Viaja desde casa al ‘Corazón de Macondo’

55

Con esta iniciativa se busca apoyar a los guías turísticos locales de Aracataca, Magdalena, en estos tiempos de pandemia.

Muchos dicen que Aracataca es Macondo. Y cuando uno llega a esta tierra en la mitad del Caribe colombiano, atravesado por un “río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos”, rodeado por plantaciones de banano o “guineo” y con la Sierra Nevada de Santa Marta a su espaldas comprende porqué. Basta con dejarse contagiar con su magia.

En el lugar sus habitantes viven entre lo real y lo imaginario, los mayores hablan de Gabo como Gabito, y abundan las Amarantas, los José Arcadios, las Remedios y los Aurelianos. Antes de la pandemia, el turismo era una de las actividades económicas a las que se dedicaba un grupo de 30 cataqueros, entre guías locales, artesanos y artistas, agrupados en AturMacondo y la agencia de viajes Jireh Tour Express.

Hoy, con la crisis del Covid- 19 pasan momentos difíciles, pero no pierden la esperanza de un día ver a los viajeros regresar a su pueblo.

Mientras tanto, con el apoyo de Walking Santa Marta, un proyecto que busca fortalecer las iniciativas de turismo comunitario frente a las nuevas necesidades de conexión con el mundo digital, los guías locales de Aracataca vienen realizando ‘tours virtuales’ todos los sábados por la plataforma Zoom, en los que por medio de relatos van dando a conocer los lugares icónicos del Macondo de la vida real, y su relación con la obra literaria de Gabo.

Durante el encuentro, que dura aproximadamente una hora y tiene un aporte mínimo económico, se llevan a cabo muestras culturales típicas y manifestaciones artísticas.

Para cada tour se conectan desde Aracataca 10 personas, entre guías, artistas y músicos; quienes buscan transmitir un poco de la magia del Caribe a través de la pantalla virtual.

“De toda esta situación de la crisis sanitaria lo que más extrañábamos era encontrarnos con los viajeros en el pueblo, contarles nuestras historias y caminar con ellos. Con esta alternativa de los toures virtuales hemos podido volvernos a encontrar desde la distancia con personas de varias partes del mundo para contarles las cosas reales e imaginarias que aquí pasan, y todo esto nos ha dado una nueva esperanza en estos tiempos de pandemia”, dice Rubiela Reyes, quien es una de las guías que lidera el tour, y quien se ha dedicado a esta actividad de manera profesional hace más de 10 años.

Algunos de los lugares del pueblo que los viajeros a Macondo tienen la oportunidad de conocer son la Estación del Tren, por donde llegó el progreso a Aracataca; el monumento a Remedios La Bella, uno de los icónicos personajes de “Cien Años de Soledad”; la casa de los abuelos de Gabo, donde nació y creció el escritor y que hoy es un museo en el que se exponen fragmentos de su obra y la historia familiar que daría vida a la de los Buendía; la Casa del Telégrafo y el salón de baile de coronel Márquez, que según cuentan los habitantes de Aracataca, funcionaba como burdel pasada la media noche, y que sería de donde el escritor sacó la inspiración de los personajes de algunas de las mujeres que aparecen en su obra, entre otros.

“Lo que hemos venido haciendo con los guías locales durante los últimos dos meses es apoyarlos en el proceso de transformación al mundo virtual. Una adaptación que normalmente hubiera tomado mucho más tiempo, pero que debido a la coyuntura de la pandemia se ha logrado acelerar como una medida para que por un lado ellos puedan seguir generando ingresos, y por otro se pueda hacer una promoción del destino como un lugar por descubrir, una vez se reactive el turismo en Colombia”, dice María Camila Peña, creadora de Walking Santa Marta, periodista, escritora de viajes y experta en crear estrategias de comunicaciones para comunidades vulnerables.

El proyecto Walking Santa Marta tiene como objetivo seguir apoyando otras iniciativas de turismo comunitario a lo largo del territorio Caribe, y conectar a los viajeros con experiencias hechas a la medida, auténticas, lejos de las multitudes, respetuosas con la naturaleza, que aporten a las comunidades que viven en estos lugares mágicos del universo macondiano. Una apuesta al viaje no solo como un punto de llegada a un destino, sino como una experiencia de intercambio entre locales y viajeros en la que las historias cobran importancia. /@ walkingsantamarta.

También podría gustarte