Podría escasear personal para atender las UCI en Cartagena

252

Como es sabido, una de las principales preocupaciones en la lucha contra el COVID-19 ha sido la disponibilidad de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), en donde termina un porcentaje de pacientes que como vemos, cada día aumenta. En Cartagena, en donde diariamente se reportan entre 100 y 200 casos, según el último reporte del Dadis, de las 308 UCI que hay, quedaban disponibles 76, es decir hay una ocupación del 75%.

No hay que negar que, desde el Gobierno local y nacional, se han hecho esfuerzos por mejorar condiciones de infraestructura, dotación de equipo y ampliación de las UCI, que si bien es importante, no es lo único que se necesita. Los ventiladores y las UCI son poco sin el capital humano, y dado el aumento significativo de casos de COVID-19, el tema del personal para operar estas unidades empieza a preocupar, pues son áreas que requieren atención las 24 horas.

Virgil Carballo Zárate, presidente de la Asociación Colombiana de Medicina Interna (Amci), asegura que en la ciudad, al igual que en el resto del país, dado a que muchas personas no acatan las medidas de protección, los contagios crecen aceleradamente y el personal podría quedarse corto para la demanda.

“En vista de que al parecer la gente no quiere cumplir las medidas y a que se hace cerco inadecuado de los casos, lo que se viene es un crecimiento de personas afectadas, y el sistema de salud debe estar preparado por si esto sucede, en número de camas, UCI con ventiladores, monitores, en fin, todos los equipos, pero hay que tener claro que eso no se maneja solo, se necesita personal entrenado. El ministerio estableció unas recomendaciones del número de profesionales que se necesita por UCI: un intensivista por cada 15 camas, lo cual es número alto, a mi parecer debe haber uno por cada 10”.
Carballo explica además que este no es el único personal requerido para la atención de UCI, también se necesita talento humano de otras disciplina.

“El intensivista no es lo único que se necesita, también está el personal de terapia respiratoria que deben ser igualmente 4-5 por cada 10 camas, para cubrir las 24 horas en una semana, también auxiliares por cada dos o tres camas y una enfermera por cada 4 camas. O sea, para cubrir una semana se necesitan al menos 4 intensivistas o internistas o anestesiólogos, o cirujanos que tengan formación en UCI y hagan turno, de 8 horas o 5 de turnos de 6 horas. Si comenzamos a sacar esos números, vemos que la demanda que hay día a día sobrepasa la capacidad y probablemente vamos a tener disponibles ventiladores y no personal”.

Ahora, esto es teniendo en cuenta la capacidad instalada con que cuenta la ciudad, pero si a esto le sumamos que se ampliará el número de UCI y que además por ser el personal más expuesto a contagios también terminan muchos en incapacidad, algunas UCI se quedarían sin profesionales que las atiendan o se tendrían que alterar los turnos de los médicos.

“Por lo pronto podemos decir que las unidades tienen el personal, pero ese personal corre riesgo de enfermarse y además se abrirán nuevas camas que necesitarán personal, por eso pienso que el personal idóneo, formado para cubrir el número de camas no va a ser suficiente, a menos que traigan personal de fuera, pero cada ciudad está en su necesidad, por lo cual sería difícil. Toca entrenar personal y además toca encontrar personal que esté dispuesto, porque no todos están dispuestos a exponer su vida por sueldos tan deteriorados, especialmente el personal de enfermería y terapia respiratoria, los cuales tienen sueldos muy bajos, esto no quiere decir que el de los médicos es el mejor, también es bajo, pero el de enfermería y terapia es muy bajo, luego entonces será más difícil satisfacer las necesidades”.

Prevención

Tanto Carballo como Rubén Sabogal, presidente de la mesa por la salud de Bolívar y Cartagena, advierten que lo más importante para evitar llegar al límite de las capacidades es no bajar la guardia con la prevención, pues entre menos contagios, hay menos necesidad de hospitalización.

“El plan de expansión debe tener toda la garantía de habilitación y no limitarse a la infraestructura. Estamos de acuerdo en que se mejore la infraestructura especialmente de Cartagena, pero hay que prever también otros aspectos como el talento humano. Lo otro es que seguimos enfrentando a la enfermedad de manera defensiva, necesitamos pasar a ofensiva, o sea seguir en la prevención, haciendo cercos y capacitando a la gente en los barrios”, asegura Sabogal.

“Si uno no quiere sobrecargar las camas, lo que necesita es evitar que las personas se contagien y esa es la primera línea sobre la cual debemos trabajar y eso se consigue identificando los enfermos y portadores asintomáticos. En eso estamos limitados porque no se está cumpliendo la tarea, lo conozco por pacientes directos y eso está contribuyendo a que más gente se infecte y que se necesiten más camas de UCI. Por eso la recomendación es que evitemos llegar allá, lo que se viene no será fácil si no tenemos los elementos”, puntualiza Carballo.

FUENTE/COLPRENSA

También podría gustarte