Catorce quemados luchan por sobrevivir

483

El drama por la tragedia de Tasajera no acaba. Ayer se conoció el delicado estado de salud en que se encuentra catorce de las 38 personas que fueron hospitalizadas con graves quemaduras en sus cuerpos, tras la explosión del camión cisterna que se accidentó el pasado lunes en la vía entre Ciénaga y Barranquilla.

El informe de las autoridades sanitarias es que esas doce personas luchan por sobrevivir. ´Ellas viene siendo asistidas con los mejores medicamentos y medicina especializada´, dijo el Ministerio de Salud que asumió la vigilancia del tratamiento para los heridos.

 La reciente víctima fue identificada como Deibis José Ayala Niebles, de 24 años, quien tenía el 90% de la superficie corporal comprometida y se encontraba ventilado. No pudo ser intervenido porque desde su llegada su pronóstico era reservado. Su deceso se produjo la madrugada de ayer, en la clínica de Alta Complejidad del Caribe en Valledupar a donde había sido trasladado. Este era uno de los 13 pacientes que habían sido remitidos a este centro asistencial.

 “El paciente tenía ventilación mecánica, y registraba una además una falla renal, estaba en muy malas condiciones, falleciendo en horas de la madrugada; ya se le dio aviso a sus familiares y adelantamos todo el proceso para retornar el cuerpo a su lugar de origen”, indicó Lina Oliveros, subdirectora médica de la clínica, quien dijo que no se pudo pasar a cirugía por lo inestable que estuvo desde su llegada.

Con el reciente fallecimiento de este joven, según la Alcaldía de Puebloviejo, ya son 21 las víctimas que han dejado el fatal accidente ocurrido por la explosión de un camión cargado de gasolina. Siete de las personas murieron calcinadas en el lugar de los hechos y 14 en clínicas y centros asistenciales distribuidos de la siguiente forma: ocho en Santa Marta, cuatro en barranquilla y dos en Valledupar.

LOS FALLECIDOS

Entre las víctimas que murieron en la capital del Magdalena se encuentra: Carlos Ariza, 18 años, Adolfo León Carranza, 19 años, Deivis Andrés Carranza Ariza, 23 años, Gustavo Torres Maldonado, 23 años, Álvaro Ariza, 21 años, Wilmar Antonio Pardo Ayala, de 41 años, y Carlos Camargo, 22 años.

Los fallecidos en Barranquilla fueron: Jhoiner Pacheco Viloria y José Luis Castillo Sánchez, 21 años en la Clínica General del Norte, mientras que Galvino Gutiérrez Gómez, en la clínica Atenas, James Alberto Carbonó Mendoza, de 21 años en la Adelita de Char y José Domingo Gómez Manga, clínica de la Costa.

Igualmente Osnaider Álvarez, de 26 años quien tenía comprometido el 96% de la superficie corporal, y falleció momentos en que era trasladado a la clínica de alta complejidad de Valledupar desde el municipio de Ciénaga, pero lamentablemente llegó sin signos vitales, y Deibis José Ayala Niebles, de 24 años es la reciente víctima.

SITUACIÓN DE LOS HERIDOS

Al cierre de esta edición, 14 de los heridos durante la explosión del camión de gasolina permanecían en unidades de cuidados intensivos de clínicas de Barranquilla, donde algunos pronósticos continúan siendo reservados, pese a que lograron pasar las últimas horas, que según las autoridades de salud eran las más peligrosas y decisivas.

Según informaron, de los primeros 15 hombres que llegaron a Barranquilla para ser atendidos por las heridas que sufrieron, tres fallecieron entre la noche del lunes y la mañana del martes. Posteriormente, arribaron a la capital del Atlántico cuatro pacientes más que se sumaron a los 12 heridos que se encontraban en cuatro centros de salud: Clínica Reina Catalina, Clínica General del Norte, Clínica Atenas y Adelita de Char.

Al mediodía del miércoles, el alcalde de Puebloviejo, Fabián Obispo, confirmó la muerte de otros dos heridos, por lo que el miércoles cerró con 13 pacientes en Barranquilla.

Por otro lado, hasta la Clínica de Alta Complejidad del Caribe en Valledupar han sido trasladadas en estado crítico otras de las personas que resultaron con quemaduras al estallar el camión, una de estas falleció la mañana de ayer, quedando 12 de ellas en la UCI. “Hay pacientes comprometidos en más del 60% de superficie corporal, estamos con un equipo médico intensivista y un equipo de personal paramédico, que están haciendo todo lo posible. Nuestra cirujana plástica y la sala de cirugía están a disposición de los pacientes”, dijo en su momento Patricia Pérez, gerente del Grupo Clínica Médicos.

De igual modo, la Secretaría de Salud de Bogotá informó que fueron trasladados otros dos pacientes quemados del accidente en Tasajera. Estos heridos se suman a los siete pacientes que fueron remitidos el pasado martes y que permanecerán en el Hospital Simón Bolívar, especializado en quemados y el centro médico público más grande de la capital.

SIETE FAMILIARES QUEMADOS EN LA TRAGEDIA

Entre las víctimas se encuentran los familiares de Yuranis Franco, quien atraviesa un drama pues tiene a varios de sus familiares involucrados.

En la lista de los afectados se encuentran sus dos hermanos, dos primos, dos tíos y un hermano de crianza, Raúl Cantillo Cabello, este último falleció calcinado en el lugar del siniestro. La mujer expresó que su hermano Éder Franco Pérez, de 24 años, quien tiene una niña de nueve años, y fue llevado a un centro asistencial de Valledupar. “Por ahora lo han sedado porque cada vez que reacciona lo hace de forma agresiva. Él está intubado, tiene el 45 por ciento de su cuerpo quemado y la mayoría la quemaduras las presenta en la cabeza, es un milagro que esté vivo”.

Su hermanastro (hermano de padre), Eder José Franco López, corrió mejor fortuna, las quemaduras fueron menor y se encuentra recibieron atención médica en casa. Mientras que sus primos Cristian Maldonado Franco y Yoiner Maldonado Franco, y sus tíos Manuel Franco y Oscar Franco, se encuentran recluidos en centros asistenciales de Santa Marta, Barranquilla y Bogotá.

“Es terrible, todos están luchando por su vida, hay muchos que están inconscientes, no han reaccionado. Todavía estamos esperando noticias del resto, esto ha sido muy terrible, todo esto que está pasando”, confesó Yuranis.

Ante los diferentes señalamientos por lo sucedido la joven expresó: “nadie conoce la verdad del pueblo, él que habla es porque quiere juzgar y no conoce el pueblo que pasa mucha necesidad. La fuente de trabajo esta población es la pesca y las ventas ambulantes y con esta pandemia la necesidad creció, no tenemos agua…Muchos salieron por  necesidad. Siempre que los carros se voltean, la gente coge para la comida, a veces las mismas autoridades dejan que uno coja, porque conocen la necesidad del pueblo”, expresó.

También podría gustarte