Dos hechos de violencia contra clínicas de la ciudad

278

Nuevos hechos de intolerancia dirigidos hacia centros asistenciales se registraron en la ciudad de Santa Marta durante este fin de semana. En esta oportunidad las agresiones tuvieron lugar en la clínica La Milagrosa y El Prado, hasta donde un grupo de personas se acercaron y violentaron las instalaciones de ambas instituciones.

Al parecer los hechos ocurridos el pasado sábado a las afueras de la clínica La Milagrosa, tuvieron lugar luego de que familiares inconformes denunciaron presuntas irregularidades en la entrega de un cadáver, siendo que ellos aseguraban que el centro asistencial les había notificado la muerte de dicha persona en horas mañana de ese mismo día y siendo las horas de la tarde, aún no les habían entregado el cuerpo.

 “Mi papá murió a las 7:10 de la mañana y desde esa hora nos estaban engañando, diciendo que teníamos que esperar el acta de defunción. Ya a las 2:00 de la tarde que ya nos enfurecimos, nos mandaron para Salud Distrital, allá nos dijeron que ellos trabajaban de lunes a viernes y que mi papá tendría que esperar hasta el martes para cremarlo”, precisó Patricia García, hija del fallecido.

Ante la negativa de una respuesta, familiares arremetieron contra las instalaciones del centro asistencial, destrozando así los vidrios y causando daño a la clínica. Asimismo, también procedieron contra los vehículos de los trabajadores de la salud que allí laboran.

García cuenta cómo tras la llegada de la Policía a las 4:25 de la tarde, fue que pudieron obtener el acta de defunción manual, “quiero que tengan un mejor manejo en esta cínica, porque por eso es que se viene la violencia y quiero pedirles que tengan seriedad”.

En otro hecho aislado, en la clínica de El Prado una situación similar tuvo lugar, al parecer un hombre exigiendo la devolución de unos documentos arremetió contra el centro asistencial y derribó por completo las puertas de vidrio. El hombre al parecer fue detenido por la Policía Nacional y se adelantará una investigación en su contra

EL PRONUNCIAMIENTO DE LA CLÍNICA LA MILAGROSA

Sobre los actos vandálicos que tuvieron lugar a las afuera de la clínica La Milagrosa, el médico y jefe del área de urgencia, Julio Tejeda, precisó que, “lo ocurrido se debió a la demora de la autorización para la entrega de cadáver por parte del ente local, los familiares se tornaron molestos y finalmente arremetieron contra las instalaciones de la clínica, aun cuando este es un procedimiento que nosotros tenemos que cumplir”.

Asimismo, señaló que constantemente son víctimas de este tipo de hechos de intolerancia como situaciones de amenazas, intimidaciones, lesiones personales y daño a sus bienes.

 “No hay esa percepción de parte de la comunidad sobre lo que realmente está pasando y generalmente el personal es acusado de que existe un tipo de interés particular sobre estos temas cuando esto es una situación totalmente clínica”, indicó el galeno.

QUE CESE LA VIOLENCIA

Es válido mencionar que, el pasado 11 de junio trabajadores de la clínica La Milagrosa llevaron a cabo un acto simbólico para pedir que cesen los actos de violencia contra el personal de la salud, las cuales en Santa Marta se registran a diario.

En aquel entonces el galeno también precisó que mayormente son quienes están al frente al área de urgencia los que casi siempre resultan agredidos física y verbalmente. Resaltó además, que si bien el tema de la pandemia Covid-19 a intensificados las agresiones, estas se vienen presentando desde hace muchos años y una de las causas es el deficiente sistema de salud que tiene el país.

“Colombia se encuentra en una profunda crisis, la demanda de los servicios de salud hace muchísimo tiempo superó la oferta. Particularmente Santa Marta es una ciudad que ha tenido que ver en el curso de los últimos años como en vez de aumentar la oferta de servicios o la apertura de nuevas clínicas y centros de salud, realmente lo que hemos tenido que ver es todo lo contrario. Hemos tenido cierre de clínicas,  en algún momento se cerró la antigua Clínica Saludcoop e incluso el hospital también estuvo cerrado por muchos años. Entonces, este funcionamiento deficiente de los sistemas genera indiscutiblemente lesiones sobre la población que finalmente se descargaba con los que tenían enfrente, o sea el médico, la enfermera, las auxiliares que son los que dan la cara al momento de atenderlos”, precisó el galeno.

Frente a lo anterior agregó, “(…) pero esos médicos y enfermeros no son los responsables de muchas de las de las situaciones que existen. Cabe decir que, este tema de la pandemia sumó una causa más, porque se presenta el temor, el desconocimiento social sobre los protocolos de manejos que tienen este tipo de patologías y nos obliga a tomar medidas de bioseguridad que de pronto el personal de salud lo comprende, pero el colectivo no”.

Finalmente Julio Tejeda hizo un llamado e invitó a la ciudadanía a tomar conciencia y a tener respeto con el personal de salud que es ajeno a todo tipo de intereses particulares. “Nosotros buscamos es un beneficio colectivo y no vamos a dejar de prestar nuestra labor por difícil que sea la circunstancia. Hoy igual que siempre estaremos acá con la misma fuerza que nos ha caracterizado, con la esperanza, con la fe de que esto pronto se va a resolver y al final vamos a salir de esto”, concluyó el jefe de urgencia

CRECEN LOS ACTOS DE VIOLENCIA

Es válido mencionar que, estos actos de violencia e intolerancia dirigidos hacia el personal de la salud y los centros hospitalarios parecen volverse cada vez más frecuentes en la ciudad de Santa Marta.

Tan solo 10 días atrás, la clínica Mar Caribe fue el centro de un gran disturbio generado por familiares de un fallecido, quienes con cascos, palos y golpes, partieron la puerta de vidrio de cristal del área de urgencia. No conformes con el vandalismo amenazaron agredieron físicamente al personal médico de turno.

También podría gustarte