“Falta mucho, pero las respuestas han estado ahí”: presidente de Bancoldex

33

En épocas difíciles, la gente recurre al crédito. Así de simple es la explicación por la cual este semestre Bancoldex llegó a una cifra récord de recursos desembolsados, que a 30 de junio habrá llegado ya a 4,5 billones de pesos.

Según explica el director de la entidad, Javier Díaz Fajardo, buena parte de esos créditos han tenido un enfoque regional. La entidad tiene ya 11 líneas abiertas para departamentos como Norte de Santander, Valle, Antioquia y Caldas, entre otros y otras más vienen en camino.

Micro, pequeños y medianos empresarios han sido los principales beneficiados, aunque, como lo reconoce Díaz, falta llegar a muchos. La meta interna que se había fijado el banco para este año era de 6,1 billones de pesos de desembolsos, y todo indica que se va a superar.

– Ustedes hablan de 4,3 billones de pesos desembolsados este semestre, que califican como una cifra histórica. ¿Cómo ha sido el efecto del coronavirus en el desembolso de créditos?
Los 4,3 billones son en efecto una cifra histórica, vamos a llegar a 4,5 en los próximos días para acabar el semestre. Eso ha sido motivado por la gran necesidad de crédito que hay en todo el país y exacerbado por el tema del Covid-19.

¿Qué es lo que hemos visto? Que los bancos de desarrollo como nosotros, cuando vienen las épocas difíciles, aumentamos la cartera, aumentamos las colocaciones, crecemos en activos, actuamos de manera contracíclica y esto es un ejemplo de lo que está pasando en Colombia y en el mundo. Se necesita crédito y los bancos de desarrollo estamos ahí para ayudar a suplir esa necesidad.

Dentro de los 4,3 billones tenemos 1,2 billones de pesos que obedecen a líneas específicas para atender el Covid-19. De eso tenemos dos líneas nacionales, 11 regionales y 3 sectoriales. Desembolsados tenemos 875 mil millones, o sea que ya estamos en una ejecución superior al 70% de los recursos que sacamos específicamente para atender la crisis del Covid-19, en tres meses, que es una cifra bastante impresionante si uno piensa que movilizar esa clase de recursos es lo que ocurre normalmente en un año entero o en 18 meses.

– ¿Ustedes tienen un perfil de ese beneficiario de los créditos? ¿Qué tipo de empresas se han beneficiado?
Las primeras líneas que sacamos, que era ‘Colombia responde’ y ‘Colombia responde para todos’ salieron por 600 mil millones sumadas y de eso un poquito menos del 25% fue para la gran empresa, o sea que más del 75% fue para la micro, pequeña y mediana empresa. Las 11 líneas regionales tienen un gran favoritismo por la micro y la pequeña empresa. Si uno tuviera que sacar la tipología de las líneas regionales sería microempresa y pequeña empresa, con un espacio muy pequeño para la mediana empresa y muy muy pequeño para la gran empresa. Y las líneas sectoriales un poquito siguen la misma línea. Uno diría que muy mayoritariamente se ha favorecido a la micro, pequeña y mediana empresa.

– Al principio había quejas de que los créditos no llegaban a las empresas  porque los bancos no les prestaban. Ahora ustedes están haciendo crédito directo. ¿Cómo ha funcionado?
Hay que aclarar que Bancoldex es y seguirá siendo un banco de redescuento, un banco de segundo piso. Nuestra incursión en el crédito directo, que ya empezó hace algún tiempo y que vamos a profundizar con la absorción de Arco, nuestra filial de leasing, es una incursión cuidadosa, vamos a prestar con garantía, porque es la forma como Arco lo ha venido haciendo y de alguna manera vamos a buscar es complementar los segmentos y las empresas en donde el sistema financiero todavía puede necesitar algún tipo de apoyo o de cierre de brecha. No es que el sistema financiero no funcionó y entonces Bancoldex va a venir a prestarle a todo el mundo. Esa no es la filosofía. Es más un complemento que una competencia al sistema financiero.

– ¿Falta mucho para llegar con créditos o se ha logrado cubrir la mayor parte?
No, falta mucho. El Estado colombiano ha puesto a disposición de los empresarios una gran cantidad de soluciones, algunas de Bancoldex, otras de Findeter, otras de Finagro. Hemos visto una actividad muy profunda del Fondo Nacional de Garantías. Lo que hemos visto es respuestas estatales, que han estado a la altura de las circunstancias. Yo creo que el solo Fondo Nacional de Garantías ha puesto a disposición cupos como por 20 billones de pesos. Las respuestas han estado ahí. La utilización ha sido un poquito más lenta, precisamente porque las empresas se toman su tiempo en acceder, pero me parece que también hay que darle tiempo a que esas soluciones funcionen. Yo creo que venimos respondiendo, aunque sí se va a necesitar más.

– ¿Cómo funcionan las líneas regionales de crédito que están trabajando? ¿En qué regiones hay y en qué otras va a haber?
Estas son líneas de redescuento, es decir, se accede a ellas a través de intermediarios financieros o a través de entidades microfinancieras, de cooperativas, de ONG. No son líneas de crédito directo Bancoldex. Tenemos actualmente al aire 11  líneas: Bogotá, Barranquilla, Norte de Santander, Cúcuta, Caldas y Manizales, Antioquia, Bucaramanga, Pereira, Fusagasugá, Valle del Cauca y Villavicencio. Vendrán otras, no le puedo contar cuáles otras porque todavía no se pueden compartir,  pero van a venir más.

– ¿Qué debe hacer un empresario? ¿A dónde acude? ¿Cómo opera en la práctica?
Lo primero que yo invitaría a cualquier persona que quiera informarse es a que visite nuestra página web (www.bancoldex.com) porque allí está toda la información de cómo acceder a los créditos, cuáles son las líneas que están abiertas y, también muy importante, ahí están los testimoniales de las personas que han accedido a nuestras líneas y cómo les ha ido. Es un crédito con recursos de Bancoldex, pero hay que tener en cuenta que quien otorga ese crédito es la entidad de primer nivel, con los requisitos que exige cada entidad.

– ¿Por qué se escogieron estos lugares? ¿Se evaluaron factores como el número de empresas en la región o la situación económica?
Realmente no se definieron siguiendo un parámetro específico. Lo que pasa es que, tengo decirlo con toda sinceridad, hubo alcaldías y gobernaciones que se movieron más rápido cuando llegó la crisis. La primera respuesta fue del Gobierno nacional. La línea ‘Colombia Responde’ se lanzó el 18 de marzo y el 17 fue que se declaró la emergencia económica. Nosotros veníamos trabajando en esa línea desde hacía tres o cuatro semanas. Rápidamente llegó Bogotá, Norte de Santander y Cúcuta (fueron las dos primeras que lanzamos a nivel regional), y se fueron sumando Antioquia, Barranquilla, Caldas y Manizales y más recientemente Valle del Cauca y Villavicencio. Alcaldías y Gobernaciones se comunicaron con nosotros y trabajamos en conjunto para sacar las líneas

– ¿Tienen una estimación de cuánto podría llegar a desembolsar en materia de crédito?

Nosotros nos habíamos puesto una meta interna de llegar a 6,1 billones de pesos en desembolsos. Al 30 de junio, vamos a haber llegado a 4,5 billones, entonces, yo creo que vamos a llegar a sobrepasar esa meta, pero no me atrevería a decirle exactamente un número.

– ¿Cómo ve la perspectiva a mediano y largo plazo? ¿Puede ser una crisis corta de recuperación pronta o una crisis más larga de recuperación lenta?
Es muy difícil saberlo. Yo creo que más que tratar de predecirlo, todos estamos dependiendo es de que la reapertura de la economía se siga dando. Ya empezó. El Gobierno nacional y los gobiernos regionales han hecho las cosas de manera muy responsable y sensata, pero solo en la medida que vayamos viendo que esa reapertura continúa y que la actividad económica vuelve vamos a saber si la perspectiva es de corto o mediano plazo. Se lo pongo en un ejemplo concreto: si usted es dueño de una empresa y sigue sin poder generar ingresos porque la gente no puede salir a la calle a consumir sus productos, para usted la crisis va a parecer que nunca va a terminar, pero si de pronto empieza a ver que tiene algo de ingresos, ya se abre esa ventana de oportunidad y uno empieza a cambiar la perspectiva. Estamos en ese punto.

También podría gustarte