Mindefensa entregó 800 viviendas a uniformados discapacitados y retirados

281

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, entregó este jueves 800 viviendas a soldados, infantes de marina y policías en condición de discapacidad y a las familias de uniformados que fallecieron en medio de su labor.

Las viviendas fueron entregadas a través del Fondo de Solidaridad de Caja Honor frente a la reserva forestal de Cantarrana, en la localidad de Usme, en Bogotá,

Villegas confirmó que la urbanización Cantarrana consta de nueve torres de ocho pisos con ascensor, un salón comunal, parque infantil, parqueaderos comunales, andenes en concreto, gimnasio, administración y zonas verdes. También cuentan con adecuaciones especiales para facilitar la movilidad y el acceso a los uniformados que se encuentran en condición de discapacidad.

“Este proyecto es el más grande que ha hecho Caja Honor desde el Fondo de Solidaridad, es casi el 20 % de la totalidad de las viviendas que ha entregado en su historia, poder hoy estar acompañándolos durante la entrega de estas viviendas, que han tenido un costo de más de 38.000 millones de pesos entre lo que ustedes ahorraron y lo que ha puesto Caja Honor, es un gran orgullo para nuestras instituciones”, precisó el funcionario.  

El costo promedio de cada casa se encuentran en 45 millones de pesos, de los cuales Caja Honor aportó el 87 % -alrededor de 34 millones de pesos- y los uniformados entregaron el restante.

“Es deber de la sociedad colombiana retribuirle a su Fuerza pública, y eso es lo que estamos haciendo hoy, quienes ofrecieron sus hombros con cicatrices, con dolor para que sobre ellos se pudiera construir la paz tienen que recibir la retribución tangible y merecida de esta sociedad”, afirmó el ministro.

Finalmente, el ministro de Defensa agradeció a cada uno de los beneficiarios por su esfuerzo mientras fungieron como miembros de la Fuerza Pública.

“Mi presencia es para decirles gracias a nombre de la sociedad colombiana, de las instituciones militares, de las instituciones financieras, porque que ustedes se merecen lo que están recibiendo, porque ahorraron para ello, no solo dinero, sino también energía en el combate; solo quienes trabajan tienen las manos encalladas, solo los que luchan tienen cicatrices y para cayos y cicatrices las sociedades tiene que tener gestos de retribución y agradecimiento”, afirmó.

Colprensa

También podría gustarte