Lluvias dejaron 1.300 familias damnificadas y 450 viviendas averiadas

360

Las fuertes lluvias que han azotado a la ciudad últimamente dejaron 1.301 familias ubicadas en puntos bajos de la ciudad, como Pescaito, Bastidas, Olaya Herrera, Portal de las Avenidas, damnificadas y unas 450 viviendas sufrieron afectaciones

Igualmente, otras 17 casas  perdieron el techo y  registraron el colapso de paredes; siete viviendas más con afectaciones severas fueron evacuadas, debido al riesgo de colapso inminente por caída de árboles y deslizamientos.

Estas fueron halladas inhabitables  en el marco de las visitas de inspección de expertos del equipo Ogricc, a los barrios  Pantano, sector Paraíso; Rafael Ibáñez, San Jorge, Colinas del Pando, Tayrona parte alta y Juan XXIII.

De acuerdo con la información recopilada en los recorridos de la Ogricc, con relación a la escala planteada por la Estrategia Municipal de Respuesta a Emergencias (Emre), se registró una emergencia de nivel 3, que dejó como saldo 450 viviendas afectadas, ubicadas en  24 barrios; dos personas fallecidas y otras dos lesionadas, entre las que se encuentra un menor de edad.

El director de la Oficina para la Gestión del Riesgo y el Cambio Climático, (Ogricc), Jaime Avendaño Camacho, hace unas recomendaciones, entrega un balance de las emergencias y revela los puntos más críticos donde se pueden presentar desastres, indicando que el factor que se suma a las inundaciones en la ciudad se debe a la obstrucción de las rejillas que permiten el desagüe por los diferentes canales y colectores pluviales.

 “Tras las lluvias registradas el fin de semana pudimos ver un colapso considerable en la ciudad de Santa Marta, no obstante, las lluvias no fueron tan severas como lo que se presenta regularmente para nuestra época invernal, que se puede deducir de lo que pasó producto de las visitas de campo realizada tanto por el Essmar, el Cuerpo de Bomberos, la Defensa Civil y la Policía, es que veíamos que había mucho material suelto, río de lodos en los cerros del norte de la ciudad y la lluvia lo que hizo fue que como estaban suelto, arrastrarlos muy fácil y ese arrastre obviamente llegó hasta el sistema de alcantarillado, hasta algunas partes los canales principales y los comenzó a taponar haciendo que nuevamente se presentará encharcamiento bastante considerable”, puntualizó Jaime Avendaño.

Según las declaraciones dadas por el director de la Ogricc, uno de los sectores más afectados fue el barrio Pescaíto, debido a que, al ser el punto más bajo de la ciudad, todas las aguas que no tenían escape fueron a llegar directamente, lo que provocó la inundación.

Del mismo modo, el director de la Ogricc, visitó el barrio 17 de diciembre para realizar labores de inspección, luego que se reportara arrastre de sedimento con material rocoso hasta varias de las vías de ese sector residencial, producto de la escorrentía superficial, entre otros que se vieron afectados como, el barrio San Jorge, Once de Noviembre, Ondas del Caribe, Chimila, Bastidas, entre otros.

RIESGOS POR DERRUMBES

Además del alud que derrumbó una vivienda en Gaira con consecuencias fatales, la Unidad de Gestión de Riesgo atendió deslizamientos en viviendas ubicadas en las partes altas del barrio Junín, San Jorge, El Pantano, Divino Niño y el barrio Tayrona.

Jaime Avendaño, manifestó que, “la mayoría de afectaciones en las viviendas que sufrieron daños en su estructura se dieron por efecto de la escorrentía superficial durante las lluvias, es decir agua lluvia que su filtra en el terreno y provoca los deslizamientos”.

En la explicación dada por el director de la Ogricc, los riegos naturales, con el proceso de invasión hay una pérdida de ecosistema, los cual se convierte en un riesgo para los seres humanos.

Asimismo, indica que otro riesgo que se puede presentar en estos cerros, son los socios naturales, que son los temas de deslizamiento, Avendaño asegura que se pueden ocasionar deslizamientos por ocupación inadecuada del cerro, “digamos que si al invadir se elimina cobertura vegetal, esto ocasiona que los tiempos de lluvia, sobre todo en nuestros de la ciudad, son cerros que son de características metamórficas,  en decir, que con presencia de agua se hinchan y al hincharse se vuelven inestables y se presentan deslizamiento con corriente superficial”.

Seguidamente expone que “las corrientes superficiales, arrastran el cimiento o este material suelto y se deposita en la parte baja de los cerros, lo que provoca que se tape el sistema de alcantarillado y se presenta el represamiento en los puntos bajos, además, estos deslizamientos generan inestabilidad y esta inestabilidad puede generar movimientos de roca con el paso de los años y caer sobre casas”.

TEMPORADA DE HURACANES

Las lluvias que experimentó la ciudad de Santa Marta durante este fin de semana, se dan en el marco de la Temporada de huracanes que inició a nivel nacional el pasado 1 de junio y que se extenderá hasta el 30 de noviembre, según la información suministrada por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, Nooa, de Estados Unidos y el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam.

Finalmente, Avendaño aseguró que se encuentran ejecutando acciones para reducir los riesgos como son la limpieza de canales y rejillas para facilitar el proceso de evacuación de aguas a cargo de la Essmar, así como el retiro del cúmulo de material de arrastre proveniente de los cerros por deslizamientos o derrumbes a cargo de la misma entidad y con el apoyo a los miembros del Comité Barrial Samario (Cobasa), la identificación de los procesos de encharcamiento y deslizamiento, así como el monitoreo de los niveles de los ríos que se trabajó de manera conjunta con la Defensa Civil.

INTERVENCIÓN DE LA ALCALDÍA

La Alcaldía Distrital a través de la Oficina para la Gestión del Riesgo y el Cambio Climático (Ogricc) y la Empresa de Servicios Públicos de Santa Marta (Essmar), ejecuta acciones para la remoción de sedimento en algunas de las zonas de la ciudad que resultaron afectadas como consecuencia de las lluvias, por la escorrentía superficial que generó el  arrastre de lodo y rocas hacia la parte baja de los cerros nororientales de la ciudad.

“Las primeras intervenciones se ejecutan a esta hora en el barrio Juan XXIII, con apoyo del Banco de Maquinaria Amarilla (Bamam), que se encuentra adscrito a la Ogricc y se espera que en las próximas horas se llevan a cabo acciones del mismo tipo en sectores como 17 de Diciembre, San Jorge, Junín, y Villa del Río, con el propósito de que el tránsito vehicular y peatonal retorne a la normalidad en esas zonas del Distrito”, explicó la alcaldesa Virna Johnson, en el marco de su visita a los sectores afectados para la puesta en marcha de estas operaciones que permitan la reducción del riesgo.

La mandataria anunció que además de los dos minicargadores y camiones doble toque  que realizan las labores de remoción y transporte del lodo que yacía sobre las vías principales de ese sector residencial, se plantea la posibilidad de que entre en operación una retroexcavadora o excavadora tipo oruga, para agilizar los procesos de remoción del material.

LA EMERGENCIA EN CIFRAS

De acuerdo con el reporte entregado por el director de la Ogricc, Jaime Avendaño, un total de 22 barrios ubicados en los cerros norte y nororientales de la ciudad sufrieron las consecuencias de las fuertes precipitaciones y la movilidad estuvo reducida en el 45 % del total del territorio Distrital.

Se presentaron afectaciones fuertes en el 8,63% del área construida de la ciudad en su perímetro urbano y afectaciones medias en el 19,21 %, mientras que en el sector rural sólo fue reportado un deslizamiento de piedras en la vereda Puerto Mosquito.

Igualmente, otras 17 casas  perdieron el techo y  registraron el colapso de paredes; siete viviendas más con afectaciones severas fueron evacuadas, debido al riesgo de colapso inminente por caída de árboles y deslizamientos. Estas fueron halladas inhabitables  en el marco de las visitas de inspección de expertos del equipo Ogricc, a los barrios  Pantano, sector Paraíso; Rafael Ibañez, San Jorge, Colinas del Pando, Tayrona parte alta y Juan XXIII.

Otras 1.301 familias ubicadas en puntos bajos de la ciudad, como Pescaito, Bastidas, Olaya Herrera, Portal de las Avenidas, entre otros, sufrieron consecuencias leves por materializaron de escenarios de riesgo como encharcamientos e ingreso de sedimento a sus inmuebles.

OBRAS MENORES

El director de la Ogricc, destacó el funcionamiento de las obras menores durante las lluvias, entre ellas, las inauguradas por la alcaldesa Virna Johnson, en el marco de la ‘Estrategia de Obras Menores para la Reducción del Riesgo con Participación de la Comunidad’.

Uno de las obras destacadas por el funcionario se encuentra localizada en el barrio Ciudadela 29 de Julio, a la altura del puente vehicular que conduce hacia la Calle 30; allí se  mitigó el riesgo de inundación por desbordamiento de la quebrada Tamacá; mientras que otra, ubicada en la urbanización Villas de Alejandría, se evitó la evolución de procesos erosivos por efecto de la escorrentía superficial.

También podría gustarte