Decretados 3 días de duelo por muerte de dos empleados de la Rama Judicial del Magdalena

1.752

En reunión de Sala Plena extraordinaria del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Santa Marta, acordaron declarar desde hoy tres días de duelo en la Rama Judicial como homenaje póstumo a las doctoras Claritza Tejeda Urbina y Graciela Urbina Guerra, quienes fallecieron a causa del Covid-19.

Los magistrados del Magdalena lamentan profundamente la muerte de estas dos servidoras públicas, las cuales eran madre e hija, además de la pequeña criatura de la jueza Claritza Tejeda Urbina que también perdió la vida.

Esta situación prendió las alarmas en la Rama Judicial del Magdalena, puestas que piden a la Secretaría de Salud Distrital y Departamental el respectivo acompañamiento para prevenir que haya otras muertes o en su defecto conocer si hay más casos de Coronavirus en los juzgados y tribunales.

El magistrado Carlos Milton Fonseca, presidente del Tribunal Superior de Santa Marta, indicó que ya se enviaron dos oficios a las administraciones locales para que tomen las acciones de prevención ante la presencia del Covid-19 en la Rama Judicial.

COMUNICADO

La Presidencia del Tribunal Superior de Santa Marta informa con profundo dolor, el reciente fallecimiento, en esta ciudad, de dos apreciadas servidoras de la administración de justicia adscritas a este distrito judicial.

 El día sábado 11 de julio de la cursante anualidad falleció la doctora Graciela Urbina Guerra, QEPD, quien se desempeñaba como Secretaría del Juzgado Segundo Laboral del Circuito de esta ciudad.

Igualmente perdió la vida, el pasado lunes 13 de julio, la Juez Promiscuo Municipal de Chibolo, doctora Claritza Tejeda Urbina, QEPD, hija de la anterior, quien se hallaba en avanzado estado de gestación, perdiendo también a la criatura que llevaba en su vientre. En ambos casos se señala como causa presunta de sus decesos el Covid-19.

La doctora Graciela Urbina Guerra, QEPD, ejerció como Servidora Judicial durante más de treinta años, distinguiéndose por su calidad humana, integridad, competencia y espíritu de servicio. Su muerte deja un gran vacío entre sus familiares, amigos y compañeros de labores.

Su hija, la doctora Claritza Tejeda Urbina, QEPD, por su parte, ejerció con probidad, capacidad y decoro el cargo de Juez Promiscuo en el municipio de Chibolo, ganándose con su comportamiento el aprecio y el respeto de los habitantes de dicha localidad y de quienes tuvieron la oportunidad de conocerla. La desaparición de las mencionadas servidoras Judiciales deja un profundo vacío en sus familias, en la Rama Judicial y en sus compañeros de labores.

 Los magistrados del Tribunal Superior de Santa Marta, los jueces, empleados y en general los servidores judiciales adscritos a este distrito judicial, deploramos profundamente la muerte de estas insignes trabajadoras de la Justicia Colombiana y enviamos nuestro más sincero mensaje de solidaridad, consideración y apoyo a sus familiares, en esta aciaga hora. Comunicado firmado por el magistrado Carlos Milton Fonseca Lidueña, presidente Tribunal Superior de Santa Marta.

 

También podría gustarte