Número de víctimas se eleva a 35 los muertos

28

Hace una semana ocurrió la trágica explosión de un camión cisterna cargado de combustible que se accidentó sobre la carretera Ciénaga-Barranquilla, a la altura del corregimiento de Tasajera.

Y con el transcurrir de los días, la tragedia que inició con 7 personas que murieron calcinadas en el lugar de los hechos, una semana después el número de víctimas se elevó a 35

En las últimas horas de ayer, la clínica Reina Catalina de Barranquilla, informó que uno de los heridos que permanecía en la UCI, perdió la batalla tras presentar complicaciones de salud a causa de las graves quemaduras y lesiones en gran parte de su cuerpo.

Se trata de Kennin Gutiérrez Guerrero, de 26 años, quién se convierte tristemente en la víctima 35 de este doloroso hecho, que incluso superó las muertes de la tragedia con los niños de Fundación ocurrida en 2014

Con Kenis Gutiérrez Guerrero, van 28 pacientes que eran atendidos en clínicas y centros médicos que pierden la vida, y el único este domingo.

La Secretaría de Salud de Barranquilla confirmó que en la madrugada del domingo, perdió la batalla por la vida José Castillo Mejía, otra de las personas que se encontraban heridas tras la explosión el pasado lunes en Tasajera.  Castillo Mejía era atendido en la clínica Reina Catalina de Barraquilla. Con este caso, ya son 11 los pacientes que han muerto en la capital del Atlántico.

De igual modo, señala que el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias Distrital -CRUE- confirmó que en los centros asistenciales de salud de Barranquilla continúan 10 pacientes en las Unidades de Cuidados Intensivos de; clínica Reina Catalina Barranquilla: 8 pacientes; Camino Adelita de Char: 2 pacientes.

La reciente muerte, se suma a las cinco ocurridas durante el día sábado, de las cuales dos de las víctimas permanecían internados en Barranquilla, dos en Valledupar y uno en Bogotá y ya son 34 el saldo total del siniestro.

7 MUERTOS CALCINADOS Y 27 EN CLÍNICAS

El día del siniestro fallecieron 7 personas calcinadas y desde esa fecha hasta este domingo han muerto 28 más, debido a la gravedad de sus quemaduras, que ocuparon entre el 60% y el 99% de su superficie corporal.

Entre las recientes víctimas, se encuentra Luis Manuel Marín, de 17 años, y Keivis José Samper Ayala, de 23 años, que se encontraba en cuidados intensivos en la clínica Atenas de Barranquilla luego de sufrir graves quemaduras, pero sus vidas se apagaron por distintas fallas en sus cuerpos.

RECIENTES FALLECIMIENTOS

De igual modo, un hombre, de 22 años, que se encontraba en la Umhes Simón Bolívar de Bogotá, falleció tras las malas condiciones en que ingresó con una falla multiorgánica (cardiopulmonar y renal), infección por SARS COV 2, de acuerdo a prueba rápida practicada antes de su traslado. Ya la Clínica de Alta Complejidad del Caribe, en Valledupar, había reportado más temprano el sábado el fallecimiento de otro paciente quemado, identificado como Deiner Alberto Samper Miranda, de 38 años, quien tenía comprometido el 90% de la superficie corporal.

Su deceso se produjo a las 8:55 de la mañana del sábado, en el centro médico en el que se encontraba desde hace cinco días, bajo atención médica en la unidad de quemados.  Al cierre de esta edición, se conoció la muerte de Anyelo Pérez, de 17 años, quien falleció en la capital del Cesar. En Barranquilla han muerto 10 de los 19 heridos por la explosión que fueron trasladados a la ciudad para recibir atención de una unidad de cuidado crítico en cuatro centros asistenciales. En Baranoa siguen siendo atendidos otros cinco pacientes.

34 SE RECUPERAN

En total son 34 las personas que se encuentran en estado grave a causa de las quemaduras, las que están repartidas en centros asistenciales de Ciénaga, Barranquilla, Valledupar, Bogotá y Baranoa, Atlántico.  La situación que mantiene en incertidumbre a los familiares de las personas quienes continúan hospitalizadas, en las próximas horas podría empeorar, teniendo en cuenta que sobrepasó el número de víctimas que dejó la tragedia ocurrida el 14 de mayo de 2014 en el municipio de Fundación, Magdalena, en la que 33 menores y una mujer murieron calcinados luego que el vehículo en el que se movilizaban se incendiaria, luego que su conductor le suministrara gasolina sin antes apagarlo.

ESTOS SON LAS VÍCTIMAS

El listado de las personas que murieron es confirmada por las autoridades y es el siguiente: en centros asistenciales y clínicas de Santa Marta, fueron identificados como: Carlos Andrés Ariza Robles, 18 años y Álvaro Antonio Ariza Robles, de 21 años, Carlos Ortiz Barcelo, de 36 años, en la clínica Mar Caribe; Adolfo León Carranza, de 19 años, Deibys Andrés Carranza Ariza, Gustavo Andrés Carranza, y Carlos Camargo, de 22 años en el Hospital Julio Méndez Barreneche.

Galdino José Gutiérrez Gómez, de 44 años de edad, murió en la clínica Atenas de Barranquilla; James Alberto Carbonó Mendoza, de 21 años en la clínica Reina Catalina;  Keiner Smith López Viloria, de 21 años, José Luis Castillo Sánchez, de 29 años, en la clínica General del Norte; en la clínica de la Costa, José Domingo Gómez Manga, 21 años; Juan Carlos Guerrero Viloria, de 33 años en el Hospital Adelita de Char, Adalberto Díaz, y Luis Daniel Marín Díaz, de 17 en la clínica Atenas, al igual que la reciente víctima la madrugada de ayer.

Por último, en Bogotá murieron, Nelsón Enrique Zabala Montoya, de 32 años, quien ingresó el 7 de julio al UMHES Simón Bolívar, con lesiones por quemaduras de segundo y tercer grado en el 65% de la superficie corporal, causadas presentó falla multiorgánica y sospecha de infección por SARS COV 2 y diabetes. César Robles, de 35 también fue una de las víctimas que perdió la batalla en la capital del país y un joven de 22 años.

A ESPERA DE RESULTADOS

Los familiares de las víctimas que quedaron ‘calcinados en el lugar del siniestro, señalan que el proceso de identificación ha sido un proceso lento por parte de la entidad judicial. Este proceso tomaría unos días más, debido a que la institución que solicitó un análisis de ADN para la plena identificación de los fallecidos que si bien ya fueron tomados y llevados a la capital del país, se tardarían hasta 15 días en conocer detalles oficiales por parte de Medicina Legal.

Aunque algunas de las víctimas que murieron de manera instantánea tras la explosión del vehículo, ya fueron identificadas por elementos que llevaban puestos, tatuajes o cicatrices en el cuerpo,  lo que ha facilitado el proceso de identificación porque se hace el cotejo directamente con ese posible pariente, otras familias continúan a la espera de los resultados que le confirmarían sus sospechas.

Estos serán analizados con un equipo de alta tecnología que permite identificar muestras que estén en muy alto grado de degradación, bajo la misma técnica que se empleó para la identificación de las víctimas del Palacio de Justicia y de la Masacre de Bojayá.

APOYO DE LOS BARRANQUILLEROS

Varios de los heridos que resultaron involucrados en el incendio del automotor en Tasajera permanecen recibiendo atención médica en diferentes clínicas de la ciudad. Mientras estos continúan en estado crítico, y otros en mejores condiciones, sus parientes que mantienen en las afueras de los centros médicos a espera de conocer noticias de su estado de salud han sido ayudados por los barranquilleros que se han unido en medio de la emergencia sanitaria por el COVID19, para entregarles mercados y kits de aseo personal.

Por medio de las redes sociales, un grupo de jóvenes recolecta alimentos no perecederos, pañales y otros productos para el cuidado de los pacientes que se encuentran en la UCI de la clínica Reina Catalina, Adelita de Char, Clínica General del Norte y Atenas. “Nos estamos encargando de mover las redes sociales, de recolectar y entregar las ayudas. Somos cuatro, comencé yo y se unieron tres más, así pudimos crear un grupo para que la información llegara a muchas personas más, dispuestas a ayudar”, explicó una de las líderes de la iniciativa.

Un grupo de 80 personas se han ido uniendo en la campaña de ayuda, gestionada por cuatro barranquilleras. Inicialmente estas ayudas han sido donadas entre 16 y 20 familiares, que, angustiados permanecen en las diferentes clínicas esperando noticias positivas sobre sus seres queridos.  “En realidad, las redes sociales han servido muchísimo para conseguir las ayudas y, espero con esta información, un impulso para que las personas nos acompañen en estas ayudas que estamos dando y que no sea simplemente por este accidente, que no sea algo que a la semana olvidemos todo. Recordemos que hay muchas personas que viven en la pobreza y no solo simplemente son ellos”, expresó una de las gestoras, quien invitó a los demás ciudadanos a ser solidarios en este duro momento que atraviesa la comunidad de Tasajera.

Estos han recibido el apoyo económico del alcalde de Puebloviejo, las familias están siendo hospedadas en un hotel de la ciudad y tienen lo necesario para cumplir sus necesidades básicas, mientras sus parientes se recuperan en Barranquilla. Sin embargo, ellos están recolectando alimentos y productos de aseo, para luego ser llevados a los demás habitantes de Tasajera, quienes por años han sufrido el olvido del Estado.

Se conoció además que, 150 comerciantes de la plaza de Barranquilla también han contribuido en la causa. La tarde del sábado, llegaron hasta el pueblo, ubicado en la vía Barranquilla – Santa Marta para hacer la entrega de 10 toneladas de víveres y verduras.  “Viendo la necesidad de los familiares que no tienen la posibilidad, en medio de esta pandemia, de la tragedia y dándonos cuenta que es un pueblo abandonado por el Estado y la Gobernación, surge la idea de donar más de diez toneladas de alimentos”, explica un comerciante de guineo en la plaza de mercado.

Además se supo que la iniciativa es liderada por la Asociación de Comerciantes Unidos de Barranquillita con el apoyo del comandante del CAI de Barranquillita, donde todos los vendedores del sector, aportaron cajas de frutas, verduras y abarrotes hasta alcanzar diez toneladas de alimentos, que serán distribuidos entre los pobladores de Tasajera.

 

También podría gustarte