiwi y Only Angel, esta última al paso de Bella Hadid. Le siguieron la estrella local Jane Zhang y el californiano de origen mexicano Miguel para poner música a un show dividido en seis segmentos: Nomadic Adventure (Aventura Nómada), Porcelain Angels (Ángeles de Porcelana), Goddesses (Diosas), A Winter´s Tale  (Un cuento de Invierno), MIllenial Nation (Nación Millenial), y Punk Angels (Ángeles Punk).

Candice Swanepoel, abrió este llamativo desfile.

 

El Mercedes Benz Arena, a orillas del río Pudong, se había teñido de luz púrpura, el color de la marca, para dar la bienvenida a los invitados exclusivos que pudieron ver en persona a las modelos más cotizadas del mundo: Bella Hadid, Adriana Lima, Adriana Ribeiro, Alessandra Ambrosio, Romee Strijd, Karlie Kloss, Sara Sampaio y la española Blanca Padilla.

Uno de los momentos estelares de la noche en China llegó cuando la brasileña Lais Ribeiro lució el sujetador más caro de la marca, el Champaigne Nights Fantasy Bra: una pieza valorada en dos millones de dólares y que ha llevado más de 350 horas confeccionar.

Para Alessandra Ambrosio esta fue su última pasarela.

 

Adornado con 6.000 piedras preciosas, entre ellas diamantes, zafiros amarillos y topacios, está engarzado en oro de 18 quilates.

No obstante, la celebración del desfile en Shanghái había llegado rodeada de la polémica después de que ni la superestrella Gigi Hadid ni otras cuatro modelos, las rusas Julia Belyakova, Kate Grigorieva e Irina Sharipova, y la ucraniana Dasha Khlystun, obtuvieran visados.

Aunque no se ha llegado a esclarecer oficialmente el motivo, en el caso de Hadid algunos medios lo han atribuido a un vídeo en el que imitaba los ojos rasgados asiáticos.

Adriana Lima, entre las modelos más aclamadas.

 

Tampoco pudo acudir la cantante Katy Perry, que había incurrido en la ira de las autoridades chinas -de memoria lenta en olvidar- hace dos años, cuando se envolvió en una bandera taiwanesa durante un concierto en Taipéi. Perry escribió una carta en la que se comprometía a no hacer nada que pudiera ofender al Gobierno en Pekín.

 

También podría gustarte