Identifican a los siete calcinados en la tragedia de Tasajera

6.115

La dispendiosa y compleja labor se cumplió con muestras de ADN. La mayoría de las víctimas eran mototaxistas.

Acabó la espera. Tras la lamentable tragedia de Tasajera, ocurrida el pasado 6 de julio donde explotó un camión cisterna cargado de 5.500 galones de gasolina, que ha cobrado la vida de 42 personas, ya que 35 de ellas han fallecido en los centros asistenciales de diferentes ciudades, donde muchos de ellos no aguantaron ser trasladadas, producto de sus graves lesiones en el cuerpo; se confirmó la tarde de ayer las identidades de las otras siete personas que murieron calcinadas en el lugar.

Dos semanas después, el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Santa Marta a través de llamadas telefónicas, notificó la mañana de ayer a cada una de las familias de las víctimas, solicitándoles acercarse a la sede en Santa Marta para hacer la entrega de manera oficial de los restos de sus parientes, desaparecidos desde la fecha de lo ocurrido.

Como se informó oportunamente el pasado 8 de julio, el listado lo conforman pescadores, vendedores ambulantes y mototaxistas que el fuego desintegró cuando llegaron hasta un camión accidentado para sustraer la gasolina en pimpinas, estos son los siguientes; Raúl Marín Herrera, Raúl Enrique Cantillo Cabello, Jorge Luis Guerrero Viloria, Eduar Rafael González González, Heider José Carranza Ariza, Juan Carlos Robles Maldonado y Anci Raúl Ortiz Núñez.

PROCESO DE IDENTIFICACIÓN

El estado en el que quedaron los restos, dispersos en la carretera, imposibilitó que pudieran ser reconocidos de forma inmediata. Las familias en cuanto conocieron la tragedia, recorrieron clínicas de varias ciudades en la búsqueda de sus seres queridos, lamentablemente, tras no obtener respuestas, solo les quedó resignarse y esperar en medio de la angustia y el dolor el resultado de las pruebas de ADN a las que fueron sometidas el grupo de víctimas del estallido del vehículo.

El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses anunció en su momento que para lograr identificar a las víctimas del accidente ocurrido en Tasajera (Magdalena), se utilizaron las técnicas de la carta dental y ADN, teniendo en cuenta que los cadáveres quedaron calcinados, tras la explosión.

CONFIRMADOS POR ADN

Debido a esto, los cuerpos fueron trasladados a Santa Marta, donde se tomaron las muestras, tanto a las víctimas como a sus posibles familiares, para ser enviadas posteriormente a Bogotá, donde expertos del Instituto adelantaron los procedimientos para lograr la identificación total y así sus familiares puedan en las próximas horas rendir las honras fúnebres por el trágico hecho que hasta el momento deja 35 víctimas además de un grupo de lesionados que permanecen bajo estrictos cuidados.

Las pruebas analizadas en los laboratorios de Medicina Legal en Bogotá, permanecieron varias semanas en proceso de identificación, lo que fueron dos semanas de prolongación de la angustia y sufrimiento para las familias de los desaparecidos, quienes no perdían la esperanza que sus hijos estuvieron internados en algún centro médico de la región Caribe.

La entrega de los restos se completará de manera gradual durante el día lunes, y cumpliendo todos los protocolos de bioseguridad, debido a la emergencia sanitaria que atraviesa el departamento por culpa del coronavirus.

HERIDOS SE RECUPERAN

Hay que decir que, así como ha habido fallecimientos, también hay personas que han logrado sobrevivir y han sido dadas de alta; aunque hay otros que se encuentra aún en salas de quemados de clínicas de Barranquilla, Baranoa, Valledupar y Bogotá, sin embargo las autoridades sanitarias temen por la vida de los demás quemados que se encuentran con estado de pronóstico reservado y el desenlace podría ser fatal.

Algunos de los 26 heridos con quemaduras de segundo y tercer grado que permanecen recibiendo atención médica bajo estricta observación, se encuentran de la siguiente manera: 1 en Santa Marta, 2 en Ciénaga, 6 en Bogotá, 10 en Barranquilla y 7 en Valledupar.

LAS VOLUNTARIAS QUE ATIENDEN A LOS HERIDOS

12 días después del incendio del vehículo que cobró, hasta el momento acabó con la  vida de 42 personas, el dolor de este pueblo de pescadores de la Ciénaga no cesa, pues cada día son más las malas noticias que las buenas.

En medio de la tristeza, un grupo de voluntarias, que de manera silenciosa desde el mismo día del siniestro, se han encargado de la curación de las heridas de aquellas personas que trataron rescatar y auxiliar a vecinos y familiares, sin ningún tipo de protección por lo que resultaron afectadas.

Los afectados son hombres y jóvenes residentes de esta población que luego de ser atendidos en centros hospitalarios de Puebloviejo, Ciénaga, Santa Marta y Barranquilla, fueron dados de alta y ahora se recuperan en sus viviendas, sin los más mínimos implementos de salud e higiene para seguir sanando las quemaduras provocadas por las llamas.

Katerine Ariza, una auxiliar de enfermería y promotora de salud, quien con Alejandra Ortíz Fontalvo, América Ortega Pérez y Bianys Carranza Maldonado, está última enfermera profesional, visitan todos los días a los lesionados para curarlos, utilizando medicamentos especializados que han recibido de donación de personas de Barranquilla, Santa Marta, Ciénaga y del mismo Puebloviejo.

“Ellos son pescadores pobres que no tienen recursos para pagar un tratamiento, entonces nosotras vamos a sus casas y los atendemos”, cuenta Ariza, líder de la iniciativa que a través de la Fundación de Desarrollo Social, que creo con su esposo, está recibiendo las ayudas y los medicamentes que permitan curar a las personas.

Se supo que desde muy tempranas, las mujeres salen hasta las calles de Tasajera a atender a los heridos, que hasta el momento son siete, pero el grupo incrementará con los días cuando regresen los que permanecen recibiendo atención en centros médicos y clínicas.

“Hay dos personas que tienen heridas muy delicadas, y en la sola curación nos podemos tardar de dos a tres horas”, cuenta Katerine, quien asegura que ella y las otras dos voluntarias no ocultan su temor de realizar este trabajo ya que pueden ser infectadas con el coronavirus.

Finalmente, Katerine pide a las personas interesadas en apoyar el trabajo que realizan con estos heridos, la donación de elementos como vaselina, gasas estériles, guantes esterilizados, cremas cicatrizantes como Fitostimoline, Furacin, kits de aseo personal, pañitos húmedos, alcohol antiséptico, papel higiénico, además de tapabocas N 95, “son para protegernos del covid-19, no podemos dejar a tras nuestra protección”.

Los interesados en apoyar esta causa se puede al celular 301 4396275, “Nos puede hacer llegar todo al Servientrega de Ciénaga, que allá nosotras la recogemos”, dice la promotora de la obra.

También podría gustarte