Crisis del covid-19 ha agravado el riesgo de tortura y malos tratos

21

En el pronunciamiento, en el marco del Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de la Tortura, la ONU manifestó que la población privada de la libertad, que se encuentra expuesta al riesgo de sufrir tratos crueles, inhumanos y degradantes, había contabilizado 78.000 contagios con el virus.

Los mecanismos de las Naciones Unidas contra la tortura advirtieron que la pandemia de Covid-19 está conduciendo a un aumento de casos y malos tratos en todo el mundo, especialmente en personas privadas de la libertad, que están viviendo ahora una nueva amenaza.

En el pronunciamiento, en el marco del Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de la Tortura, la ONU manifestó que la población privada de la libertad, que se encuentra expuesta al riesgo de sufrir tratos crueles, inhumanos y degradantes, había contabilizado 78.000 contagios con el virus.

Expertos de las Naciones Unidas contra la tortura alertaron sobre las condiciones médicas desfavorables preexistentes de personas detenidas, lo que ha contribuido a una rápida propagación del Covid-19, con consecuencias potencialmente mortales.

“Los gobiernos tienen hoy más que nunca el deber de garantizar la seguridad de todas las personas privadas de libertad. Dichas personas deben disfrutar de los mismos estándares de atención médica disponible en la comunidad, incluyendo el acceso a pruebas para la detección del virus y tratamiento”.

Así lo manifestó el doctor Jens Modvig, Presidente del Comité contra la Tortura, quien enfatizó que “todas las personas privadas de libertad deberían ser examinadas en privado por personal médico independiente en el momento de admisión al lugar de detención o confinamiento, con el fin de ser examinadas para detectar enfermedades contagiosas e indicaciones de posibles malos tratos”.

El Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura, Nils Melzer, subrayó la importancia de la vigilancia: “Los gobiernos deben respetar la prohibición de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes en todo momento, incluso durante los estados de emergencia instaurados basados en la pandemia de Covid-19”.

Las medidas de protección, incluidos los confinamientos y los toques de queda, no pueden justificar en ningún caso el uso excesivo de la fuerza y la coacción; todas las denuncias de tortura o malos tratos deben ser investigadas a fondo, señaló el relator de la ONU.

La crisis del coronavirus ha puesto en evidencia fallos institucionales y de procedimiento que han agravado el riesgo de tortura y malos tratos para innumerables niños, mujeres y hombres de todas las regiones del mundo, señalaron los expertos.

También advirtieron que la pandemia no debe utilizarse para evitar el cumplimiento la obligación universalmente reconocida de los gobiernos de erradicar todas las formas de tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

También podría gustarte