Proyecto de POT busca organizar la ciudad y hacerla más competitiva

844

Mediante el nuevo POT se establece la organización político administrativa en el territorio, para facilitar el desarrollo económicamente competitivo, socialmente justo, ambientalmente y fiscalmente sostenible, regionalmente armónico, culturalmente pertinente, atendiendo a la diversidad cultural y físico-geográfica de la ciudad.

POR
KATIA VÁSQUEZ

La organización de un territorio es fundamental para garantizar su adecuado crecimiento y bienestar de la comunidad, en la actualidad Santa Marta cuenta con un Plan de Ordenamiento Territorial, POT, alejado de la realidad y de las innumerables necesidades de los samarios.

Dichas necesidades requieren ser atendidas para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía, los aspectos más importantes para lograr ello se centran en el POT, destacando que, este documento es la base para que los gobiernos ejerzan control sobre el crecimiento del territorio y los riesgos que se puedan generar en la población.

Raúl José Pacheco Granados, Secretario de Planeación Distrital, explica, que el Plan de Ordenamiento Territorial “es un instrumento de planificación de la ciudad, donde se organizan físicamente las diferentes actividades que se desarrollan en el marco del Distrito”.

Es por ello, que el ordenamiento territorial es una estrategia de planificación que sirve para ordenar mediante decisiones, consensos y negociaciones, desde la sociedad civil y desde la política, lo que el hombre ha desordenado, poniendo en riesgo el desarrollo sostenible, la calidad de vida, y la vida misma.

Cabe destacar que Santa Marta se encuentra entre los asentamientos europeos más antiguos de Sudamérica y entre los puertos más importantes de la Tierra Firme desde la época colonial. Además, posee una estructura colonial que la hace encantadora para los visitantes, sin embargo, desde hace varios años tiene el POT desactualizado.

Por consiguiente, el tema del POT, es quizás uno de los temas distritales al que se le debe prestar más atención, sobre todo, cuando en la capital del Magdalena, las construcciones marchan a pasos descomunales; algunas, cerca de zonas ambientales que deben estar protegidas.

“Santa Marta es un Distrito que mayoritariamente el territorio es rural, es decir, el 96% es rural, el 3% urbano y el 1% de suelo expansión, entonces un POT que tiene una vigencia de tres períodos constitucionales, debe ser concretado en programas y proyectos que materializan el modelo y que son la hoja de ruta de las administraciones para mejorar las condiciones físico-espaciales del territorio, de los ecosistemas, las condiciones de habitabilidad y productividad”, manifestó el Secretario de Planeación.

¿PARA QUÉ SIRVE?

De este modo, un POT se define como el conjunto de objetivos, directrices, políticas, estrategias, metas, programas, actuaciones y normas adoptadas para orientar y administrar el desarrollo físico del territorio y la utilización del suelo. Señala pues los derroteros de las diferentes acciones urbanísticas posibles que pueden emprenderse.

Las ciudades deben crecer ordenadamente, de manera tal que los recursos con que se cuentan para el desarrollo de la comunidad, se empleen eficientemente y de manera sostenible en el tiempo. El POT, pone de presente que no todo está permitido y que lo que sí lo está, debe ser en función de la obtención del desarrollo más equitativo posible.

¿CÓMO SE COMPONE EL POT?

Este plan, llamado POT 500 años, viene a reemplazar o hace parte de la revisión del Plan de Ordenamiento Territorial que está vigente a través del Acuerdo 005 del año 2000, conocido como POT “Jate Matuna”.

Según lo informado por Raúl Pacheco Granados, “este es un POT que parte de reconocer las riquezas del territorio”, en efecto, esos patrimonios están principalmente identificados en áreas de reserva y medidas para protección del medio ambiente, en la biodiversidad que tiene el territorio.

El Secretario de Planeación, enfatizó que “partimos de un ordenamiento, en primer lugar, de toda la dimensión ambiental, iniciando por el Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Colombia, SINAP, con referencia a los dos Parques Naturales que tiene el Distrito, así como las reservas forestales, las reservas de la sociedad civil,  después de eso organizamos el Sistema Ambiental Distrital, como otra determinante dentro del plan, allí tenemos una serie de ecosistemas estratégicos para las diferentes actividades que buscan proteger, conservar, recuperar y ponerlas en valor”.

Seguidamente, el funcionario explicó que también dentro de los componentes de este POT existen, “los ecosistemas estratégicos marino costeros, los ecosistemas estratégicos para la biodiversidad y los ecosistemas estratégicos para la regulación y el abastecimiento del agua, así como los ecosistemas estratégicos para la seguridad alimentaria”, indicando que fueron muy bien definidos, en las que se establecen dónde y qué actividades se pueden hacer.

Por otro lado, se topa el Sistema Cultural Ancestral, el cual dentro del POT está marcado por los resguardos indígenas en primera instancia, pero, también por cada uno de los puntos sagrados de la Línea Negra, definida por las comunidades nativas como una especie de tejido físico y espiritual por medio del cual logran establecer su conexión con la naturaleza, es decir, con la que se busca proteger 348 sitios sagrados de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada. Asimismo, se establecen las zonas del sistema de gestión del riesgo, dónde están marcadas las zonas de riesgo y las zonas de amenaza.

Mediante el POT 500 años,  también se halla la Dimensión Social, que está compuesta por el sistema de movilidad, por el sistema de espacio público, Pacheco, afirma que “en este plan hacemos una gran apuesta por el transporte no motorizado, Santa Marta en 12 años deberá ser una ciudad donde se privilegie el transporte no motorizado y el transporte colectivo, ya y para eso incorporamos Sistema Estratégico de Transporte, planteamos una red de ciclovías, la posibilidad de articular el tren ligero dentro de la ciudad, utilizando la red férrea existente”.

Igualmente, el secretario, resaltó que también se incluyeron la posibilidad de tener amplias Alameda acondicionadas a las particularidades nuestras,  con sombras, con posibilidades para que las personas puedan caminar, y, “eso nos marca la forma en que nos vamos a organizarnos, también se marca dónde podemos construir en altura, tratar de frenar el crecimiento desbordado y dar altura en algunas partes donde podamos tener mayor concentración de personas frente a un lugar, pero a esos lugares donde damos altura también damos posibilidades para espacio público, para permitir el encuentro ciudadano, cuando las condiciones de la pandemia finalice”.

Por último, el POT también organiza una Dimensión Productiva, allí, se planteó por crear aglomeraciones de actividades productivas en un gran corredor que sería este corredor de la Vía Alterna, “planteamos se vayan trasladando paulatinamente algunas industrias que quedan acá dentro del distrito de Santa Marta y ese corredor para nosotros ofrece unas ventajas inigualables, porque, primero, hace parte de terreno de expansión de la ciudad, es decir, de un terreno que está por desarrollar; segundo, tenemos el acceso de la vía, el acceso vehicular; tercero, tiene conexión férrea y cuarto, está próximo al puerto de la ciudad y también al aeropuerto”, dijo Raúl Pacheco.

Lo que deja claro que, al ser Santa Marta, una ciudad rica en cultura, naturaleza, con una vocación de turismo, evidencia la importancia de por fin después de tantos años, haya llegado Concejo Distrital de Santa Marta, los libros que contienen todo el trabajo elaborado para dar a luz el Plan de Desarrollo Territorial, POT, del Distrito Turístico, Cultural e Histórico de Santa Marta.

¿QUIENES TIENEN A DERECHO A PARTICIPAR EN LA FORMULACIÓN DE UN POT?

La misma ley señala sobre la participación democrática  que  debe promoverse por parte de la autoridad distrital  en todos los estamentos ciudadanos con el fin de fomentar la concertación entre los intereses sociales, económicos y urbanísticos, de manera que ello permita “ asegurar la eficacia de las políticas públicas respecto de las necesidades y aspiraciones de los diversos sectores de la vida económica y social relacionados con el ordenamiento del territorio municipal” teniendo en cuenta los principios señalados en el artículo 2 , que son, la función social y ecológica de la propiedad; la prevalencia del interés general sobre el particular y la distribución equitativa de las cargas y los beneficios.

En la formulación del POT interviene la alcaldesa a través de las Secretaria de Planeación que lo formula el POT y lo somete al Concejo.

VIGENCIA DEL POT 

Los POT, tienen tres componentes: estructural y contenidos urbanos, es decir, una vigencia de tres periodos constitucionales de alcaldes, ellos traen proyectos de corto plazo para cumplir en los primeros cuatro años, de mediano plazo, que se deben cumplir en ocho años y largo plazo, los cuales son los más ambiciosos y de deben cumplir en 12 años.

Ante esto, la Secretaría de Planeación, liderada por Raúl Pacheco, anuncia que este es “un POT moderno, un POT que ha recibido muchos elogios de la comunidad científica nacional, especialmente, frente al tema ambiental por el esfuerzo que hace por reconocer, por conservar, por recuperar, por poner en valor los diferentes ecosistemas, la riqueza y la biodiversidad con que cuenta el distrito de Santa Marta”.

Por lo tanto, es un factible considerar que será uno de los POT más modernos Colombia, por la naturaleza de las medidas que están allí y por esa apuesta en las tres dimensiones del desarrollo, la dimensión ambiental, la dimensión social y la dimensión productiva.

CONTRUCCIÓN POT  500 AÑOS

Desde hace 20 años no se ha estudiado un documento de este tipo y valor y le corresponde al actual Concejo explorar con inteligencia, dedicación, profesionalismo y entereza los libros entregados.

Este documento se comenzó a construir en el gobierno del entonces alcalde y hoy gobernador, Carlos Caicedo (2012 – 2015), el cual trazó en el ‘Plan Santa Marta 500 Años’ una hoja de ruta con proyectos de ciudad a largo plazo, para ser gestionado de cara al quinto centenario de la fundación de la ciudad, que se convirtieron en la génesis de gran parte de los proyectos estratégicos contenidos en el proyecto de acuerdo. En esa misma administración se gestionaron los recursos para iniciar los estudios de diagnóstico y formulación para la revisión del POT, así como la modelación del escenario de crecimiento y la socialización con gremios de la ciudad. El documento fue radicado en su momento ante Corpamag para la concertación ambiental y es la base de los documentos subsiguientes.

De igual manera, durante el gobierno de Rafael Martínez (2016 – 2019) se dio continuidad al proceso de construcción del POT. Fruto de su gestión se priorizó a Santa Marta dentro de los municipios beneficiados del programa ‘POT Modernos del Departamento Nacional de 0Planeación’ – DNP, iniciativa que brindó acompañamiento a la ciudad en el proceso de formulación. En este periodo se incorporaron una serie de estudios al documento que enriquecieron técnicamente la formulación del POT. El instrumento fue sometido a consideración de Corpamag, proceso que tomó un año hasta octubre de 2019, cuando fue suscrita el acta de concertación con esa corporación.

Posteriormente fue concertado con el Consejo Territorial de Planeación – CTP – a finales del año anterior, cumpliendo todos los requisitos que la ley exige para presentarlo ante el Concejo Distrital.

También podría gustarte