La ampliación del aeropuerto un debate con 15 años de historia

1.813

Por años, la situación de la pista de aterrizaje del aeropuerto de Santa Marta, ha sido un tema controversial y se mantiene en el ojo de la opinión pública, principalmente porque su corta longitud representa situaciones de alto riesgo tanto para los pasajeros como los tripulantes.

Es así como una intervención del nuevo Director del Fondo de Promoción Turística en la prensa local aproximadamente hace cuatro meses atrás, avivó hoy al interior de la Sociedad Colombiana de Arquitectos Regional Magdalena, el debate sobre la conveniencia de seguir invirtiendo recursos en el actual aeropuerto Simón Bolívar. El exdirector de Turismo curiosamente cambia la línea de acción del anterior gobierno departamental y propuso en aquel momento construir un nuevo aeropuerto en el Municipio de Zona Bananera. Es válido mencionar que, esta propuesta se realizó antes de la llegada de la pandemia a la ciudad de Santa Marta.

Es así como los arquitectos de la ciudad abrieron el debate en el seno de su organización y durante semanas analizaron los diferentes enfoques sobre la polémica situación de la pista de aterrizaje del Aeropuerto Simón Bolívar.

Es claro que en la discusión existen dos tendencias, una de las cuales coincide con la inconformidad del Fondo de Promoción Turística de mantener el aeropuerto en su localización actual, afectando la edificabilidad en altura de los terrenos más valiosos de la ciudad para el futuro desarrollo hotelero.

La discusión trajo al presente narraciones sobre los hechos que históricamente se presentaron en el país y que permitieron que por discusiones políticas Santa Marta perdiera importantes oportunidades en el contexto nacional, que Cartagena si aprovecho muy bien.

Se recuerdan nombres como el de Carlos Lleras Restrepo a quien siendo Presidente de la República abuchearon en el balcón del edificio del Concejo de Santa Marta por haber anunciado una importante inversión para construir el mejor aeropuerto de la costa, cuando desde entonces se clamaba por una urgente solución al problema de acueducto y alcantarillado.

En retaliación por ese evento y otras diferencias que el Presidente mantenía con el entonces senador Nacho Vives, los recursos se fueron para Cartagena. Recordamos iniciativas como la del Alcalde Edgardo Vives quien propuso trasladar el aeropuerto a la Ye de Ciénaga donde existía una pista menor de donde despegó el líder máximo del M-19 Jaime Bateman Cayón en su último y fatídico vuelo.

UNA DISCUSIÓN INOPORTUNA

En una entrevista con el arquitecto Daniel I. Varón,  actual Presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos Regional Magdalena nos manifestó que, “los arquitectos tenemos la posibilidad de soñar nuestras ciudades y esa cualidad es la que nos hace repensar los espacios públicos arquitectónicos y urbanos. Nos permite también debatir en corrientes diametralmente opuestas como la vanguardista que todo lo propone nuevo y   la conservacionista que defiende lo patrimonial, lo histórico y lo que está funcionando bien”.

Varón agregó además que, “personalmente considero que la discusión de trasladar el aeropuerto Simón Bolívar es ahora inoportuna y extemporánea como quiera que el Gobierno Nacional ya decidió por los locales (ciudad y departamento) al entregar en concesión el aeropuerto Simón Bolívar a la empresa Aeropuertos de Oriente S.A.S. hace ya más de 2 años. Pretender trasladar el aeropuerto implicaría ahora una nueva y multimillonaria demanda contra la nación. Esta discusión debió plantearse en el proceso de revisión del POT en el año 2012. Las dinámicas económicas en crecimiento son las que han originado que ciudades como Panamá ahora cuente con tres aeropuertos”.

El arquitecto aseguró que, es interesante retomar el tema, sin embargo, atendiendo a otros horizontes y a otras expectativas ya no solo locales sino tal vez regionales e inclusive alejadas de los intereses nacionales.

 “Aquí es importante resaltar que la Ley 1962 de junio 28 de 2019 establece el marco jurídico general para que comencemos a construir un país más eficiente, menos centralista y enfocado a cambiar las economías en función de los acuerdos geopolíticos regionales. Así las cosas para el Caribe colombiano se deberían pensar en la construcción de un solo aeropuerto internacional y para ello contratar un estudio serio que analice todas las variables para lograr una localización que beneficie equilibradamente a todos los departamentos de la costa Caribe”, indicó el presidente de la Sociedad de Arquitectos del Magdalena.

Indicó que es indiscutible que la localización actual del aeropuerto afecta una importante extensiones del territorio urbano de la ciudad, especialmente en el borde marino impidiendo desarrollos en altura de edificaciones que se ofrecen en otros territorios urbanos de vocación turística con los cuales se quiere competir. Esto para Santa Marta supone plantear una nueva manera de pensar su planificación urbana actual.

LA PISTA DEL SIMÓN BOLÍVAR ES LA PENÚLTIMA

Luego de que la Sociedad de Arquitectos elaborarán algunos cuadros comparativos utilizando herramientas como Google Maps y aeropuertosdelmundo.net.co; y comparando solo dos variables (longitud de pistas y pasajeros movidos en el 2018) posicionando a Santa Marta en el contexto local, es decir, en el Caribe colombiano, se encontró que: la pista del Simón Bolívar en longitud es la penúltima entre las ocho de las capitales departamentales de la costa atlántica. No obstante,  la pista del Simón Bolívar es la cuarta en tránsito de pasajeros al mover 2 millones en el año 2018.

“El aeropuerto de Cartagena que movió 5.3 millones de pasajeros en el 2018, tiene una pista de 2379 ML, ósea es casi 700 ML más larga que la nuestra, lo que implicaría que ampliar la de Santa Marta significaría construir 450 ML de esa longitud sobre los cuerpos de agua que la limitan.

Llevar la pista del Simón Bolívar a 2000 ML es posible sin tocar los espejos de agua, pero pensar en una segunda pista como la tienen Cancún, Punta Cana e Isla Margarita es completamente imposible y allí es donde se fortalece la tesis de la reubicación o la de la construcción de otro aeropuerto.

“Es interesante saber que el aeropuerto de Barranquilla que tiene la longitud de pista con cánones internacionales (casi 3000 ML) movió en el 2018  2.7 millones de pasajeros menos que el de Cartagena. No hay una directa relación entonces entre el movimiento anual de pasajeros y la longitud de la pista como para pensar en que nuestra ciudad a futuro, ampliada su pista o construido un nuevo aeropuerto internacional, pueda mover el mismo tráfico de turismo que Cartagena”, sostuvo Varón.

En un segundo rango analizado, situando los principales destinos turísticos de los países de Centro y Sur América con los cuales Santa Marta quiere competir se encontró que la ciudad, por número de pasajeros movidos en el 2018 está en el puesto 13 entre 18.

 “Santa Marta, en el mismo escenario internacional, por longitud de pista estaría en el número 18 entre 18 ósea de última. Lo anterior significa que, a pesar de las limitaciones de la pista del Simón Bolívar el rendimiento del aeropuerto es superior en pasajeros movilizados en el 2018 que los de los aeropuertos de Jamaica, Venezuela y algunos países de Centro América”, manifestó el presidente del gremio de arquitectos del Magdalena.

LA POSIBILIDAD DE OTRO AEROPUERTO

Por otro lado,  se puede deducir que dada la demanda de cuantiosos recursos económicos para solucionar asuntos tan críticos como el abastecimiento de agua potable, problema tan diagnosticado, debatido y dimensionado del cual no conocemos cierre financiero y la actual pandemia que atraviesa la ciudad y el mundo, conservar el aeropuerto en el lugar en donde esta y ampliar su pista resulta completamente conveniente,  e la medida en que se pueda lograr, teniendo en cuenta que en la actualidad prima la salud, la alimentación.

El impacto negativo sobre la edificabilidad del territorio urbano por cuenta de los conos de aproximación al Simón Bolívar se deben compensar con mayores alturas sobre las áreas inmediatas urbanas que no están afectadas por el tráfico aéreo, precisan los arquitectos.

 “En concordancia con el nuevo ordenamiento jurídico que el país está consolidando, debemos pensar en un aeropuerto internacional de carácter regional equidistante a las principales capitales de la costa atlántica que no solo mueva turistas sino que también opere carga”, indicó el arquitecto.

Finalmente también aseguró, “nuestra ciudad colapsa en las temporadas altas y aunque con la ampliación de la pista podemos incrementar las posibilidades de ingreso de turista por año No tenemos suficientes vías, agua, alcantarillado, camas hoteleras, etc. para atender incrementos significativos de visitantes que en el mediano plazo nos igualen en número a Cartagena”.

 

También podría gustarte