Tana George sabe quién ordenó matar a su esposo Haled Saghair

6.717

Por el crimen están en la cárcel alias ‘Tin’, alias ‘Nene’ y alias ‘Justin’, quienes según la Fiscalía participaron en el asesinato

Tras un año del crimen en el perdió la vida el empresario bananero Haled Yamal Saghair Granados, cuando se movilizaba en una camioneta por la calle 31 con carrera 13, en el barrio Las Américas de esta capital,  su esposa, Tana George Díaz, escribió una carta dirigida al autor del asesinato, que pagó $6 millones de pesos a los bandidos para arrebatarle su vida.

Para las autoridades judiciales, dar con el esclarecimiento del caso ha sido uno de sus objetivos, es por esto que al poco tiempo del homicidio, capturaron a Ricardo Javier Rodríguez, alias ‘Nene’, quien manejó la motocicleta desde donde Estin Gray Ortiz Balaguera -también capturado- le disparó a Saghair. Asimismo, fue capturado Justin de Jesús Barrios Avendaño, el eslabón entre los sicarios y la persona que los contrató.

Los antes mencionados fueron cobijados con medida de aseguramiento en centro carcelario por el Juzgado Cuarto Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías de esta ciudad que lleva el proceso.

Sin embargo, 365 días después, el verdadero autor del crimen no ha logrado ser capturado por las autoridades. El determinador de este homicidio se pasea por las calles de Santa Marta, e inclusive se ha visto varias veces con la joven viuda del empresario asesinado

Es por esto, que los familiares de la víctima, especialmente para su esposa, Tana George, siguen aferrados a Dios y la Fiscalía en que se hará justicia en su tiempo.

Al cumplirse el primer aniversario de Saghair Granados, su esposa y madre de sus tres hijos escribió una carta a la persona que asesinó al amor de su vida. En el escrito dijo: “Señor asesino, me dirijo a usted en un día que nadie desea conmemorar; la muerte violenta de mi esposo Haled Saghair, ocurrida exactamente hace 365 días, después de que tomó la decisión de mandar asesinar a un padre, esposo, hermano e hijo”

Haled Yamal Saghair Granados  el empresario Haled Saghair Granados asesinado la mañana del 11 de julio del 2019 al sur de esta capital.

“Quisiera empezar por ahí, y es que usted no mandó a matar a una sola persona, sino que eliminaste a un hombre joven, que cumplía muchas facetas en esta vida. Me pregunto: ¿mandar a matar a alguien lo hace a usted valiente o es un acto de cobardía? Y no dudo en decir que es el acto más cobarde que usted pudo cometer, si tenía un problema personal con él, lo debió resolver de otra manera.

Sí. Su cobarde decisión, dejó a una mujer viuda a los 29 años, apenas cuando empezaba a disfrutar de una vida en pareja. Pero más allá; asesino lo que logró fue dejar a 3 inocentes niños sin su papá, por quien preguntan día y noche y a quien, muchas veces, esperan en la puerta de la casa, porque, sueñan, con que algún día volverá del sueño eterno en donde está”, señala el documento.

Lugo agrega: Hoy me acuerdo del momento cuando me llamaron a darme la noticia, salí al lugar de los hechos, y vi una escena que nadie quisiera ver; a mi esposo, tirado en el suelo, rodeado por un charco de sangre sin vida, perdiéndolo para siempre, por una irresponsable y cobarde decisión que usted tomó´.

´Es una imagen que jamás borraré de mi mente, y que no le deseo a absolutamente nadie en esta vida, porque esa dantesca escena, simplemente no es posible borrarla, hace parte de ese “YO” que no quisiera que existiera, pero no es posible, es la realidad.

Mis hijos esos niños a quienes usted le arrebató a su papá de una forma tan violenta, no lo conocen, no saben de usted, tampoco lo odian, porque cuando rezamos en las noche y me preguntan cuándo volverá papi, yo simplemente les digo que está al lado de Dios, en un lugar mejor lleno de amor, no se si esto lo digo para consolar mi corazón y tratar de darles tranquilidad a ellos para que se despierten sentimientos de odios por alguien a quien no conocen y que es un fiel ejemplo de lo que no debe de ser la sociedad . Sin embargo la realidad es otra, la soledad acecha y, claro, la rabia también por la falta de justicia´, escribe Tana George.

Seguidamente, la carta dice además, “Asesino, ya pasamos por tu culpa nuestro primer día del padre sin Haled, se quedaron los regalos listos para entregárselos a su papá, como seguro los tuyos si lo hicieron. Se acabó el año escolar y no recibieron una felicitación de su padre por ganar el año, tampoco recibieron un abrazo de Navidad y Año Nuevo, los cumpleaños, las celebraciones familiares y una vida entera por delante que iremos quemando con momentos sin él. Yo hoy como madre entiendo que tanto los hijos valoran las manifestaciones de amor, cariño, un abrazo de los padres, gracias a dios y los suyos tienen todavía la oportunidad de recibirlos”.

´Quiero que sepa usted, la impotencia que siento cuando lo veo por la calle caminando con esa mirada arrogante que le caracteriza, como creyendo ser el dueño del mundo y de la vida de los demás, porque en la de mi esposo, la decidió usted. Siempre que lo veo, me lleno de fuerzas y lo miro a los ojos, Dios me protege de su maldad y rodea mi familia de lo que profesa, pero más allá de eso, cuando siento que pierdo las esperanzas porque la justicia no llega, es cuando más confío en que llegará y pongo mi corazón limpio, en la fe de nuestro ser supremo, el que verdaderamente es dueño de nosotros, y sigo adelante, a pesar de verlo libre, como si nada pasara, con una gran carga de cinismo que guarda, dándoselas del buen padre, del buen esposo, cuando todos sabemos que es un simple y llano asesino. Y es simple, porque los que necesitan de otros como usted para sentirse enaltecidos y protegidos, en el fondo son un mar de inseguridades y vacíos, y es que mandar a matar a alguien como lo hizo no es una cosa menor, no.

Yo seguiré aquí, fiel a mis convicciones, apegada a la fe, dándole lo mejor dentro de los defectos que pudiera tener a mis hijos. Seguramente nos seguiremos tropezando por las calles, hasta el día en que podamos ver una justicia en este país, esa que tanto anhelamos, pero en el camino no puedo desviar mis prioridades y mientras eso pasa, seguiré dándole lo mejor a mis hijos, dejándole el mejor legado posible de su papá mientras crecen, a pesar de su irracional decisión, porque en este país, que tanto ha sufrido, sencillamente no pueden seguir caminando campantemente asesinos como usted, eso simplemente no puede ser´.

Por último, dice, ”finalmente a Haled en donde esté, que sé nos cuida, decirle que aquí sigo en esta lucha diaria, no sabía que sería tan duro, que 365 días sin ti es mucho, pero peor es aceptar que será para toda la vida, sigo aquí en esta batalla conmigo misma para aceptarlo, pero mientras, te reitero que estoy haciendo mi mejor intento, por nuestros hijos, esos que tanto amaste y seguro lo sigues haciendo”, termina la carta de la joven viuda del empresario asesinado.

También podría gustarte