Novomatic Gaminator Juegos Online
HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

 El entramado detrás del desvío y reventa de boletas: Fifagate colombiano

45

Una cifra cercana a los 13 mil millones de pesos son las utilidades que los integrantes del autodenominado “Socios/Grupo TicketYa” habrían ganado de la reventa de 42.221 boletas distribuidas en ocho partidos que jugó la Selección Colombia en Barranquilla para las eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018.

Esta semana, una decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) confirmó las denuncias que desde 2015 se venían haciendo sobre la cartelización de las venta de boletas para las eliminatorias del mundial en la que estuvieron involucrados los directivos de la Federación Colombiana de Fútbol.

El ente de control terminó por descubrir un entramado a través del cual se desviaban boletas para revenderlas a precios más altos. En total fueron desviadas 42.221 boletas a lo largo de ocho partidos de la eliminatoria.

En el partido contra Perú fueron revendidas 3.075 boletas; contra Argentina, 3.662; para el encuentro con Ecuador, se contaron 3.372; contra Venezuela 2.730. El encuentro con Uruguay dejó 4.269 boletas revendidas; con Chile, 6.003; con Bolivia, 4.903. Fue el partido con Brasil el que dejó la cifra más alta: 14.207. Para el noveno último partido, con Paraguay, no se registraron hechos similares porque ya se había destapado lo ocurrido.

La SIC identificó las primeras irregularidades cuando descubrió que, a las 00:00 horas del 8 agosto del 2017, TicketShop anunció la venta de 6.000 boletas para el partido entre Colombia y Brasil. Desde la página de la empresa se anunció que la totalidad de boletas se vendió en 42 minutos. Y comenzaron las quejas en redes. Cuando se indagó quién había comprado las boletas, nadie aparecía.

Posteriormente, cuando los agentes de la SIC a TicketShop para verificar la información de los compradores, la empresa, presionada por la investigación, admitió que no se vendió ninguna boleta y que la operación había sido fingida pues era la empresa TicketYa la que tenía en su poder las boletas para revenderlas a precios más altos. Con la confesión, TicketShop se acogió a un plan de beneficios por colaboración.

“La actuación administrativa adelantada por la Superintendencia de Industria y Comercio cuenta con la participación, en condición de delator, de la empresa Ticketshop y sus altos directivos, quienes han aportado voluntariamente pruebas, contratos, documentos, correos electrónicos, mensajes de Whatsapp, informes de liquidación parcial de las actividades de entrega de boletas para los fines de reventa, entre muchas otras evidencias”, señala un comunicado de la SIC del 2018.

Las investigaciones por parte de la SIC de libre competencia se dividen en: indagación preliminar, que empezó en agosto de 2017 y terminó el 30 de julio de 2018; luego viene el pliego de cargos, tras cerca de diez meses.

Al Estadio Metropolitano de Barranquilla, donde se jugaron todos los partidos mencionados, le caben 45.000 personas. El operador solo tiene a su disposición 30.000 boletas para vender, teniendo en cuenta que hay cupos apartados para patrocinadores, miembros de la FCF, jugadores, además de cupos que no se pueden ocupar por logística. Las 30.000 boletas, en caso de venderse en su totalidad durante los nueve partidos, debían dejar 55 mil millones de pesos.

En todo el proceso, la SIC destacó el direccionamiento del contrato de operación de la boletería por parte de la FCF hacia TicketShop. La FCF llevó a cabo un proceso de licitación privada, con un pliego de condiciones, para determinar qué empresa presentaba las mejores condiciones para operar, de acuerdo con las reglas establecidas.

El ente de control destaca que la empresa fue seleccionada “sin importar que de acuerdo con las condiciones del pliego, no podía ser Ticketshop el oferente escogido sino Primera Fila (Cine Colombia), como incluso lo indicaban los diferentes informes de evaluación llevados a cabo por los abogados asesores externos, el revisor fiscal y el área de mercadeo de la propia FCF”.

Sumado a lo anterior, la SIC estableció que la propuesta económica de TicketShop era irracional financieramente, teniendo en cuenta que solo permitiría el retorno de la inversión y los gastos en que debía incurrir el contratista, bajo un escenario de 80% promedio de ocupación en todos y cada uno de los 9 partidos de la Selección Colombia,” lo cual, a todas luces y bajo la modalidad del negocio ofertado (compra en firme de toda la boletería) era más que improbable vendiendo la boletería legalmente, es decir, a precio de taquilla”.

“La FCF planteó unas reglas que la misma organización terminó violentando. Permitió que TicketShop presentara la oferta sin nexos en medio magnético, es decir, incompleta. La oferta de TicketShop, en letras, era de 37 mil millones de pesos, pero en números era de 40 mil millones. Y, después del plazo límite para entregar ofertas, la FCF le permitió a TicketShop aclarar la oferta, lo cual es grave porque ya se habían conocido las ofertas de los demás operadores”, añadió el exdirector de la SIC, Pablo Felipe Robledo.

Posterior a ello, TicketShop hizo el desvío de las 42,221 boletas para los ocho partidos al “Socios/Grupo TicketYa”, conformado por Elías José Yamhure, Medardo Alberto Romero, Rodrigo Rendón Cano, Rodrigo Alejandro Rendón Ruiz, David Alberto Romero Vega y Roberto Saer Daccarett, según lo indican los documentos de la SIC.

“Sobre la ocurrencia de estos hechos, obran pruebas de las liquidaciones de algunas de las ventas al por mayor de boletería hechas a precios de hasta 350% superiores del precio de taquilla, realizadas en oficinas de TICKETYA en la ciudad de Barranquilla, lo cual hace suponer que las boletas adquiridas por el público se adquirieron con sobreprecios incluso superiores”, se señala.

La SIC estableció que el precio de taquilla de las 42.221 boletas desviadas equivale a una suma superior a los 8.700 millones de pesos. Vendidas a precios superiores por TicketYa, las boletas terminaron por generar ingresos de hasta 21.800 millones, lo cual genera una utilidad de aproximadamente 13.000 millones de pesos.

FUENTE/COLPRENSA

También podría gustarte