Lo bueno del acuerdo, las Farc silenciaron sus armas

316

‘Que no quede la menor duda: seguiremos cumpliendo los acuerdos’ Así lo dijo el Presidente Santos durante la conmemoración del primer aniversario del Acuerdo Final de Paz, hoy en el Teatro Colón.

 

“Hace un año”, “en un año pasan muchas cosas”, “hemos hecho mucho pero aún falta por hacer”, fueron algunas de las frases que enmarcaron los discursos que  365 días después de la firma del acuerdo, se conmemoró en el Teatro Colón.

Antes de iniciar el evento, el líder de las Farc, Rdrigo Londoño Echeverri, ‘Timochenko’, entró por el lado derecho, los asistentes tomaban fotos, transmitían el video por las redes sociales y le llamaban mientras él, con una sonrisa, levantaba los brazos con los pulgares arriba demostrando su alegría.

El presidente Juan Manuel Santos, a su turno, llegó por el otro lado del teatro y se desplazó hasta la silla de Londoño para volver a darle el apretón de manos que un año antes cerró el fin del conflicto.

Durante el evento, el jefe de Estado dijo que lograr el acuerdo fue difícil“ pero silenciar los fusiles nos ha permitido salvar miles de vidas y por solo ese hecho es que esto ha valido la pena. Todos quisiéramos que los cambios fueran ya una realidad, pero hay que tener paciencia porque vamos avanzando. Se hace camino al andar”.

Y agregó que los beneficios de la paz en materia de seguridad, oportunidad económica y reconciliación serán incontables y aprovechó la oportunidad para enviar un mensaje al Congreso de la República frente al trámite del proyecto que dará vida a la Justicia Especial para la Paz. “Le pido a todo el Congreso que nos ayude a tramitar lo más rápido la JEP para que los jueces puedan realizar ya su trabajo”, afirmó.

Así mismo, sostuvo que la Justicia Transicional se creó con el fin de cerrar el conflicto: “En los próximos meses esos ejercicios de verdad, reparación y sanciones a los victimarios nos permitirán sentar esas bases para la reconciliación”.

 

La cúpula asistió al Teatro Colón para escuchar al presidente Juan Manuel Santos durante el primer aniversario de la firma del acuerdo de paz/Colprensa

 

“Yo he mantenido una posición muy firme para aquellos que quieren impedir la participación política de las Farc. (…) Construir la paz que tanto anhelamos exige trabajo. Es una tarea que requiere perseverar. Yo dedicaré hasta el último día de mi Gobierno y mi vida a la paz, y cumpliré mi propósito a pesar de los obstáculos”, agregó el jefe de Estado.

“Que no quede la menor duda, que seguiremos cumpliendo el acuerdo”, concluyó el Presidente de la República.

El Jefe de Estado ratificó su posición frente a la participación en política de las Farc y dijo que dedicará todos sus esfuerzos, hasta el último día de su gobierno y de su vida, a trabajar sin descanso por la construcción de la paz para los colombianos.

“Todo acuerdo de paz que pone fin a un conflicto armado interno busca que se cambien, como lo decía Felipe González, las botas por los votos. Así ha sido en el pasado en nuestro país y así lo acordamos en esta oportunidad. Por eso yo he mantenido una posición muy firme frente a aquellos que quieren tratar de impedir la participación de las Farc en la política antes de que surtan algunas condiciones”, precisó.

 “Construir la paz que tanto anhelamos, que tanto necesitamos, exige esfuerzo, exige dedicación, exige trabajo. Es una tarea difícil, con inmensos retos, que requiere perseverar y que requiere mantener puesta la mirada en ese puerto de destino, en ese objetivo común. Yo dedicaré hasta mi último día de gobierno, hasta el último día de mi vida, para trabajar sin descanso en este propósito”, sostuvo.

El Jefe de Estado renovó su invitación a seguir trabajando todos por la paz y se declaró convencido de que esta tarea no nos quedará grande a los colombianos.

“Construir la paz es el desafío más grande, el más importante, el más valioso que cualquier país pueda tener. Los colombianos somos batalladores, somos valientes, somos trabajadores. Estoy convencido de que esta tarea no nos va a quedar grande”, afirmó.

 

El teatro Colón estuvo atiborrado de funcionarios públicos y de adeptos a las Farc durante la celebración del primer aniversario de la firma del acuerdo de paz./Colprensa

 

“Por eso los invito, desde el fondo de mi corazón, por ustedes, por nosotros, por nuestros hijos, a que sigamos avanzando. A que en torno a este objetivo nos unamos, en torno a otros objetivos podemos tener grandes diferencias, pero en torno a este objetivo que nos unamos, a que no nos dejemos ganar por el pesimismo. Los invito a construir paz, a liberar así todo el potencial que tenemos y que podemos aprovechar para poder realmente ofrecer esas oportunidades que la paz nos da a este gran país que queremos, a nuestra bella Colombia”, manifestó.

El evento continuó con un par de obras de teatro sobre la importancia de haber logrado la terminación del conflicto, luego siguió el discurso de los representantes de los estudiantes y las víctimas, Augusto Antequera, hijo del excandidato presidencial de la Unión Patriótica José Antequera, aseguró que el cumplimiento de los acuerdos es imperativo.

 “Jamás imaginamos que un evento tan loable tuviera que soportar tanta mala fe. Es difícil entender que en el Congreso se intente sabotear el sistema de verdad y convertir la JEP en una justicia para los exguerrilleros borrando de un tajo la responsabilidad del Estado y de los terceros civiles”, dijo Antequera.

Justo en la mitad del evento, el líder de la antigua guerrilla Rodrigo Londoño hizo un recuento de lo que ha sucedido desde que se firmó el acuerdo y aseguró que ojalá lo pactado se cumpla sin burlas de ningún tipo.

“A pesar de tratarse de un acuerdo que ha sido destacado en el mundo entero por sus características que lo hacen único, el establecimiento colombiano y el Congreso están empeñado en volverlo trizas”, dijo.

 

La realidad del acuerdo es que las Farc entregaron sus armas. Hoy ya no las tienen y dejaron de matar a soldados y policías y civiles inocentes.

 

Y agregó que “la Corte Constitucional falla ahora contra ello. En un país de históricos montajes judiciales y policiales el Fiscal (Néstor Humberto) Martínez pretende que el guerrillero raso pierda automáticamente todos los beneficios y la prohibición de ser extraditado”.

“Lo que se nos está implementando no es lo que firmamos hace un año, las leyes en curso se burlan de las expectativas de quienes confiaron en el acuerdo…eso, lo han dicho Jean Arnault y muchas autoridades internacionales”, señaló el máximo jefe de las desmovilizadas Farc.

No obstante, reiteró que “el fin del conflicto es un hecho”, y de paso le formuló un llamado a la sociedad civil: “No queremos que cada 24 de noviembre sea la conmemoracion de un acuerdo que no se ha cumplido, sino que que se cumpla sin burlas lo pactado”.

‘Timochenko’ concluyó. “Llenemos de vida el acuerdo, limpiemos de cizaña el futuro”.

Por otro lado, Francisco De Roux, quien hace parte de la Comisión de la Verdad, aseguró que todos los miembros de dicha célula están comprometido con ese instrumento y que la paz no es imposible siempre y cuando todos los colombianos se unan en pro de ella.

 “La Comisión ya comenzó a trabajar, nosotros empezamos el día que fuimos nombrados, estamos configurando nuestros esfuerzos queremos entender qué le pasó a Colombia durante estos años de conflicto, queremos tratar de entender de dónde vino el sufrimiento y en qué consistió el reconocimiento de las víctimas. Queremos que todas y todos reconozcan sus responsabilidades con seriedad, lejos de multiplicar las venganzas nos lleven a comprender qué fue lo que pasó”, aseguró el sacerdote jesuita. 

La recién nombrada presidenta de la Justicia Especial para la Paz, Patricia Linares, pidió respeto al nombre de quienes hacen parte de ese tribunal: “A su vocación de víctimas, a su profesión, pido el respeto que todos nos merecemos, que no sea desde la intolerancia que prematuramente se nos evalúe, será nuestro trabajo y decisión la que someteremos al juzgamiento de las víctimas y del país. Nuestro principal desafío es aprender a vivir en paz en la diferencia tenemos esa oportunidad histórica y el deber ético de aprovecharla”, sostuvo.

El evento se cerró entre aplausos con la canción que fue entonada por Mercedes Sosa: “Yo vengo a ofrecer mi corazón”./Colprensa

También podría gustarte