Rodrigo Candamil y la experiencia de encarnar a un policía

86

Los televidentes del Canal RCN ya están viendo a Rodrigo Candamil como el mayor Raúl Ceballos, uno de los personajes principales de la nueva serie ‘Verdad Oculta’, la nueva apuesta de Jorge Alí y Rodrigo Triana.

Una historia basada en el último libro de Germán Castro Caycedo, con una alta dosis de ficción para presentar las historias íntimas de personas de los organismos de la inteligencia que usualmente trabajan en secreto.

Esta vez, Rodrigo interpreta a un hombre pasional, lo que lo vuelve impulsivo y no suele pensar con cabeza fría. Por esta razón es poco ortodoxo a la hora de ejercer su profesión y privilegia la misión sobre el protocolo. Este carácter visceral le genera grandes conflictos con la institución.

ACCIÓN Y DRAMA

– ¿Cómo fue su experiencia en ‘Verdad Oculta’?
La experiencia de hacer este personaje fue un punto coyuntural en mi carrera. Fue una gran experiencia estar en el set con gente tan profesional y la fortuna de tener una compañera tan increíble como Verónica Orozco, con quien compartí muchas cosas, con un sentido del humor genial que eso ayuda mucho en las largas jornadas de grabación. Fue un trabajo muy exigente en tiempo, visión, en compromiso laboral y personal.

– ¿Cómo fue el trabajo de creación?
Dejé que el libreto me susurrara al oído y él me fuera diciendo por dónde recorrer el camino y lo que no podía despejar el librero, los dos directores iban despejando el camino y empujando a toda la tropa para sacar adelante este proyecto llamado ‘Verdad Oculta’.

– ¿Cómo ha sido la experiencia participar en una serie con alto contenido de acción?
Desde chiquito uno siempre quiere jugar a policías y ladrones, y uno como actor en televisión uno tiene oportunidad de hacer melodrama, pero muy pocas veces se tiene la oportunidad de acercarse a un género que contenga acción. A todo eso que nos hemos acostumbrado con los gringos y sus películas de acción y series, que difícilmente podemos llegar a representarlo en la televisión nacional.

Esta es una serie de acción que está atravesada por muchos elementos emocionales de los personajes, para lo cual debíamos prepararnos físicamente, lo cual hicimos con comandos especializados de la Policía Nacional, como lo es el Comando Lobo, que son personas que están entrenadas para sobrevivir y para misiones muy complejas en los terrenos más agrestes de la geografía nacional y que son tan buenos que suelen entrenar a comandos de otras partes del mundo.

También un asesoramiento especial del Servicio de Inteligencia quienes abrieron generosamente sus puertas, para acercarnos un poco a las rutinas y los personajes reales que están detrás de toda esta acción.

Por otra parte, era necesario acercarse a la literatura de Germán Castro con el género que él domina tan bien, con la posibilidad de encontrar en el juego de la representación, nuevos elementos, porque por el perfil de la serie, esta nos brinda la posibilidad de encarnar otros personajes, que deben construirse de manera rápida.

– ¿Difícil el trabajo teniendo en cuenta que buena parte de la historia se desarrolla en zonas rurales e incluso selváticas?
Fue demandante porque se necesitó desplazarse a escenarios increíbles pero a la vez muy agrestes para poder entrar a esos terrenos que se dificultaba más hacer la grabación de televisión, pero que permite que los televidentes también disfruten de escenarios maravillosos.

No todo el mundo tiene el privilegio de conocer estas partes de Colombia y hacerlo trabajando como nos tocó a nosotros. No todo el mundo puede acercarse a la gente y sus escenarios de ensueño y las distintas facetas de la naturaleza.

– ¿Qué fue lo mejor de haber participado en esta serie?
Fue una oportunidad única de poder conocer de manera profunda la labor de la Policía Nacional. Pude ver el lado heroico de la Policía con todos los sacrificios y los riesgos que toman para llevar a cabo sus misiones. Entender que eso va mucho más allá de las palabras que creen profundamente en sus ideales y por ello, ponen en riesgo sus vidas e incluso la vida de sus familias. Generosamente la Policía Nacional nos acompañó de principio a fin en la serie.

– ¿Qué fue lo que más le sorprendió de lo que conoció de estos comandos especiales?
Era como ver una película de acción con decorado nacional, donde toda la sofisticación que se encuentra en una película desaparecía y quedaba lo esencial y fundamental, con los verdaderos héroes de acción, con personas que se infiltran, los que hacen inteligencia y recogen toda la información.

– ¿Qué aprendió a lo largo de esta serie?
En esta serie aprendí rápel, aprendí a disparar tanto armas largas como cortas. Estuvimos en combate escénico con nuevas técnicas. Es lo maravilloso de esta profesión de encontrarse con estos personajes que te llevan a nuevos retos que requieren de nuevas preparaciones.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte