Pescaíto, ‘campeón’ de indisciplina social

1.185

La Paz, Aeromar y Gaira, le compiten con el desorden de la comunidad en el incumplimiento de las medidas sanitarias

Desde el alquiler de fincas vecinas al perímetro urbano de Santa Marta utilizadas para ingerir licor, hasta la organización semanal de peleas de gallo en Gaira, o las rumbas en los patios de residencias localizadas en Timayui, Garagoa, Cantilito; han encontrado las autoridades samarias en su lucha por controlar la propagación del coronavirus.

La situación ha llegado a tal extremo que por los lados de La Paz, hay fincas que han facilitado sus inmuebles para llevar a las gente al consumo de licor, lugares que también han tenido que ser cerrados, confirmó la coronel Sandra Vallejos Delgado, secretaria de Seguridad Ciudadana.

´Y la situación no es fácil. La gente no ha querido entender que estamos ante un enemigo invisible que mata y cuando ataca, ataca hasta acabar con la vida de la persona. Es algo ilógico que la gente prefiera la muerte que a la vida, porque eso es lo que están haciendo, bailar con la muerte y ésta termina ganándoles la partida, no hay derecho´, exclamó un médico de la ciudad consultado sobre el particular-

Pese a la gravedad que se vive hoy en día a causa de la pandemia del Covid-19 y de las exigentes medidas tomadas por la Alcaldía Distrital, que lidera Virna Johnson, de manera conjunta con las diferentes secretarías, para mantener el aislamiento obligatorio, hay ciudadanos que están incumpliendo las normas,  aún se ven en las calles jóvenes jugando fútbol, fiestas, reuniones familiares, eventos que están prohibidos ante la emergencia sanitaria.

Si bien es cierto, la pandemia originada por el coronavirus ha sacado a flote la conciencia ciudadana y el espíritu solidario de la gran mayoría de los samarios, pero también la irresponsabilidad y los bajos instintos de algunos pocos.

Lo más grave, según los expertos epidemiólogos, es que esa minoría puede terminar ocasionando un daño enorme en materia de contagios y muertes por Covid-19 en una ciudad como Santa Marta.

De acuerdo con lo informado por la Secretaria de Seguridad y Convivencia Ciudadana, coronel Sandra Vallejos Delgado, entre los barrios con la más alta indisciplina social, y uno de los que más registra casos de esta enfermedad, es Pescaíto, indica que diariamente es el lugar de dónde reciben el mayor número de llamadas de personas presentando quejas por algunos moradores que no acatan las medidas.

Seguidamente la funcionaria, afirmó que como autoridad, continúan aumentando en la severidad de los controles, practicando acciones para contrarrestar la propagación del Covid-1, para garantizar la tranquilidad y seguridad de todos los ciudadanos, desplegando planes de prevención, control y disuasión.

Del mismo modo, otros de los sectores en el que las personas siguen sin acatar los llamados de atención es Ciudad Equidad, Vallejos, expresó que, “durante las Caravanas  de la Seguridad que se han venido realizando en el distrito, al llegar a Ciudad Equidad, nos encontramos con un panorama bastante preocupante por la situación de la pandemia, era una feria, las ventas ambulantes, la gente reunida como si nada pasara, hubo desorden público, colocamos comparendo a muchos de los infractores, pero eso no les importa, entonces es ahí donde tenemos que seguir insistiendo en los controles”.

Otro de los sectores en los que más se han violado la cuarentena ha sido en el barrio Bastidas, “es un lugar conflictivo, de tipo social conflictivo, desde la criminalidad, la permanencia de personas criminales en este sector hace que tengamos el riesgo latente, por eso la Caravana de Seguridad que la Policía Nacional está orientando, así como también a barrios como el Once de Noviembre, Timayui, Garagoa, Cantilito, Los Almendros, María Eugenia y La Troncal del Caribe, entre otros sectores que permanentemente están siendo vigilados”, puntualizó Sandra Vallejos.

Sandra Vallejos, aseguró que “la gente nos manifiesta que algunos ciudadanos no han acatado ni han cumplido la cuarentena social obligatoria, que hacen fiestas los fines de semana”, seguidamente aseguró que, “en sectores como el barrio La Paz, Aeromar y Gaira, que son característicos por las peleas de gallo, se han tenido que cerrar establecimientos comerciales utilizados para tales fines, debido a la aglomeración de personas, además en sectores aledaños a La Paz, hay fincas que han facilitado sus inmuebles para llevar a las gente al consumo de licor, lugares que también han tenido que ser cerrados”.

ACCIONES CONTRA LA DESOBEDIENCIA CIVIL

Finalmente, la secretaria de Seguridad Sandra Vallejos Delgado, explicó que producto de la desobediencia civil, la Policía Metropolitana ya ha impuesto un total de 13.500 comparendos por incumplimiento de los decretos expedidos por Alcaldía y Gobierno Nacional ante el Coronavirus.

La secretaria manifestó que este hecho no es un orgullo, pues en la medida en que se aplican estos comparendos, se entiende que no se ha sido suficientemente claro con la comunidad y no han entendido la dimensión del riesgo social que se está viviendo.

 “La evolución de estas medidas se mide no en la aplicación de comparendos sino en la autodisciplina social”, enfatizó la secretaria de Seguridad y Convivencia Ciudadana.

ONCE CARAVANAS DE SEGURIDAD

Mediante una labor conjunta entre la Alcaldía de Santa Marta, a través de la Secretaría de Seguridad y Convivencia Ciudadana, la Policía y el Ejército, se desarrolló una ardua labor en todo el perímetro urbano y rural, garantizando que la ciudadanía pusiera en práctica las medidas de bioseguridad y distanciamiento social para que los índices de Covid-19 no sigan afectando al distrito samario.

Durante el fin de semana, 11 caravanas de la seguridad recorrieron las calles con el fin de ejercer  el control en sectores donde se presenta indisciplina social y el desacato al toque de queda, la ley seca y las medidas de bioseguridad, haciendo presencia  en barrios como Luis R. Calvo, Bastidas, Chimila 1 y 2, entre otros.

Gracias a la denuncia ciudadana, una de estas caravanas llegó hasta el sector de “La Manguita”, en el barrio La Paz, sur de la ciudad, donde se encontró un billar que estaba funcionando sin permisos, ni protocolos de bioseguridad, por lo que se impusieron 4 órdenes de  comparendos a ciudadanos  por comportamientos contrarios a la convivencia. Allí se procedió a la incautación de una nevera de icopor, que en su interior contenía las bebidas alcohólicas.

Para la secretaria de Seguridad y Convivencia Ciudadana, Sandra Vallejos Delgado, “Esta es la indisciplina que se ve en los diferentes barrios de Santa Marta y por eso hemos diseñado los planes con la Policía Metropolitana, para seguir en la contención del Covid-19”.

De igual manera, en el corregimiento de Minca, se ejerció control de seguridad y vial, e igualmente la socialización del GSI Sierra Nevada y troncal del Caribe, con líderes de la comunidad y veredas aledañas al sector, acciones en las que participaron las Secretaría de Movilidad, de Gobierno,  de Promoción Social, Inclusión y Equidad y la fuerza pública con Policía y Ejército

Desde el viernes 26 de junio, hasta el lunes festivo, las caravanas de seguridad desarrollaron una ardua labor mediante  los controles por toda la ciudad, en los que se aplicaron  17 comparendos por incumplimiento a las medidas de bioseguridad y distanciamiento social para prevenir la propagación del coronavirus en esta capital.

El Gobierno Distrital de Santa Marta, reitera la importancia de quedarse en casa y acoger las medidas decretadas dentro del marco legal, evitando que muchas más personas sean víctimas de contagio por Covid-19.

El interés de la administración, es tener una ciudadanía completamente sana, llena de vida y salud, fuera del alcance de esta terrible pandemia.

También podría gustarte