La tragedia sacó del olvido a Tasajera

212

Las autoridades locales insisten en que fue la necesidad de la comunidad que habita esta zona en tristes condiciones, lo que llevó a que arriesgaran sus vidas tratando de sacar la gasolina del vehículo para luego comercializarlo y ganar unos pesos. “Los carros volteados se convirtieron en un recurso económico para la gente de Tasajera. Ellos decían: “ojalá se voltee un carro”. No lo decían por tener el alma mala sino por la necesidad de tener algo de comer porque los bolsillos estaban vacíos”, dijo en su momento Freud Jiménez, gestor cultural de Tasajera.

Por su parte, el alcalde de Puebloviejo, Fabián Obispo, en el corregimiento de Tasajera hay problemas de falta de abastecimiento de agua potable y suministro eléctrico: “Hay una precariedad alta en viviendas, “Hay una precariedad alta en viviendas, hay un hacinamiento por parte de los habitantes. Muchas de las casas están construidas con material reciclable. Hay un gran problema ambiental, porque las personas usan la basura como relleno, para que cuando la temporada de lluvia llegue las casas no se inunden, puesto que la zona es una línea delgada de tierra entre la Ciénaga Grande y el mar Caribe. Son problemas que denotan la pobreza que vive el corregimiento”.

También podría gustarte