Crisis social y económica podría ´disparar´ suicidios

112

POR
KATIA VÁSQUEZ

La emergencia sanitaria por el coronavirus ha hecho encender todas las alarmas a los expertos en salud mental, para que presten suficiente atención a la conducta suicida, temiendo a que un confinamiento estricto en personas con patologías previas, la ausencia de mecanismos de apoyo familiar o social en los duelos y, especialmente, en los resultados de una crisis económica y laboral, conlleven a quitarse la vida.

Mientras en el país se gestiona el mapa de la transición hacia la nueva normalidad, en el Magdalena hay personas que han decidido suicidarse, según los expertos, es una decisión voluntaria que no debe confundirse con la libre elección, de hecho, los psicólogos referente del área de Salud Mental, explican que  las personas con ideación suicida (presencia de deseos de muerte y de pensamientos persistentes de querer matarse) no es que no quieran vivir, es que no pueden, al parecer el verdadero deseo de estas personas no está en quitarse la vida sino en “vivir una vida distinta, en una situación diferente”.

En Santa Marta, los conflictos con la pareja han sido la causa de 54 de los 97 intentos de suicidios, seguido de problemas económicos, legales o sociales recientes (11 casos), maltrato físico, sexual o económico (9 casos) y consumo de sustancias psicoactivas (8 casos).

En cuanto al estado civil de la población reportada con intentos de suicidio en Santa Marta, 53 manifestaron estar solteros al momento de los hechos y 30 convivir con su pareja en unión libre, el resto de las 97 personas indicaron estar casados, separados y viudos al tomar la decisión de quitarse la vida. El género femenino es el que más casos por intento de suicidio ha notificado.

¿QUÉ HAY DETRÁS DE UN SUICIDIO?

El suicidio se ha convertido en un tema debatible desde el punto de vista científico y social, puesto que las familias no logran esclarecer a ciencia cierta cuáles habrían sido las causas que llevan a un niño, joven o adulto a tomar la fatal determinación, a sabiendas que podría gozar -de aparentemente una vida sana acompañada de amigos y rodeada de actividades que bien podían ayudar a su crecimiento personal, sin duda, es una situación que llama la atención de las autoridades y de la misma de comunidad, en los casos ocurridos en Santa Marta, como en los demás municipios del Magdalena, no hay una respuesta lógica para entender el motivo que lleva a una persona al suicidio.

Más allá de los hechos y lo espeluznante de la realidad, lo que ha ocupado el foco de las autoridades distritales y departamentales, es que este fenómeno se da con mucha ocurrencia en la población joven, es decir entre 15 y 29 años de edad, lo mismo que en la población de adultos mayores.

Con relación a la notificación por edades durante el año 2020 en el Distrito Santa Marta se evidencia que los grupos etarios con mayor número de casos notificados corresponde a personas con edades entre los 15 y los 19 años, con 27 casos notificados; seguido del grupo poblacional de 20 a 24 años, con 22 casos notificados y el grupo etario de 25-29 años con 11 casos notificados al Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública, SIVIGILA.

De acuerdo con lo informado por la psicóloga egresada de la Universidad del Magdalena, María Matilde Jiménez Vásquez, existen varios factores que pueden desencadenar un suicidio, “están los determinantes en salud, como son el medio familiar , la situación económica, la educación también factores hereditarios, esquemas emocionales frágiles, presión social  y consumo de sustancia psicoactiva SPA”.

Otras de las causas relacionadas con intentos de suicidio en Santa Marta, son abuso del alcohol, antecedentes de trastornos psiquiátricos, problemas laborales, muerte de un familiar o amigo y problemas escolares o educativos.

En este sentido, la psicóloga expuso que, ante estas situaciones, “habría que mirar el esquema de las personas, analizar la capacidad de afrontamiento, hay gente que no es capaz de afrontar la pérdida de un noviazgo, o que lo hayan sacado del empleo, que tenga deudas, entonces una de las opciones que tienen como para salir de todo es quitándose la vida con las autolesiones”.

El mecanismo asociado al evento de suicidio en lo corrido de este año en la ciudad de Santa Marta es la intoxicación, seguido de arma corto punzante y el ahorcamiento.

LA DEPRESIÓN AÍSLA MÁS QUE EL CORONAVIRUS

Aunque aún no existen datos, los expertos intuyen que en este momento del confinamiento los casos de suicidios podrían estar disminuyendo a causa de la falta de libertad de movimientos de las personas, sin embargo, otra cosa es lo que haya pasado con la ideación suicida y con lo que pueda pasar una vez que haya acabado la cuarentena. “Probablemente se estén incubando conductas suicidas, pero ya veremos de qué manera se expresan”.

Jiménez Vásquez aseguró que, las conductas suicidas durante el confinamiento resultan preocupante, debido a que los duelos que muchas personas llevan en estos tiempos, “no son duelos normales porque las personas no cuentan con los apoyos familiares y sociales tradicionales. En momentos concretos, cuando a la persona le quitamos todo o lo limitamos a una llamada, con todo lo que eso conlleva, sí podría llegar a precipitar este tipo de conductas”.

Seguidamente, sostuvo que “en este tiempo de pandemia se puede observar algunas situaciones que lo puede conducir a eso, porque si una persona en algún momento tuvo una depresión leve y aparentemente se recuperó, durante el confinamiento, podría retornar, podría agravarse la situación y optar por quitarse la vida”.

RECOMENDACIÓN

La profesional en psicología, María Matilde Jiménez Vásquez, afirmó que durante el confinamiento, “se sugiere para este tiempo pandemia de que la gente comparta más, si bien es cierto, hay un distanciamiento físico, que no pase hacer un distanciamiento social o de incomunicación, que las personas que están solas puedan contar con el saludo de alguien, así sean a distancia, de puerta a puerta, de ventana a ventana o si tienen todas las herramientas tecnológicas pueden hacer uso de ellos, como son la videocámara, la llamada de los amigos, a los familiares que están enfermos y dentro de las casas compartir con los que están, es importante preguntarse el uno al otro, cómo se sienten, indagar sobre las emociones, cuáles son los pensamientos que tienen frente a toda esta situación”.

Del mismo modo, aseguró que cada persona vive de una manera diferente este tema de la pandemia, “todos están aislados pero cada quien lo asumen de acuerdo a su personalidad o algunas determinantes sociales para la salud, se pueden afrontar de diferentes formas, algunos cuentan con unas herramientas fortalecidas, otros están debilitados, entonces es importante que cumpliendo con todas las medidas de bioseguridad se brinden afectos unos a otro”.

 “Todo tenemos la responsabilidad en este tiempo de cuidarnos, pero también de apoyar a las personas que están sufriendo, acercarse a ellos animarlos, conversar sobre sus preocupaciones en la distancia”.

Por otro lado, María Jiménez, explicó que en el caso de las personas que hablan de suicidio “hay que dejarlos, eso es mentira de que la idea se desencadena o el alto en la medida en que la persona lo habla, no es ese un factor protector, porque de ese modo la persona logra exteriorizarse de verbalizar cómo se siente y esa es una forma de pedir ayuda”.

ACCIONES PARA LA PREVENCIÓN

La Secretaría de Salud Distrital, reportó que durante el 2020 se han atendido un número significativo de casos de intento de suicidios, los profesionales del área de Salud Mental del Distrito, indicaron que en este año han sido 97 personas que han intentado quitarse la vida, un caso más que el año anterior, cuando se atendieron 96 eventos de suicidio en el mismo periodo.

Es por ello, que la Secretaría de Salud Distrital, ha fortalecido sus acciones en la prevención del suicidio con charlas en colegios y universidades, así como capacitación al personal de las IPS y EPS que atienden este tipo de eventos, de acuerdo con la psicóloga Karen Cañate Carbonell, referente del área de Salud Mental de la Secretaría de Salud Distrital.

Por su parte, la profesional del área de Salud Mental de la Secretaría de Salud, dijo que “a través del Comité de Vigilancia Epidemiológica, COVE, se ha tratado de orientar a las personas sobre los lineamientos que ha establecido el Ministerio de Salud con el que constantemente hemos tenido asistencias técnicas, todas las semanas hay asistencia técnica en el tema de Covid19, en el manejo de salud mental, de suicidios, de sustancias psicoactivas y en la capacitación enfatizamos en la prevención de conductas suicidas”.

Teniendo en cuenta que el suicidio, según lo define la Organización Mundial de la Salud, es un acto que tiene como objetivo el alcance de un resultado letal; es iniciado y desarrollado por una persona que sabe y espera un desenlace mortal, por ello, recomienda una identificación temprana, tratamiento y atención de personas con problemas de salud mental y abuso de sustancias, dolores crónicos y trastorno emocional agudo, asimismo, seguimiento de la atención prestada a personas que intentaron suicidarse y prestación de apoyo comunitario, apoyar a quienes han perdido a seres queridos, entre otras.

De acuerdo con lo descrito, es imprescindible mencionar que la conducta suicida hace parte de un continuo que incluye elementos del plano cognitivo (ideas relacionadas con la muerte autoinfligida) y del plano conductual (intento y conducta consumada).

La Magister Johanna Bocanegra Sandoval, psicóloga, Coordinadora del Área Clínica del Programa de Atención Psicológica de la Universidad del Magdalena explicó que en el Departamento del Magdalena y el Distrito de Santa Marta a través de la Secretaría de Salud Distrital con el proyecto de Dimensión Convivencia Social y Salud Mental, da respuesta a la ley establecida, brindando atención profesional a población vulnerable, además de promover y brindar herramientas para la prevención de ideación y conductas suicida, además se hace el seguimiento respectivo a la activación permanente de la ruta de atención.

“En Santa Marta entidades como la Policía Metropolitana, a través de proyectos busca brindar a la población vulnerable, un espacio de escucha y orientación de las rutas de atención”, sostuvo la funcionaria.

FACTORES DE RIESGO

“Cuando hay pensamientos, ideas e intentos suicidas la gente tiene expresiones como la vida les pesa no tiene sentido”

Aunque los intentos de suicidio son más frecuentes entre las mujeres, los hombres son más propensos a completar el suicidio ya que tienden a usar métodos más letales, como las armas de fuego, sin embargo, las autoridades indicaron que en la capital del Magdalena el género femenino es el que más casos por intento de suicidio ha notificado.

La profesional de la salud mental, Jiménez Vásquez, resalta que los principales factores de riesgo son, “si ya ha intentado suicidarte antes, si la persona un problema de consumo de sustancias; el abuso del alcohol y las drogas puede empeorar los pensamientos suicidas y hacerte sentir lo suficientemente temerario o impulsivo como para actuar en función de tus pensamientos, así como si sufre la pérdida de un ser querido, una separación o problemas financieros o legales, entre otros”, concluyó.

También podría gustarte