La campaña electoral de EE.UU. está en un limbo

Actos públicos, puerta a puerta entre los votantes, convenciones: la pandemia de covid-19 ha interrumpido la campaña presidencial en Estados Unidos, obligando a Donald Trump y a Joe Biden a repensar sus estrategias para una elección cuyo resultado podría tardar varios días en revelarse. 

Habrá que olvidarse esta vez del ritmo frenético típico en la previa de una elección presidencial ordinaria en Estados Unidos.

En marzo, la pandemia puso fin de forma abrupta a los actos públicos y ahora que la campaña se reanuda tímidamente, todos se preguntan cómo serán los meses que faltan hasta el día de la votación, el 3 de noviembre, en el país más afectado por el coronavirus.

Al explicar que estaba siguiendo el “consejo de su médico”, el candidato demócrata a la Casa Blanca, de 77 años, anunció el martes que no organizará actos públicos masivos en esta campaña “inusual”.

Biden podría reconsiderar esta decisión si la situación mejora en el país, pero dadas las nuevas oleadas de casos de covid-19, es probable nada cambie.

Después de estar confinado en su casa durante dos meses, el exvicepresidente de Barack Obama protagonizó en junio pequeños actos públicos.

Siempre protegido por un tapabocas, Biden intenta aparecer como un líder responsable, concepto repetido una y otra vez por su equipo para marcar la diferencia con su rival republicano.

“Continuaremos usando todas las herramientas disponibles para resaltar el obvio contraste entre la lenta y caótica respuesta de Donald Trump a la covid-19” y el manejo de la crisis por parte de Biden, dijo a la AFP Michael Gwin, portavoz de la campaña del demócrata.

 

También podría gustarte