Pueblos indígenas de la Sierra Nevada iniciaron la defensa de la Línea Negra

547

La Sierra Nevada de Santa Marta o llamada corazón del mundo está en riesgo, y por eso, los cuatro pueblos Arhuaco, Wiwa, Kogi y Kankuamo y, organizaciones nacionales e internacionales nos unimos para defender el territorio sagrado de la Línea Negra.

En ese sentido, radicaron una serie de acciones legales ante el Consejo de Estado, para proteger y respaldar la legalidad del Decreto 1500 de 2018 que reconoce la Línea Negra, Séshizha, y que está bajo ataque por una demanda.

Esta demanda busca la nulidad del Decreto y se encuentra en la Sección Primera del Consejo de Estado a manos del magistrado Roberto Augusto Serrat. Fue presentada por Yeferson Mauricio Dueñas Gómez y fue coadyuvada por algunos gremios económicos. Se compone de dos cargos principales y unos cargos subsidiarios. Los cargos principales de los demandantes se centran en decir que la Línea Negra se forjó sin una base normativa sólida y sin contar con una cartografía previa. En el segundo cargo principal argumentaron que la norma se realizó sin contar con una consulta previa.

En los cargos subsidiarios, los demandantes dijeron que el Decreto 1500 de 2018 desconoce y limita los usos que tiene el Estado sobre el subsuelo. También aseguraron que el documento se formó sin tomar en cuenta lo establecido en las normas de ordenamiento territorial y en el sistema de control ambiental.

‘AFIRMACIONES FALSAS’

“Estas afirmaciones no son ciertas. Por esta razón y en defensa del corazón del mundo, hemos decidido presentar varios recursos dentro del proceso de nulidad para defender el Decreto. Lo primero que se debe decir es que este Decreto se fundamenta a partir de los principios de Ley de Origen plasmados en nuestro Documento Madre”, dice el documento de los pueblos indígenas.

Juan Pablo Muñoz, uno de los defensores jurídicos de los cuatro pueblos aseguró en rueda de prensa que el demandante interpretó mal el Decreto 1500 de 2018, porque la Cartografía es “una consecuencia de adoptar el Decreto, pero el accionante entendió que este mapa era una causa, que su existencia es la que determinaba la existencia del decreto y por eso señaló que fue falsamente motivado por no existir este mapa”. Además, explicó que durante el proceso vamos a demostrar que el Decreto se forjó a partir del documento madre, el cual existía antes de la creación de la norma.

La acusación de la ausencia de consulta previa para la realización del decreto también carece de verdad. Lo cierto es que vamos a demostrar como este proceso tuvo amplias garantías de participación. Realizamos una consulta previa que podría ser modelo para otras consultas, porque se hizo una fase de pre consulta, se hicieron unos recorridos, se generó una concertación jurídica frente al articulado de la norma.

Muñoz explica que “de esta manera la consulta previa se adelantó con todas las garantías necesarias y se cumplió conforme lo acordado entre el Gobierno Nacional y las comunidades”. Gracias a un verdadero proceso de consulta previa, los Cuatro Pueblos Indígenas de la Sierra Nevada pudimos establecer un diálogo con el Estado Colombiano para que nuestra cosmovisión sobre la Sierra Nevada de Santa Marta y la Línea Negra fuera reconocida por la institucionalidad. En compañía del Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Icahn, el Ministerio de Cultura, el Ministerio del Interior, Igac y los miembros de los Cuatro Pueblos pudimos acordar una redefinición del territorio ancestral de los cuatro Pueblos indígenas expresado en sus 348 sitios y espacios sagrados de la Línea Negra.

LOS RECHAZOS

Las comunidades también rechazamos los cargos subsidiarios que señala el demandante. El Decreto 1500 de 2018 en ningún momento cambia el sistema de ordenamiento territorial y tampoco genera una deformación del sistema de control ambiental. La norma no desconoce la propiedad que tiene el Estado sobre el subsuelo, pero reconoce que la Línea Negra y los cuatro pueblos de la sierra sí tienen una relación espiritual con los recursos del subsuelo. Esto invita a poner en dialogo la diversidad étnica y cultural frente a los usos del subsuelo.

Lo propio sucede con el tema de que las comunidades son autoridades ambientales en sus territorios. Este decreto no pone en discusión ni temas de ordenamiento territorial ni temas de protección ambiental. Es un desarrollo del Convenio 169 de la OIT aprobado previamente en la Ley 21 de 1991.

“Dentro de esta lucha jurídica estamos juntos los 4 Pueblos y además nos acompañan varias organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos y de defensa por el ambiente, esta defensa es de todos, debemos defender el corazón del mundo”, menciona Jaime Luis Arias, Secretario técnico del Consejo Territorial de Cabildos. Este reconocimiento del territorio sagrado es un avance para el desarrollo del derecho al territorio y la protección de los espacios territoriales megadiversos que abundan en Colombia.

 “Hoy, el corazón del mundo está llegando a un punto de no retorno, y si se acaba el territorio nos extinguimos como pueblos” menciona Gelver Zapata, Coordinador de Territorio, Confederación Indígena Tayrona. Los Mamos de los cuatro pueblos hacemos un llamado a nuestros hermanos para contribuir a la protección de la Línea Negra y todos sus sitios y espacios sagrados porque en ellos está el soporte de la vida del territorio y la humanidad. La Línea Negra es de todos.

LA GRAVE SITUACIÓN DE LA SIERRA NEVADA

Gelver Zapata, coordinador de Territorio, Confederación Indígena Tayrona, denunció que hay un riesgo eminente para la desaparición de los cuatro pueblos de la Sierra Nevada. “Tenemos 800.000 hectáreas comprometidas para la minería. Además de eso, tenemos los siete parques en el territorio, que tienen un interés de explotación económica, mas no de conservación. Todas esas acciones van en detrimento de la cultura. A parte de eso, tenemos las vías férreas y las vías planeadas para las dobles calzadas. Tenemos los puertos, y los proyectos que están irrumpiendo con el flujo de los ríos”, denunció durante la rueda de prensa. También aseguró que “tenemos 25 años hablando con el gobierno, y no habíamos llegado a un punto tan importante como lo fue el decreto. Este da una orientación al ordenamiento del territorio”.

Juana Hofman, abogada de la Asociación Interamericana de Defensa del Ambiente, Aida, y asesora de las comunidades, recalcó que “hoy existen 251 títulos mineros en la Sierra, así como obras de infraestructura que han transformado los territorios sobre los cuales se desarrolla. Ninguna de estas actividades cuenta con una evaluación apropiada de los impactos que se han generado al interior del territorio ancestral y con consulta previa. Lo cual ha generado unos conflictos muy profundos sobre el uso del recurso hídrico para el consumo humano”.

Durante la presentación de los recursos jurídicos para defender la Línea Negra, las comunidades también extendemos un llamado al gobierno nacional para que nos ayude a mitigar los daños que se están produciendo dentro del territorio de la Sierra Nevada de Santa Marta. Es importante que las vulneraciones a nuestro derecho al territorio cesen.

También podría gustarte