Barranquilla aplica estrategias para evitar muertes por Covid-19

190

La estrategia diseñada por el gobierno distrital para reducir la mortalidad de los adultos mayores de 60 años en Barranquilla y bajar la proporción de esta población en UCI ya tiene los primeros resultados.

Con solo dos semanas de activación, ha permitido contactar a 50.000 adultos mayores, de los cuales 12.000 levantaron la mano y 1.330, que tenían alguna sintomatología, ya están siendo tratados por las prestadoras de salud y la red pública.

“Nos preocupaba la alta tasa de letalidad en esta población y encontramos la razón: contagiados por adultos jóvenes, los mayores complejizaban sus cuadros morbológicos de hipertensión, enfermedades respiratorias, diabetes o insuficiencia renal y llegaban tarde a los hospitales. Decidimos, entonces, salir a buscarlos y reportarlos a las EPS”, señaló el alcalde Jaime Pumarejo.

El programa es liderado por el secretario General de Alcaldía, Carlos Acosta; el secretario de Salud, Humberto Mendoza; el secretario de Planeación, Juan Manuel Alvarado, y la gerente de Gestión Catastral, Diana Mantilla. Pero en ella están articuladas las 16 EPS que funcionan en la ciudad y la red pública de clínicas y hospitales integrados en MiRed.

De hecho, se apoya en un consejo asesor público-privado que se reúne diariamente y está integrado por: Ricardo Plata, director Intergremial; René Puche, presidente Consejo Directivo Intergremial; Camilo Abello, de la Junta Directiva Grupo Argos; Juan David Escobar, presidente Sura, y el investigador Nadin Ajami, director Científico MD Anderson.

La estrategia está impulsada por la alta vulnerabilidad de los adultos mayores de 60 años, que registran el 17% de positivos, pero aportan el 75% de los fallecidos.

El propósito, en ese sentido, es reducir la mortalidad de esa población y bajar la proporción de adulto mayor en UCI.

Según explicó Carlos Acosta, el proceso consiste en hacer una búsqueda activa de casos en población mayor a 60 años, mediante Call Center, autorreporte en página web o mensajes de texto, y búsqueda en campo.

La pregunta ahí es si el adulto mayor tiene algún síntoma. Una vez identificados los casos, se reporta a la EPS o IPS responsable del paciente.

De ser requerido será conducido a una clínica, pero lo ideal es que la EPS trate al paciente en casa mediante vigilancia estricta de la entidad prestadora o trasladado a un hospedaje.

Diana Mantilla, gerente de Gestión Catastral, explicó que en el marco de la estrategia han venido consolidando los registros de las EPS de la población mayor a 60 años con tratamientos de enfermedades prexistentes de alto costo, y “los cruzamos con la información de nuestras bases de datos (SISBEN, reportes de INS sobre muestras, permisos de movilidad (Truora)”.

Esa base de datos se alimenta con los reportes hechos a la página web y los casos detectados en las jornadas de entregas de ayuda en los barrios.

En total se hacen entre 4.000 y 5.000 contactos diarios, a través de los cuales “buscamos adultos con síntomas que pasamos al equipo de atención y seguimiento”. Las personas sin síntomas o resultados positivos, inmediatamente pasan a monitoreo cada 10 días.

Los registros que no se logran concretar, pasan a búsqueda activa con un equipo en campo, con Caminantes de la salud, ediles, JAC, y voluntarios.

En todo caso el reporte de personas mayores a 60 años, positivas o con síntomas, va al enlace de cada EPS y a un coordinador de equipo del Distrito, que garantiza la atención y trazabilidad.

“El protocolo que hemos elaborado indica que primero se hace una visita y valoración por la EPS, que determine si el paciente pasa a cuidado en casa, se lleva a hospitalización, a urgencias, a un albergue o al hospital Puerta de Oro”, señaló Acosta.

El proceso es acompañado por la alerta permanente de la red pública MiRed, porque el hallazgo puede ser una atención de emergencia extraordinaria.

“Todos los días nos reunimos con los gerentes y/o presidentes nacionales y regionales de las EPS, revisando y alimentando la estrategia, porque si funciona en Barranquilla, como evidentemente está funcionando, las entidades tendrían un referente para aplicar en otras ciudades del país”, indicó el alcalde Pumarejo.

En 15 días de trabajo, “hemos aumentado la capacidad de reacción y atención del sistema de salud a las personas mayores a 60 años”. En este sentido, el alcalde presentó en rueda de prensa, al lado de Mantilla y Acosta, los avances de la estrategia:

– Entre 45.000 y 50.000 contactos mediante la búsqueda activa de casos a través de: un contact center, página web, reporte por un Bot de WhatsApp, mensajes de texto y un número de atención.

– Conciliación y actualización de 6 bases datos diferentes para contactar a la población objetivo, la cual cambia constantemente de lugar de residencia y número telefónico.

– Articulación de una red de trabajo con las 16 EPS, para identificar, buscar y atender a pacientes con morbilidades complejas o alguna sintomatología.

– Integración de un equipo de 350 Caminantes de la salud, 150 de MiRed y 200 nuevos Caminantes aportados por las EPS, para realizar la búsqueda activa de las personas mayores de 60 años y el reporte de quienes tienen algunos síntomas.

– Apertura del Hospital de Mediana Complejidad Puerta de Oro, con hasta 600 camas disponibles para cuidar y monitorear a los pacientes que requieren cuidado intermedio.

– Establecimiento de una ruta de atención prioritaria para los mayores de 60 años, que incluye identificación, contacto, tamizaje, visita, valoración, prueba, monitoreo, traslado a un albergue, al hospital Puesta de Oro y/o a centro hospitalario.

– Seguimiento diario de los casos, mediante el monitoreo del estado y evolución de los pacientes identificados en la ruta de atención.

– Disposición de hoteles-albergues para personas que no tienen las condiciones para el aislamiento en casa, aportados por el Distrito o las EPS.

– Conformación de un equipo de sicólogos que brinda soporte profesional a las personas que puedan requerirlo, principalmente para combatir el estigma social.

– Establecimiento de tableros de control con datos clave y actualizados, para hacer monitoreo a la atención, a la búsqueda y a los resultados globales de la estrategia.

“De esa manera, se ha logrado contactar a 12.000 personas y atender y hacer seguimiento a 1.330 barranquilleros mayores de 60 años que presentaban algún síntoma. “Nos entristece la muerte de quienes ya no están con nosotros; nos alegra haber salvado estas vidas”, señaló el alcalde Pumarejo.

“Los adultos mayores con COVID-19 positivo en condición vulnerable, reciben, al lado de sus familias, ayudas alimentarias del Distrito que entregamos permanentemente con todos los protocolos de bioseguridad. En total ya son 1.690 personas incluidas en la ruta alimentaria”, indicó Acosta.

“Con todo, hemos desarrollado un modelo de atención articulado con las EPS, que las prestadoras están mirando para replicar en todo el país”, insistió Mantilla.

/Colprensa

También podría gustarte